MAS­CO­TAS. Afec­ta­das por el ce­lu

El ci­ru­jano ve­te­ri­na­rio bri­tá­ni­co Iain Booth ase­gu­ra que nues­tro cre­cien­te ape­go a la tec­no­lo­gía po­dría te­ner efec­tos ne­ga­ti­vos en nues­tros pe­rros y ga­tos. Ra­zo­nes y se­ña­les de aler­ta.

Mia - - SUMARIO -

Mu­cho se ha di­cho y se di­ce so­bre có­mo afec­ta a las per­so­nas la adic­ción al ce­lu­lar, pe­ro de lo que no se ha­bía ha­bla­do de­ma­sia­do era de có­mo es­ta de­pen­den­cia de los hu­ma­nos afec­ta a sus mas­co­tas. Aho­ra, un ex­per­to de Reino Uni­do in­for­mó que la adic­ción al apa­ra­to mó­vil, pa­ra quie­nes tie­nen mas­co­tas, pue­de ge­ne­rar de­pre­sión en los pe­rros y ga­tos. El ci­ru­jano ve­te­ri­na­rio y fun­da­dor de Ve­tUK, Iain Booth, con­tó al me­dio Me­tro.co.uk, que so­mos una na­ción "ob­se­sio­na­da con nues­tros te­lé­fo­nos mó­vi­les" y es­to pue­de lle­var a que los pe­rros "es­tén tris­tes" y, tam­bién, a ge­ne­rar­les un mal com­par­ta­mien­to.

"Gran par­te de es­to se re­du­ce al pa­pel que tie­nen los pe­rros co­mo ani­ma­les de ma­na­da. Al no re­ci­bir aten­ción del hu­mano con el que se han uni­do, las mas­co­tas pue­den po­ner­se tris­tes y emo­cio­nal­men­te dis­tan­tes. Pa­ra en­ten­der lo que es­tá pa­san­do, te­ne­mos que mi­rar los prin­ci­pios bá­si­cos de có­mo un pe­rro in­ter­ac­túa fí­si­ca y emo­cio­nal­men­te con un ser hu­mano. Tú di­ri­ges ca­da fa­ce­ta de su vi­da: lo en­tre­nas, ali­men­tas, le mues­tras dón­de tie­ne per­mi­ti­do ha­cer sus ne­ce­si­da­des y fo­men­tas su de­sa­rro­llo. La de­pen­den­cia de es­te

dis­po­si­ti­vo es­tá po­nien­do en pe­li­gro las re­la­cio­nes im­por­tan­tes que te­ne­mos con nues­tras mas­co­tas, es­pe­cial­men­te los pe­rros y, en me­nor me­di­da, los ga­tos de la ca­sa". La ma­yo­ría de las per­so­nas sue­len lle­gar a sus ho­ga­res y, en vez de com­par­tir tiem­po con sus ani­ma­les, si­guen hipno-

ti­za­dos con el ce­lu­lar. El ex­per­to ex­pli­có que los pe­rros obe­de­cen a los hu­ma­nos por su li­de­raz­go y que es­te úl­ti­mo es quien le or­ga­ni­za ca­da fa­ce­ta de su vi­da: le di­ce dón­de tie­ne que co­mer, cuán­do, dón­de pue­de dor­mir, en­tre otras co­sas. "Pe­ro si uno es­tá per­ma­nen­te­men­te co­nec­ta­do al te­lé­fono, ese víncu­lo vi­tal se rom­pe y el pe­rro se sien­te gol­pea­do por­que re­quie­re cons­tan­te re­tro­ali­men­ta­ción e in­ter­ac­ción. Quie­re com­pla­cer­te, así

es­tá pro­gra­ma­da su evo­lu­ción", afir­mó Booth.

Pa­ra Iain, si el hu­mano es­tá de­ma­sia­do con­cen­tra­do en las no­ti­fi­ca­cio­nes de las re­des so­cia­les o los men­sa­jes de What­sApp, y no acom­pa­ña al pe­rro en su día a día, el ani­mal se con­fun­di­rá y se an­gus­tia­rá: "Al­gu­nos pe­rros sim­ple­men­te es­pe­ra­rán pa­cien­te­men­te has­ta que ter­mi­nes de usar Ins­ta­gram. Otros, sin em­bar­go, uti­li­za­rán su es­ta­do dis­traí­do pa­ra cau­sar líos o co­men­za­rán a ac­tuar pa­ra lla­mar su aten­ción".

En es­te sen­ti­do, el ci­ru­jano pi­dió to­mar con­cien­cia so­bre la "de­pre­sión ca­ni­na" y dio al­gu­nos con­se­jos so­bre có­mo dar­se cuen­ta de si una mas­co­ta es­tá tris­te.

Las se­ña­les a las que se de­be pres­tar aten­ción son: La fal­ta de in­te­rés en la co­mi­da; el pe­rro duer­me más se es­con­de del due­ño o lo evi­ta,y pue­de co-men­zar a la­mer ex­ce­si­va­men­te las patas o mas­ti­carsw pa­ra cal­mar­se. "Hay ca­sos en que los pe­rros ter­mi-nan to­man­do an­ti­de­pre­si­vos de por vi­da por­que sus sín­to­mas son muy gra­ves", enu­me­ra el ci­ru­jano.

Los ga­tos tam­bién

Pe­ro la de­pen­den­cia al ce­lu­lar no só­lo pue­de ge­ne­rar pro­ble­mas en el vícu­lo en­tre en hu­mano y el pe­rro, sino tam­bíen con los ga-tos. Booth ex­pli­có que la di­fi­ren­cia es que , el fino al ser más in­de­pen­dien­te, no le mo­les­ta que lo aca­ri-cien mien­tas se usa el té­le­fono, pe­ro sí se mal­tra­ta­dos si tar­dás en dar­le de co­mer por mi­rar la pan­ta­lla.

con nues­tros mó­vi­les y es­to pue­de lle­var a que los pe­rros es­tén tris­tes y a ge­ne­rar­les un mal com­par­ta­mien­to", di­ce Booth.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.