Creer es crear

To­do na­ce en nues­tro sis­te­ma de creen­cias. Pa­ra to­mar el con­trol de nues­tras ac­cio­nes en la vi­da, hay que co­no­cer por qué ha­ce­mos lo que ha­ce­mos.

Mia - - CONDUCTAS - Ra­fael Ma­ra­tea Ca­pa­ci­ta­ción y con­sul­to­ría, es­pe­cia­lis­ta en li­de­raz­go y desa­rro­llo de equi­pos SMC (ma­ra­tea­trai­ning.com)

El pri­mer pa­so pa­ra po­der to­mar con­trol de las ac­cio­nes de nues­tra vi­da es co­no­cer por qué ha­ce­mos lo que ha­ce­mos. To­do na­ce en nues­tro sis­te­ma de creen­cias, aque­llas co­sas que te­ne­mos arrai­ga­das en nues­tros co­ra­zo­nes y que li­mi­tan nues­tro cam­po de ac­ción. Ca­da ac­ción que rea­li­za­mos ma­ni­fies­ta al­gún ti­po de creen­cia in­ter­na. Cuan­do al­guien di­ce al­go, emi­te un jui­cio o ha­ce una ase­ve­ra­ción, es­con­de la creen­cia del por­qué di­jo o pen­só eso. Una creen­cia es un chip que nos di­ce qué de­be­mos ha­cer o no de­be­mos ha­cer, sin cues­tio­na­mien­tos o pre­gun­tas, sim­ple­men­te se ha­ce así… por­que siem­pre se hi­zo así. Cuan­tas más ve­ces re­pi­ta­mos la ac­ción, más arrai­ga­da es­ta­rá esa creen­cia, por eso mu­chas ve­ces nos en­con­tra­mos ha­cien­do co­sas sin pen­sar y cuan­do al­guien nos pre­gun­ta por qué lo ha­ce­mos así, no te­ne­mos res­pues­ta cohe­ren­te pa­ra otor­gar, sim­ple­men­te, siem­pre lo hi­ci­mos así. La me­jor ma­ne­ra de cam­biar una si­tua­ción es bus­car la ra­zón por la que es­ta­mos en esa si­tua­ción. Ahí apa­re­cen nues­tras creen­cias.

Exis­ten tres ni­ve­les di­fe­ren­tes de creen­cias a la ho­ra de ana­li­zar nues­tros pa­tro­nes:

El pri­mer ni­vel se lla­ma opi­nión: una creen­cia ines­ta­ble que se nu­tre de in­for­ma­ción sin fun­da­men­to o asi­de­ro con­cre­to es sim­ple­men­te mi ob­ser­va­ción. Una opi­nión se des­va­ne­ce cuan­do la re­fu­ta­mos con in­for­ma­ción.

El se­gun­do ni­vel se lla­ma creen­cia: las creen­cias tien­den a es­tar jus­ti­fi­ca­das, no ne­ce­sa­ria­men­te con ar­gu­men­tos ló­gi­cos pe­ro sí por ac­cio­nes del pa­sa­do. No siem­pre son pues­tas en te­la de jui­cio o com­ba­ti­das, só­lo se pre- sen­tan y se fun­da­men­tan en el tiem­po. Cuan­to más re­pi­ta­mos las ac­cio­nes más se afian­zan las creen­cias. Así co­mo las opi­nio­nes se caen fá­cil­men­te con una nueva mi­ra­da, las creen­cias son más com­ple­jas, ya que la ob­ser­va­ción so­la no al­can­za pa­ra cam­biar­las, ha­ce fal­ta mu­cha más in­for­ma­ción y da­tos pre­ci­sos. Con esa nueva in­for­ma­ción de­be­mos cam­biar­la por una nueva creen­cia, o la vie­ja pau­ta si­gue den­tro. El úl­ti­mo ni­vel es la con­vic­ción: Ame­ri­ta un ca­pí­tu­lo apar­te.

Es­tar cons­cien­tes de cuá­les son las creen­cias que nos ri­gen nos per­mi­te re­for­mu­lar los cur­sos de ac­ción. Pa­ra po­der cum­pli­men­tar con el pri­mer es­ca­lón en la bús­que­da de nues­tro me­jor pre­sen­te, ne­ce­si­ta­mos co­no­cer nues­tras creen­cias, de esa ma­ne­ra li­be­ra­ría­mos los ca­mi­nos pa­ra po­der cre­cer. To­da fal­ta de co­no­ci­mien­to de no­so­tros mis­mos blo­quea los pro­ce­sos de flui­dez y nos li­mi­ta en cuan­to a las po­si­bles vías de ac­ción que po­de­mos en­con­trar, por eso, ne­ce­si­ta­mos ser “fle­xi­bles”, pa­ra en­ten­der que no exis­te un úni­co cur­so de ac­ción; pa­ra com­pren­der a ca­da per­so­na con la que in­ter­ac­tua­mos, en­ten­dien­do que ca­da uno ve el mun­do des­de su pro­pia pers­pec­ti­va y nin­guno es­tá ni acer­ta­do ni equi­vo­ca­do, só­lo es su pro­pia mi­ra­da. La úni­ca ver­dad es la que ca­da uno ma­ni­fies­ta. Así, co­no­cien­do nues­tras pro­pias creen­cias y com­pren­dien­do las ver­da­des de los de­más, crea­re­mos víncu­los mas sa­nos y re­la­cio­nes más per­du­ra­bles.

To­da fal­ta de co­no­ci­mien­to de no­so­tros mis­mos blo­quea los pro­ce­sos de flui­dez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.