SA­LUD. Do­nar san­gre

En bus­ca de con­cien­ti­zar so­bre la ne­ce­si­dad de más do­nan­tes vo­lun­ta­rios y así au­men­tar su nú­me­ro en la Argentina, la consigna es:“No es­pe­res a que te lo pi­dan”.

Mia - - SUMARIO -

1¿Por qué do­nar san­gre?

La do­na­ción vo­lun­ta­ria de san­gre es un ac­to so­li­da­rio que no só­lo per­mi­te sal­var vi­das, sino que ayu­da a cons­truir una so­cie­dad que po­ne en el cen­tro de sus va­lo­res el altruismo y la em­pa­tía. “El ac­to de do­nar san­gre no tie­ne pre­cio, pe­ro tie­ne un va­lor in­cal­cu­la­ble”, afir­mó Ga­brie­la Da­bus­ti, pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Argentina de He­mo­te­ra­pia, In­mu­nohe­ma­to­lo­gía y Te­ra­pia Ce­lu­lar (AAHITC) en el mar­co del Día Na­cio­nal del Do­nan­te Vo­lun­ta­rio de San­gre que fue el pa­sa­do 9 de no­viem­bre

2 ¿Es se­gu­ro?

La Dra. Ma­ría Va­le­ria El Haj, Di­rec­to­ra Mé­di­ca de vit­tal, re­sal­ta que la do­na­ción es un pro­ce­so to­tal­men­te se­gu­ro, da­do que el ma­te­rial que se uti­li­za pa­ra la ex­trac­ción es es­té­ril y desecha­ble. Ade­más, no du­ra más de me­dia ho­ra y se rea­li­za ba­jo la res­pon­sa­bi­li­dad de un equi­po mé­di­co.“To­do el ma­te­rial uti­li­za­do pa­ra la ex­trac­ción es des­car­ta­ble, es­té­ril y se inu­ti­li­za con su uso. No hay for­ma de que al­guien pue­da con­ta­giar­se nin­gu­na en­fer­me­dad por do­nar san­gre", agre­ga Da­bus­ti.

3 ¿Quié­nes pue­den do­nar?

"Pue­de do­nar san­gre cual­quier per­so­na, hom­bre o mu­jer con buen es­ta­do de sa­lud, ma­yor de 18 años y me­nor de 65 años, cu­yo pe­so su­pere los 50 kg", agre­ga El Haj.

4 ¿Quié­nes no pue­den do­nar?

"En­tre quie­nes no pue­den do­nar san­gre se en­cuen­tran: per­so­nas que pa­dez­can o ha­yan pa­de­ci­do de­ter­mi­na­das en­fer­me­da­des co­mo he­pa­ti­tis, sida, pa­lu­dis­mo, cha­gas, o tu­mo­res; quie­nes con­su­man o ha­yan con­su­mi­do dro­gas por vía en­do­ve­no­sa; quie­nes ha­yan con­su­mi­do al­gún me­di­ca­men­to; y em­ba­ra­za­das o mu­je­res en pe­río­do de lac­tan­cia.A las per­so­nas que se ha­yan he­cho un ta­tua­je o pier­cing se les re­co­mien­da do­nar des­pués del año, al

igual que a los que se ha­yan rea­li­za­do acu­pun­tu­ra o su­fri­do al­gún ac­ci­den­te con ex­po­si­ción a san­gre o se­cre­cio­nes y el con­tac­to con ellas a tra­vés de mu­co­sas o he­ri­das", agre­ga la Di­rec­to­ra Mé­di­ca de vit­tal.

5 ¿Cuán­do tiem­po de­be pa­sar en­tre ca­da do­na­ción?

Con re­la­ción a la fre­cuen­cia en­tre do­na­ción y do­na­ción, de­ben trans­cu­rrir mí­ni­mo dos me­ses. En el ca­so de los hom­bres, pue­den do­nar 5 ve­ces al año co­mo má­xi­mo; mien­tras que las mu­je­res pue­den do­nar has­ta 4 ve­ces al año de­bi­do a que sus de­pó­si­tos de hie­rro dis­mi­nu­yen con el pe­río­do mens­trual.

6 ¿Es ver­dad que el do­nan­te se de­bi­li­ta?

Es un mi­to y es FAL­SO. "Es fal­so que la per­so­na se de­bi­li­te, da­do que una vez rea­li­za­da la do­na­ción, el vo­lu­men de san­gre es re­em­pla­za­do rá­pi­da­men­te y en unas ho­ras se nor­ma­li­za, sin al­te­rar las ta­reas ha­bi­tua­les; el úni­co con­se­jo es no ha­cer fuer­za con el bra­zo del cual se ex­tra­jo san­gre du­ran­te esa jor­na­da”, ase­gu­ra la ex­per­ta.

7 ¿Se mo­di­fi­ca el pe­so del do­nan­te?

Es FAL­SO que la do­na­ción mo­di­fi­que el pe­so cor­po­ral, a lo su­mo, se pue­de no­tar un le­ve in­cre­men­to del ape­ti­to en las ho­ras pos­te­rio­res, lo cual es nor­mal y es­pe­ra­ble.

8 ¿Hay que es­tar en ayu­nas?

NO. No es ne­ce­sa­rio es­tar en ayu­nas pa­ra do­nar san­gre. "Por el con­tra­rio, se su­gie­re que la per­so­na beba por lo me­nos 500 ml de agua o be­bi­das con sa­les mi­ne­ra­les me­dia ho­ra an­tes de la ex­trac­ción y sin res­tric­cio­nes pa­ra la in­ges­ta de ali­men­tos só­li­dos, evi­tan­do úni­ca­men­te las gra­sas y lác­teos", agre­ga El Haj.

9 ¿Qué pa­sa en Argentina?

La san­gre no se pue­de fa­bri­car. No hay un sus­ti­tu­to mé­di­co vá­li­do. La vi­da de las quie­nes ne­ce­si­tan trans­fu­sio­nes de­pen­de, a me­nu­do, del ges­to so­li­da­rio de per­so­nas que se acer­can a los ban­cos de san­gre. Si to­dos do­ná­ra­mos dos ve­ces al año, es­ta­ría cu­bier­ta la de­man­da de san­gre pa­ra to­das las per­so­nas que la ne­ce­si­tan en to­do el país. Se­gún da­tos es­ta­dís­ti­cos pro­por­cio­na­dos por la AAHITC, en la ac­tua­li­dad los do­nan­tes de san­gre no lle­gan al 2% de la po­bla­ción.

10 ¿Cuán­tas trans­fu­cio­nes se ha­cen en Argentina?

"En la Argentina se ne­ce­si­tan más de 4.000 trans­fu­sio­nes dia­rias, ya que los com­po­nen­tes san­guí­neos son re­que­ri­dos en múl­ti­ples si­tua­cio­nes, co­mo ac­ci­den­tes, ope­ra­cio­nes, tras­plan­te de ór­ga­nos, tra­ta­mien­tos on­co­ló­gi­cos y pa­cien­tes con que­ma­du­ras gra­ves, en­tre otros", in­for­ma vit­tal.

11 ¿Cuál es el per­fil del do­nan­te ar­gen­tino?

En Argentina, el sis­te­ma pre­do­mi­nan­te es la do­na­ción de re­po­si­ción, que con­sis­te en la do­na­ción an­te la so­li­ci­tud de un fa­mi­liar, ami­go o co­no­ci­do que ne­ce­si­ta ser trans­fun­di­do o so­me­ti­do a una intervención qui­rúr­gi­ca. El pa­cien­te es quien se ocu­pa de bus­car sus do­nan­tes de san­gre.“No es­tá mal con­cu­rrir cuan­do te lo piden, pe­ro lo im­por­tan­te es vol­ver a do­nar.Trans­for­mar ese pe­di­do ini­cial en una cos­tum­bre que se re­pi­te ca­da tres me­ses”, in­vi­ta Da­bus­ti, pre­si­den­te de la AAHITC.

12 ¿Dón­de se pue­de do­nar?

"Se pue­de do­nar en cen­tros de sa­lud, co­lec­tas en vía pú­bli­ca, hos­pi­ta­les o cen­tros de he­mo­do­na­ción, en cual­quier par­te del país. Co­mo do­nan­te vo­lun­ta­rio po­dés ele­gir el que te re­sul­te más có­mo­do” di­ce Da­bus­ti. Hay que con­cu­rrir con DNI.

13

¿Por qué es cla­ve cam­biar el mo­de­lo de do­na­ción de san­gre?

La do­na­ción por res­po­si­cón, la más usual en Argentina, tie­ne mu­chas des­ven­ta­jas, tal cual de­mos­tró un do­cu­men­to de la AAHITC. "Es­te sis­te­ma trae co­mo re­sul­ta­do la ob­ten­ción de san­gre me­nos se­gu­ra, no con­tem­pla las ne­ce­si­da­des de to­dos los pa­cien­tes (si­tua­cio­nes de emer­gen­cia, pa­cien­tes pro­ve­nien­tes de áreas geo­grá­fi­cas le­ja­nas) y es una tá­ci­ta acep­ta­ción de la in­ca­pa­ci­dad del sis­te­ma de sa­lud de pro­veer los me­dios ne­ce­sa­rios pa­ra la aten­ción de los pa­cien­tes, que ge­ne­ra una si­tua­ción ex­tor­si­va que es in­ter­pre­ta­da por los pa­cien­tes y fa­mi­lia­res co­mo una pre­sión de la que de­pen­de la asis­ten­cia y tra­ta­mien­to mé­di­co", con­clu­ye el do­cu­men­to.

14

¿Cuá­les son las ven­ta­jas del sis­te­ma de do­na­ción vo­lun­ta­ria?

La Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud re­co­mien­da ir ha­cia un mo­de­lo de do­na­ción vo­lun­ta­ria de san­gre. Las ven­ta­jas son:

t Los do­nan­tes no es­tán ba­jo pre­sión pa­ra do­nar, por lo cual no de­ben omi­tir si­tua­cio­nes que los lle­van a no ser acep­ta­dos y en ge­ne­ral reúnen los cri­te­rios de do­na­ción más fre­cuen­te­men­te que los otros gru­pos (ma­yor se­gu­ri­dad y dis­po­ni­bi­li­dad). t Es­tán me­jor pre­dis­pues­tos a do­nar san­gre re­gu­lar­men­te, lo cual es im­por­tan­te pa­ra man­te­ner cu­bier­tas las ne­ce­si­da­des de san­gre (can­ti­dad). t Los do­nan­tes re­gu­la­res es­tán más fre­cuen­te­men­te li­bres de en­fer­me­da­des trans­mi­si­bles por trans­fu­sión por­que es­tán más in­for­ma­dos al res­pec­to y por­que su san­gre ha si­do tes­tea­da en re­pe­ti­das opor­tu­ni­da­des ca­da vez que do­nan san­gre (san­gre se­gu­ra). t Es­tán más pre­dis­pues­tos a do­nar en si­tua­cio­nes de emer­gen­cia.

15

¿HAY UNA GUÍA?

Ca­da 9 de no­viem­bre se ce­le­bra en la Argentina el Día Na­cio­nal del Do­nan­te Vo­lun­ta­rio de San­gre. Pa­ra co­no­cer en qué lu­ga­res de to­do el país po­dés do­nar po­dés en­trar a la pá­gi­na web: argentina. gob.ar/sa­lud/do­nar­san­gre

Allí en­con­tra­rás, ade­más, una guía com­ple­ta de las con­di­cio­nes pa­ra do­nar, con­se­jos y no­tas so­bre el te­ma

En la Argentina se ne­ce­si­tan más de 4.000 trans­fu­sio­nes dia­rias

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.