SA­LUD. Los en­dul­zan­tes

Exis­ten dis­tin­tos ti­pos de azú­ca­res na­tu­ra­les y va­rios en­dul­zan­tes ar­ti­fi­cia­les.To­dos tie­nen una ca­pa­ci­dad de en­dul­zar dis­tin­ta y no to­dos tie­nen las mis­mas ca­lo­rías. Aquí, un pa­no­ra­ma.

Mia - - SUMARIO -

El azú­car es azú­car, ¿o no? No del to­do. Hay dis­tin­tos ti­pos de azú­ca­res na­tu­ra­les y va­rios en­dul­zan­tes ar­ti­fi­cia­les. To­dos tie­nen un ca­pa­ci­dad de en­dul­zar dis­tin­ta y no to­dos la mis­ma can­ti­dad de ca­lo­rías. Si no es­tás se­gu­ra de qué con­tie­nen, re­vi­sá el lis­ta­do de in­gre­dien­tes con aten­ción. Es im­por­tan­te ver dón­de fi­gu­ra el azú­car. Si se en­cuen­tra en pri­mer lu­gar, pro­ba­ble­men­te el pro­duc­to lo con­ten­ga en gran­des can­ti­da­des. Es ne­ce­sa­rio sa­ber qué con­tie­ne ca­da en­dul­zan­te y sus efectos en el cuer­po. Sa­ca­ro­sa: es el lla­ma­do azú­car do­més­ti­co. Se ob­tie­ne de la re­mo­la­cha azu­ca­re­ra y es un di­sa­cá­ri­do, osea un azú­car do­ble. Es­to sig­ni­fi­ca que se com­po­ne de par­tes igua­les de dos azú­ca­res sim­ples, glu­co­sa y fruc­to­sa. Da­do que tie­ne só­lo dos com­po­nen­tes, es­te azú­car lle­ga rá­pi­da­men­te a la san­gre. La glu­co­sa es es­pe­cial­men­te fá­cil de me­ta­bo­li­zar pa­ra el cuer­po. Ade­más de in­su­li­na, la glu­co­sa li­be­ra una hor­mo­na en el in­tes­tino que ha­ce que se en­gor­de.

Mal­to­sa: La mal­to­sa es un di­sa­cá­ri­do for­ma­do por dos glu­co­sas. Se co­no­ce tam­bién co­mo mal­to­bio­sa y co­mo azú­car de mal­ta, ya que apa­re­ce en los gra­nos de ce­ba­da ger­mi­na­dos. Se en­cuen­tra en ali­men­tos co­mo la cer­ve­za,

en­tre otros. Pe­ro tie­ne só­lo la mi­tad de ca­pa­ci­dad en­dul­zan­te que el azú­car. Y ele­va el ni­vel de azú­car en san­gre más rá­pi­do que la sa­ca­ro­sa.

Ja­ra­be de glu­co­sa-fruc­to­sa: Hay ja­ra­bes de glu­co­sa-fruc­to­sa y ja­ra­be de fruc­to­sa-glu­co­sa o iso­glu­co­sa, co­no­ci­da co­mo ja­ra­be de maíz de al­ta fruc­to­sa. Se ob­tie­nen del maíz o ce­rea­les, pre­fe­ren­te­men­te tri­go. Se ha­bla de ja­ra­be de glu­co­sa-fruc­to­sa cuan­do el in­gre­dien­te pre­do­mi­nan­te es la glu­co­sa. Se usa so­bre to­do en dul­ces. As­par­ta­mo, glu­có­si­dos de es­te­viol

Los tres son en­dul­zan­tes y cla­ra­men­te más dul­ces que el azú­car. Tie­nen po­cas o nin­gu­na ca­lo­ría y no afec­tan el azú­car en san­gre. Por lo ge­ne­ral, los pro­duc­tos en­dul­za­dos con es­tas sus­tan­cias son tan o más dul­ces que los en­dul­za­dos con azú­car. Cuan­to más se los con­su­me, más se acos­tum­bra uno a su sa­bor. El as­par­ta­mo es una pro­teí­na (com­pues­to por dos ami­noá­ci­dos). Des­de ha­ce tiem­po se di­ce que el as­par­ta­mo da cán­cer, pe­ro no hay prue­bas cien­tí­fi­cas. Los glu­có­si­dos de es­te­viol se ob­tie­nen de la plan­ta lla­ma­da ste­via, pe­ro eso no quie­re de­cir que sea 100% na­tu­ral, por­que pa­ra ob­te­ner­lo hay que so­me­ter la plan­ta a un pro­ce­so. Una de sus des­ven­ta­jas es que pue­de de­jar un re­gus­to anisa­do o men­to­la­do. El ci­cla­ma­to de so­dio tie­ne de 30 a 50 ve­ces la ca­pa­ci­dad de en­dul­zar del azú­car. Sue­le apa­re­cer aso­cia­do a la sa­ca­ri­na, ya que so­lo no ten­dría el gus­to desea­do.

El as­par­ta­mo, los glu­có­si­dos de es­te­viol y el ci­cla­ma­to de so­dio tie­nen po­cas o nin­gu­na ca­lo­ría

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.