PSICO. He­ri­das de amor

El pun­to de par­ti­da pa­ra cu­rar el do­lor que pro­vo­ca una in­fi­de­li­dad es que la par­te que la co­me­tió se re­co­noz­ca cul­pa­ble y se arre­pien­ta.Y bus­car ayu­da.

Mia - - SUMARIO -

Ave­ces nues­tra pa­re­ja nos hie­re mu­cho y no­so­tros, en vez de acla­rar pron­to el asun­to, car­ga­mos con la mar­ca que nos de­ja esa he­ri­da du­ran­te años. ¿De­be­mos re­pro­chár­nos­lo? No, por su­pues­to que es una si­tua­ción muy com­ple­ja, so­bre to­do cuan­do esa he­ri­da nos la pro­vo­ca la per­so­na en la que más con­fiá­ba­mos. Pe­ro, ¿de qué nos sir­ve no sol­tar ese do­lor? ¿Adón­de nos lle­va?

Es­tas si­tua­cio­nes de he­ri­das tre­men­das pue­den dar­se cuan­do en una pa­re­ja se co­me­te una in­fi­de­li­dad. “Es un te­ma que ge­ne­ra bas­tan­te su­fri­mien­to y se pre­sen­ta con mu­cha fre­cuen­cia en el con­sul­to­rio”, co­men­ta el psi­có­lo­go Rü­di­ger Wac­ker. En su ex­pe­rien­cia, las pa­re­jas se pre­sen­tan pa­ra ha­cer una te­ra­pia cuan­do ya han arras­tra­do el pro­ble­ma du­ran­te bas­tan­te tiem­po y des­pués de ha­ber in­ten­ta­do so­lu­cio­nar­lo por vías muy dis­tin­tas. Pa­ra mu­chos, bus­car la ayu­da de un ter­ce­ro es la úl­ti­ma op­ción a la que re­cu­rren.

Sue­le su­ce­der que una de las per­so­nas lla­ma al te­ra­peu­ta pa­ra in­ten­tar bus­car una sa­li­da. Sin em­bar­go, “sue­le ser im­por­tan­te que las dos par­tes acu­dan a bus­car una so­lu­ción”, ad­vier­te Wac­ker. “La in­fi­de­li­dad es una ex­pe­rien­cia trau­má­ti­ca pa­ra mu­chas per­so­nas, y el pro­ce­so de per­do­nar pue­de lle­var su tiem­po, a ve­ces to­ma un año o más”, ex­pli­ca. El psi­có­lo­go di­ce que el pun­to de par­ti­da pa­ra bus­car una sa­li­da a esa he­ri­da es que la par­te que co­me­tió la in­fi­de­li­dad se re­co­noz­ca cul­pa­ble y se arre­pien­ta. “El que hi­rió de­be ad­mi­tir que hi­zo al­go que es­ta­ba mal, y de­be ha­cer­lo de una ma­ne­ra creí­ble”, se­ña­la.

Es­to pue­de pa­re­cer muy tri­vial, pe­ro es cla­ve, por­que el que asu­me la res­pon­sa­bi­li­dad de sus ac­tos sien­ta de ese mo­do los ci­mien­tos pa­ra que el otro pue­da lle­gar a per­do­nar. Ese pa­so es fun­da­men­tal pa­ra que la per­so­na que fue he­ri­da pue­da dar el si­guien­te pa­so, que es pe­dir una dis­cul­pa. Es una in­ter­ac­ción mí­ni­ma, un pa­so muy pe­que­ño, pe­ro co­lo­ca a la per­so­na he­ri­da en un pa­pel ac­ti­vo que la pue­de ayu­dar a sa­lir del lu­gar de víc­ti­ma. En ver­dad, uno só­lo es víc­ti­ma si no se pue­de de­fen­der, si se sien­te ex­pues­to sin na­da que ha­cer. Sin em­bar­go, cuan­do nos de­te­ne­mos a pen­sar en la si­tua­ción y a ver to­do lo su­ce­di­do, pue­de que en­ten­da­mos que en los con­flic­tos de pa­re­ja di­fe­ren­ciar en­tre la “víc­ti­ma” y el “au­tor” de esa he­ri­da no siem­pre es tan cla­ro, ex­pli­ca la es­pe­cia­lis­ta El­ke Pa­land. “En mu­chos ca­sos las dos par­tes jue­gan un pa­pel en el pro­ce­so.

Wac­ker com­par­te es­te pun­to de vis­ta y lo des­cri­be co­men­tan­do que “una vez que se pi­die­ron dis­cul­pas y que la otra par­te tu­vo tiem­po pa­ra re­fle­xio­nar y pu­do acep­tar al me­nos en par­te ese pe­di­do de dis­cul­pas, la per­so­na he­ri­da pue­de plan­tear­se, muy de a po­co, pre­gun­tas que tie­nen que ver con­si­go mis­ma: ¿Qué mo­ti­vos pue­de ha­ber ha­bi­do pa­ra que mi pa­re­ja hi­cie­ra eso? ¿Se ha­brá sen­ti­do po­co va­lo­ra­do? Esa par­te es cru­cial. Asu­mir los erro­res cues­ta mu­chí­si­mo, po­dría de­cir­se que va en con­tra de nues­tro im­pul­so na­tu­ral, que tien­de a jus­ti­fi­car sus ma­los com­por­ta­mien­tos pa­ra evi­tar sen­ti­mien­tos ne­ga­ti­vos. En es­tos ca­sos los ex­per­tos sue­len ha­blar de una di­so­nan­cia cog­ni­ti­va.

A eso se su­ma que li­diar con el do­lor que sen­ti­mos es su­ma­men­te di­fí­cil, por eso ha­cer te­ra­pias en un espacio de con­ten­ción en el que uno tam­bién pue­da pe­gar­le a un al­moha­dón o gri­tar pue­de re­sul­tar muy útil.

La te­ra­peu­ta de fa­mi­lia Re­na­te Zwic­ker-Pel­zer opina que es muy di­fí­cil sa­lir de una si­tua­ción así y per­do­nar sin ayu­da. “Ade­más, to­do de­pen­de de cuán­tas ve­ces y cuán­to tiem­po una per­so­na ha­ya si­do las­ti­ma­da. Yo lo des­cri­bo co­mo una ‘cuen­ta de he­ri­das’. Hay per­so­nas, en par­ti­cu­lar mu­je­res, que pue­den acu­mu­lar mu­chí­si­mas co­sas en esa cuen­ta”, aler­ta la ex­per­ta, que re­co­mien­da sol­tar to­do lo acu­mu­la­do. Ya pa­ra lo­grar eso, ase­gu­ra, va­le la pe­na bus­car ayu­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.