JAR­DI­NE­RÍA. El ge­ra­nio

Exis­ten 240 es­pe­cies, di­fe­ren­cia­das por los co­lo­res de sus flo­res, su ta­ma­ño y has­ta por su aro­ma. Una op­ción de­co­ra­ti­va fá­cil de man­te­ner. Lo que te­nés que sa­ber so­bre es­ta no­ble plan­ta.

Mia - - SUMARIO -

Una de las plan­tas que más ho­ga­res de­co­ran son los ge­ra­nios. Sus cer­ca de 240 es­pe­cies, di­fe­ren­cia­das por los co­lo­res de sus flo­res, por su ta­ma­ño y has­ta por su olor, se con­vier­ten en una op­ción de­co­ra­ti­va fá­cil de man­te­ner. Su nom­bre cien­tí­fi­co es Pe­lar­go­nium, y es ori­gi­na­ria de la re­gión sud­afri­ca­na de El Ca­bo.

Es­tas plan­tas son co­mún­men­te uti­li­za­das pa­ra ador­nar bal­co­nes, te­rra­zas y es­pa­cios pe­que­ños, ya que su ver­sa­ti­li­dad y fa­ci­li­dad de adap­ta­ción di­ver­sos am­bien­tes la con­vier­ten en la com­pa­ñía per­fec­ta pa­ra quie­nes apues­tan por decorar su ho­gar de for­ma na­tu­ral.

El ge­ra­nio tie­ne fun­cio­nes me­di­ci­na­les en los cam­pos di­ges­ti­vo, re­pro­duc­tor y an­ti­sép­ti­cos.

Sus flo­res cre­cen en una um­be­la, so­bre un pén­du­lo que a ve­ces es­tá pre­ce­di­do por un ta­llo. Es­ta es la par­te de la plan­ta que le da el va­lor de­co­ra­ti­vo.

Es­tas flo­res, re­gu­la­res y con diez es­tam­bres, no tie­nen nin­gún es­po­lón, pe­ro sí un agui­jón nec­ta­rio o pé­ta­lo pos­te­rior.

Cla­ses de ge­ra­nios

El ge­ra­nio zo­nal es el más co­no­ci- do, y le ca­rac­te­ri­zan sus ho­jas y ta­llos tor­men­to­sos.

Sus flo­res pue­den ser ro­jas, ro­sa vio­lá­ceo o blan­co.

Otro ti­po es el ge­ra­nio col­gan­te. Cuen­ta con un ta­llo des­nu­do y bri­llan­te, co­mo sus ho­jas, más car­no­sas que las del zo­nal. Los co­lo­res de sus flo­res coin­ci­den con los del ge­ra­nio zo­nal: ro­jas, blan­cas o ro­sa vio­lá­ceo. El úl­ti­mo ti­po es el ge­ra­nio de pen­sa­mien­to. Sus flo­res, de en­tre 2 y 3 cen­tí­me­tros, apa­re­cen en pri­ma­ve­ra y du­ran to­do el ve­rano. Sus ho­jas den­ta­das, y sus flo­res ro­jas y blan­cas, ha­cen que pue­da decorar cual­quier rin­cón de la ca­sa.

Los tres ti­pos prin­ci­pa­les de ge­ra­nios cul­ti­va­dos son hí­bri­dos. Otras cla­ses son los enanos, los de ho­jas olo­ro­sas o los de fan­ta­sía.

Có­mo cul­ti­var­los

Hay dos for­mas pa­ra ob­te­ner un ge­ra­nio: o sem­bran­do una se­mi­lla, o a par­tir de un es­que­je.

Pa­ra el se­gun­do mé­to­do, hay que ocu­par­se de cui­dar a la plan­ta ma­dre pa­ra que los es­que­jes crez­can fuer­tes y sa­nos. De­be­mos lim­piar­los de ho­jas se­cas y muer­tas, y de es­tí­pu­las pa­ra que no se pu­dran, y rea­li­zar el cor­te cer­cano al nu­do pa­ra que las raí­ces crez­can rá­pi­do.

Pa­ra que flo­rez­can me­jor, la ma­ce­ta en la que plan­te­mos nues­tros ge­ra­nios de­be ser es­tre­cha.

Si que­re­mos cor­tar los es­que­jes, la épo­ca idó­nea es en­tre fe­bre­ro y mar­zo, o en­tre agos­to y oc­tu­bre.

Pa­ra man­te­ner­los hay que in­tro­du­cir­los en ma­ce­tas sim­ples co­lo­ca­das so­bre lu­ga­res cá­li­dos (tan­to en ve­rano co­mo en in­vierno).

Cui­da­do y man­te­ni­mien­to

So­bre to­do en ve­rano hay que apli­car abo­nos so­lu­bles que fer­ti­li­zan. Du­ran­te to­do el año, es­ta plan­ta se de­be co­lo­car en zo­nas bien lu­mi­no­sas.

La ven­ta­ja que tie­nen los ge­ra­nios es que no les per­ju­di­ca la luz so­lar di­rec­ta, y ade­más, acep­tan tem­pe­ra­tu­ras su­pe­rio­res a los 30º C.

A la ho­ra de re­gar el ge­ra­nio, hay que acor­dar­se de ha­cer­lo dos o tres ve­ces por se­ma­na en ve­rano, y bas­tan­te me­nos en in­vierno.

An­te to­do, te­ne­mos que evi­tar que el agua de la llu­via o del rie­go cai­ga di­rec­ta­men­te so­bre sus ho­jas y flo­res, ya que hay ries­go de que se pu­dran.

La úl­ti­ma pre­cau­ción que hay que te­ner en cuen­ta es que no le afec­ten pla­gas y en­fer­me­da­des. A ve­ces las ho­jas se ven ata­ca­das por hon­gos que se com­ba­ten con fun­gi­ci­das. Pul­go­nes, ba­bo­sas, áca­ros y la ara­ña ro­ja pue­den afec­tar­le tam­bién. Es­tos ata­ques se pre­vie­nen me­dian­te in­sec­ti­ci­das.

EL RIE­GO: A la ho­ra de re­gar el ge­ra­nio, hay que acor­dar­se de ha­cer­lo dos o tres ve­ces por se­ma­na en ve­rano, y bas­tan­te me­nos en in­vierno

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.