JAR­DI­NE­RÍA. Te­ra­pia hor­tí­co­la

La na­tu­ra­le­za nos con­tie­ne, nos en­se­ña, nos sa­na. Por­que es par­te de nues­tra exis­ten­cia des­de tiem­pos pri­mi­ti­vos. Pa­ra deses­tre­sar­te, las plan­tas pue­den ser una gran opor­tu­ni­dad.

Mia - - SUMARIO - Por Gar­den Club Ar­gen­tino Más in­for­ma­ción: gar­den­clu­bar­gen­tino.com.ar.

Jar­di­near” es el hobby más prac­ti­ca­do en el mun­do. Sus be­ne­fi­cios son in­nu­me­ra­bles: des­de cam­biar el com­por­ta­mien­to de la so­cie­dad, en un am­bien­te bien di­se­ña­do, has­ta en­se­ñar o sa­nar en pai­sa­jes o jar­di­nes es­pe­cial­men­te di­se­ña­dos. La na­tu­ra­le­za nos con­tie­ne, nos en­se­ña, nos sa­na. Por­que ella es par­te de nues­tra exis­ten­cia des­de los tiem­pos más pri­mi­ti­vos.

Pa­ra sa­nar po­de­mos adap­tar el cul­ti­var una plan­ta de las más sen­ci­llas, has­ta te­ner una co­lec­ción de es­pe­cies, co­mo ser or­quí­deas, cac­tus, su­cu­len­tas, be­go­nias, etc. Es de­cir, su gra­do de di­fi­cul­tad se adap­ta de me­nos a más, en cuan­to a desafío fí­si­co e in­te­lec­tual. Es­tá en ca­da uno de­ci­dir con qué mo­ti­var­nos, con qué desafiar­nos.

En las es­cue­las se pue­den adap­tar los pro­gra­mas de es­tu­dio a di­fe­ren­tes ac­ti­vi­da­des en el jar­dín. To­das las ma­te­rias se pue­den ca­na­li­zar a tra­vés del tra­ba­jo con plan­tas. Apren­de­mos de dón­de vie­nen (Geo­gra­fía, Me­teo­ro­lo­gía); quién las tra­jo, cuán­do (His­to­ria); co­mo se cul­ti­van (Bio­lo­gía, Bo­tá­ni­ca). Con­ta­mos can­ti­dad de flo­res o de se­mi­llas (Ma­te­má­ti­cas), cal­cu­la­mos cuán­tos ger­mi­na­ron (Es­ta­dís­ti­ca). Des­cri­bi­mos nues­tras ex­pe­rien­cias, sen­ti­dos y sen­sa­cio­nes (Len­gua, Poe­sía).

Pa­ra sa­nar, reha­bi­li­tar, ofre­cer me­jor ca­li­dad de vi­da y bie­nes­tar a quie­nes vi­ven­cian dis­tin­tas pro­ble­má­ti­cas, no hay me­jor ac­ti­vi­dad que cui­dar una plan­ta, o un jar­dín. El Jar­dín no nos agre­de; la plan­ta responde a nues­tros cui­da­dos. Nos agra­de­ce re­gar­la, fer­ti­li­zar­la, cor­tar­le sus flo­res se­cas, o po­dar­la cuan­do ha­ce fal­ta.

Cui­dar de una plan­ta nos per­mi­te so­cia­li­zar, con­ver­sar, in­ter­cam­biar co­no­ci­mien­tos. Cam­biar ac­ti­tu­des ne­ga­ti­vas, o agre­si­vas. Ex­pre­sar nues­tros sen­ti­mien­tos, nues­tros pe­sa­res. Com­par­tir sen­sa­cio­nes de pe­sar o de ale­gría. Que to­dos po­da­mos dis­fru­tar de un pe­que­ño rin­cón, de una pe­que­ña ma­ce­ta, es nues­tro ob­je­ti­vo; que con ellos po­da­mos lo­grar fe­li­ci­dad y me­jor ca­li­dad de vi­da pa­ra to­dos. No de­jen de in­ten­tar­lo.

Pa­ra sa­nar po­de­mos adap­tar el cul­ti­var una plan­ta de las más sen­ci­llas, has­ta te­ner una co­lec­ción de es­pe­cies

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.