BIE­NES­TAR. Yo­ga ocu­lar

Los ojos se can­san. Y mu­cho. No son una ax­cep­ción al rit­mo ace­le­ra­do y las ru­ti­nas exi­gi­das de tra­ba­jo. Ejer­ci­cios que pue­den ayu­dar a re­du­cir la ten­sión ocu­lar... y men­tal.

Mia - - SUMARIO -

El es­trés que su­fri­mos en el día a día y nues­tro rit­mo de vi­da aje­trea­do, así co­mo al­gu­nos ma­los há­bi­tos (dieta po­co sa­lu­da­ble, al­cohol, ta­ba­co, vi­da de­ma­sia­do se­den­ta­ria) nos pue­den pa­sar fac­tu­ra y afec­tar nues­tra sa­lud. Los ojos no son una ex­cep­ción. De­be­mos cui­dar­los y man­te­ner­los fuer­tes pa­ra evi­tar pro­ble­mas pre­sen­tes y fu­tu­ros. Si les de­di­ca­mos unos mi­nu­tos de nues­tro día, ellos nos lo agra­de­ce­rán. En 1920 se rea­li­za­ron los pri­me­ros ejer­ci­cios ocu­la­res. El doc­tor Wi­lliam Ba­tes pro­pu­so una se­rie pa­ra evi­tar la ten­sión de los múscu­los ocu­la­res, res­pon­sa­ble de un mal fun­cio­na­mien­to en el sis­te­ma vi­sual y que fa­vo­re­ce la apa­ri­ción de pro­ble­mas co­mo: pres­bi­cia, mio­pía, as­tig­ma­tis­mo, hi­per­me­tro­pía y es­tra­bis­mo.

Ven­ta­jas És­tas son al­gu­nos de los be­ne­fi­cios del yo­ga ocu­lar a tus ojos: Cuan­do ha­cés ejer­ci­cios de for­ma re­gu­lar con los ojos con­se­guís en­tre­nar sus múscu­los y así me­jo­rás el sis­te­ma vi­sual. Po­dés pre­ve­nir pro­ble­mas vi­sua­les y for­ta­le­cer tus ojos. Les de­vol­vés agu­de­za vi­sual o ayu­da a pre­ve­nir su pér­di­da. Es no agre­si­vo y na­tu­ral. Es sen­ci­llo y da re­sul­ta­dos con po­co es­fuer­zo.

Ade­más de re­du­cir la ten­sión ocu­lar, ayu­da­rás a tu men­te. Se pue­de ha­cer des­de los 6-7 años, sin lí­mi­te de edad. No exis­ten con­tra­in­di­ca­cio­nes.

Ejer­ci­cios Exis­ten di­fe­ren­tes ti­pos de en­tre­na­mien­to, ca­da uno de ellos des­ti­na­do a un ob­je­ti­vo: Dis­ten­sión: pa­ra re­la­jar los múscu­los. Es­tos van per­dien­do

la elas­ti­ci­dad, que es la que nos da una sen­sa­ción de co­mo­di­dad en los ojos y evi­ta el ago­ta­mien­to de la re­ti­na. To­ni­fi­ca­ción: ayu­dan a desa­rro­llar una mus­cu­la­tu­ra ocu­lar elás­ti­ca y fuer­te. Aco­mo­da­ción: fa­vo­re­cen el en­fo­que de ob­je­tos. Pu­ri­fi­ca­ción: dan una ma­yor irri­ga­ción san­guí­nea de la zo­na del ojo.

1. Mi­rar ha­cia de­lan­te en un lu­gar con luz te­nue y ce­rrar los ojos. Man­te­ner­los así du­ran­te unos se­gun­dos y des­pués abrir­los len­ta­men­te y ex­ha­lan­do.

2. Mi­rar a de­re­cha y a iz­quier­da, lue­go arri­ba y aba­jo. Tam­bién pue­de in­cluir dia­go­na­les. Siem­pre ha­cien­do una pa­ra­da por el cen­tro de for­ma len­ta y re­la­ja­da. Así mo­vés el glo­bo ocu­lar.

3. Ca­len­tar un po­co las ma­nos y ta­par los ojos con ellas. Tras unos mi­nu­tos hay que apar­tar­las y abrir los ojos len­ta­men­te.

4. Po­ner los bra­zos es­ti­ra­dos con los pul­ga­res ha­cia arri­ba, mi­rar al fren­te, in­ha­lar y mi­rar el pul­gar iz­quier­do, lue­go al fren­te y por úl­ti­mo, el pul­gar de­re­cho. No mo­ver la ca­be­za.

5. Po­né con el bra­zo es­ti­ra­do el pul­gar en­fren­te de tus ojos. Su­bi­lo, des­pués al cen­tro y ter­mi­nás aba­jo. De­bés se­guir el pul­gar con tu mi­ra­da.

6. Ha­cé un círcu­lo so­bre vos con el pul­gar ha­cia arri­ba y acom­pa­ña­lo con los ojos. Tam­bién po­dés tra­zar un círcu­lo ima­gi­na­rio con tus ojos sin mo­ver la ca­be­za en am­bas di­rec­cio­nes: pri­me­ro de iz­quier­da a de­re­cha y lue­go al re­vés.

7. Ce­rrá los ojos, in­ha­lá y fi­já la mi­ra­da en un pun­to has­ta que ne­ce­si­tes par­pa­dear.

8. Pa­ra for­ta­le­cer los pár­pa­dos: ce­rra­los sin lle­gar a jun­tar­los y man­te­ne­los así 10 se­gun­dos.

9. Uti­li­zá va­rios ob­je­tos a dis­tin­tas dis­tan­cias pa­ra ejer­ci­tar la vis­ta de le­jos y de cer­ca.

10. Pa­ra la vis­ta can­sa­da, acer­cá y ale­já len­ta­men­te un bo­lí­gra­fo fi­jan­do tu mi­ra­da en la pun­ta.

11. Di­bu­já un sím­bo­lo de in­fi­ni­ti­vo, ima­gi­na­lo y ha­ce­lo men­tal­men­te y des­pa­cio con tus ojos. Re­pe­tí 10 ve­ces, par­pa­dean­do en­tre una y otra.

La luz es cla­ve

“La ilu­mi­na­ción de ca­li­dad no só­lo es­tá re­la­cio­na­da con la lon­ge­vi­dad sino que tam­bién es im­por­tan­te cuan­do nos ase­gu­ra­mos de que los ojos se sien­tan có­mo­dos”, ex­pli­ca Germán Fioc­chi­ni, Mar­ke­ting Ma­na­ger pa­ra Cono Sur de Sig­nify, el lí­der mun­dial en ilu­mi­na­ción, que desa­rro­lló el Estándar de Phi­lips EyeCom­fort. “Es cla­ve que las per­so­nas eli­jan los LED de al­ta ca­li­dad que no ten­gan un par­pa­deo vi­si­ble. Nues­tros cien­tí­fi­cos in­no­van con­ti­nua­men­te pa­ra desa­rro­llar pro­duc­tos lí­de­res en ca­li­dad, que son más ade­cua­dos pa­ra la vis­ta”.

Los ejer­ci­cios se pue­den ha­cer des­de los 6 años, sin lí­mi­te de edad, son muy sen­ci­llos y sin con­tra­in­di­ca­cio­nes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.