SA­LUD. Astenia primaveral

Es­te cua­dro clí­ni­co sin cau­sa apa­ren­te que lo jus­ti­fi­que y que coin­ci­die con el cam­bio es­ta­cio­nal es co­no­ci­do co­mo astenia primaveral y es siem­pre le­ve y pa­sa­je­ro. Có­mo pre­ve­nir­la.

Mia - - SUMARIO - Fuen­te: Ser­vi­cio Pre­ven­ción Man­co­mu­na­do MAPFRE

¿Có­mo se pro­du­ce?

No exis­te una teo­ría con­cre­ta al res­pec­to, pe­ro pa­re­ce ser que es una com­bi­na­ción de dos fac­to­res:

• Las ho­ras de luz so­lar

• Los ci­clos hor­mo­na­les

El ori­gen de to­do es­tá en el hi­po­tá­la­mo, una glán­du­la localizada en el ce­re­bro en­car­ga­da de re­gu­lar, en­tre otras co­sas, la tem­pe­ra­tu­ra, la sed, el ape­ti­to, el sue­ño y la vi­gi­lia, y que se­gre­ga hor­mo­nas y neu­ro­trans­mi­so­res co­mo las fe­ni­le­ti­la­mi­nas, que son una es­pe­cie de "an­fe­ta­mi­nas" en­car­ga­das de pro­vo­car eu­fo­ria; las be­taen­dor­fi­nas, res­pon­sa­bles del op­ti­mis­mo vi­tal, y las se­ro­to­ni­nas u hor­mo­nas de la fe­li­ci­dad.

La astenia primaveral tie­ne su ori­gen en el hi­po­tá­la­mo, una glán­du­la si­tua­da en el ce­re­bro que re­gu­la, en­tre otras co­sas, la tem­pe­ra­tu­ra, la sed, el ape­ti­to, el sue­ño y la vi­gi­lia.

Astenia es un tér­mino clí­ni­co que sig­ni­fi­ca "can­san­cio". No es una en­fer­me­dad, sino un sín­to­ma que pue­de de­ber­se a en­fer­me­da­des or­gá­ni­cas o psi­co­ló­gi­cas, pe­ro tam­bién a otras causas co­mo el es­trés o el ex­ce­so de tra­ba­jo.

Un dos por cien­to de la po­bla­ción pue­de su­frir "can­san­cio" o astenia coin­ci­dien­do con el pa­so del in­vierno a la pri­ma­ve­ra. Es­ta sen­sa­ción pue­de apa­re­cer jun­to a otras ma­ni­fes­ta­cio­nes. En cual­quier ca­so, es­ta sin­to­ma­to­lo­gía es siem­pre de ca­rác­ter le­ve y

pa­sa­je­ro. Es­te cua­dro clí­ni­co sin cau­sa apa­ren­te que lo jus­ti­fi­que, y coin­ci­dien­do con el cam­bio es­ta­cio­nal ya co­men­ta­do, es co­no­ci­do co­mún­men­te con el nom­bre de astenia primaveral.

Hay que re­mar­car, sin em­bar­go, que no es nin­gún tras­torno psi­quiá­tri­co, sino más bien una sen­sa­ción sub­je­ti­va que pue­de tras­lu­cir una ma­yor vul­ne­ra­bi­li­dad de la per­so­na fren­te a es­tos cam­bios cli­má­ti­cos. No hay que con­fun­dir­lo con el T.A.E. (Tras­torno Afec­ti­vo Es­ta­cio­nal), que sí es una pa­to­lo­gía psi­quiá­tri­ca re­co­no­ci­da co­mo un ti­po es­pe­cial de de­pre­sión que se acen­túa, o bien en los me­ses de in­vierno (de­pre­sión in­ver­nal) o bien en los de ve­rano (de­pre­sión ve­ra­nie­ga), y que de­be tra­tar­se mé­di­ca­men­te. En oca­sio­nes, a pe­sar de cum­plir con to­dos es­tos re­qui­si­tos, tam­bién pue­de ser ne­ce­sa­rio el apor­te de un re­cons­ti­tu­yen­te a ba­se de vi­ta­mi­nas, mi­ne­ra­les y ex­trac­tos de plan­tas co­mo el gin­seng o la ja­lea real, pe­ro és­tos de­ben to­mar­se siem­pre ba­jo pres­crip­ción mé­di­ca y so­la­men­te du­ran­te un tiem­po li­mi­ta­do.

En de­fi­ni­ti­va, si al prin­ci­pio de la pri­ma­ve­ra te no­tás más can­sa­da de lo ha­bi­tual, fal­ta de fuer­zas pa­ra desem­pe­ñar las ac­ti­vi­da­des dia­rias o te cues­ta man­te­ner el rit­mo de tra­ba­jo nor­mal, te en­con­trás tris­te o sen­tís ma­les­tar, es pro­ba­ble que es­tés su­frien­do una astenia primaveral.

Pe­ro eso sí, aten­ción, si tu sen­sa­ción de can­san­cio o tris­te­za per­sis­te en el tiem­po, de­bés con­sul­tar al mé­di­co, por­que po­dría tra­tar­se de otro pro­ble­ma sub­ya­cen­te.

Si tu sen­sa­ción de can­san­cio o tris­te­za per­sis­te en el tiem­po de­bés con­sul­tar al mé­di­co ya que po­dría ser otro el pro­ble­ma

14

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.