Pro­tec­tor ma­ta gla­mour

Mia - - EDITORIAL - Mar­ce­la Ta­rrio Por

Qué te­mi­ta el sol. Tan lin­do, tan ener­gi­zan­te y tan, pe­ro tan da­ñino. No ca­be otra: hay que pro­te­ger­se, por­que más tar­de o más temprano, no ha­cer­lo tie­ne con­se­cuen­cias gra­ves. No hay otra sa­li­da, pe­ro con­ven­ga­mos que es la par­te más fea de las va­ca­cio­nes. Por­que es cier­to que hay que usar pro­tec­tor so­lar to­do el año, pe­ro real­men­te, cuan­do sa­lís a ca­mi­nar o a pa­sear por tu ba­rrio no cues­ta na­da, es co­mo po­ner­se la cre­ma nu­tri­ti­va que te po­nés a dia­rio y sin chis­tar. Aho­ra, al ben­di­to mo­men­to en el que en la pla­ya te­nés que sa­car el po­mi­to del bol­so im­po­lu­to y apli­cár­te­lo con­tra vien­to y ma­rea lo he lle­ga­do a odiar tan­to o más que a ese ins­tan­te en el que abrís la he­la­de­ra pen­san­do en co­mer el he­la­do de ano­che y al­guien te ga­nó de mano. ¿Soy grá­fi­ca?.

Si, ya sé que hay que po­nér­se­lo 30 mi­nu­tos an­tes; es de­cir, po­dés apli­car­te el acei­te, bru­ma o cual­quier otro ti­po que eli­jas en tu ca­sa, ho­tel o el ba­ño de la pla­ya, pe­ro ca­da dos ho­ras o des­pués de me­ter­te al agua, de vuel­ta la bu­rra al tri­go, y ahí te quie­ro ver a dón­de va a pa­rar tu gla­mour, es­pe­cial­men­te si es­tás en la cos­ta ar­gen­ti­na, don­de el vien­to so­pla fuer­te co­mo di­jo el sa­bio Pa­bli­to Ruiz.

Vos, dio­sa ab­so­lu­ta con tu tra­je de ba­ño re­top, tu ca­pe­li­na y tus ga­fas, ha­cien­do ma­la­ba­res pa­ra que nin­guno de es­tos tres án­ge­les de la guar­da que ve­lan pa­ra que no ter­mi­nes fri­ta y am­po­lla­da se vue­len o lle­nen de are­na. Al me­nos yo, ni lo­ca uso ca­pe­li­na con ti­ri­ta al cue­llo, que pa­rez­co la abue­li­ta de Ca­pe­ru­ci­ta, y lim­piar los an­te­ojos en ple­na are­na­da y en­cre­ma­da es una mi­sión más im­po­si­ble que ba­jar la in­fla­ción. Ni ha­blar en­ton­ces de man­te­ner lim­pi­to el en­va­se de tu ca­ro pro­tec­tor so­lar (ca­ro de que­ri­do y de que va­le una mo­ne­da...), a esa al­tu­ra em­pa­na­do co­mo pa­ra mi­la­ne­sas, tan lin­do que lle­gó a la pla­ya. Y ahí no ter­mi­na la co­sa, por­que al vol­ver a ca­sa, te­nés que lim­piar to­do pa­ra que al día si­guien­te el kar­ma vuel­va a em­pe­zar... Di­go yo, ya que in­ven­tan tan­tas co­sas, por que no "llu­vias pro­tec­to­ras". Así co­mo es­tán las du­chas pú­bli­cas, po­drían ins­ta­lar en las pla­yas ro­cia­do­res de pro­tec­tor so­lar de to­do ti­po y fac­tor. Po­nés la mo­ne­di­ta/bi­lle­te y sa­lís a sal­vo de fe­bo y con las ma­nos lim­pias. ¿In­via­ble? Bueno, en­ton­ces un mu­cha­cho/a que pa­se ca­da tan­to y te em­ba­dur­ne con un ae­ro­sol a ga­ti­llo ti­po bom­be­ro lo­co... A mí, ima­gi­na­ción me so­bra; ga­nas de en­chas­trar­me, no. Yo les ti­ro la idea, us­te­des, em­pren­de­do­res, vean qué pue­den ha­cer por no­so­tras...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.