SA­LUD. Te­ra­pia Clark

La po­lé­mi­ca Te­ra­pia Clark de de­pu­ra­ción del or­ga­nis­mo lle­ga con un cur­so in­ten­si­vo a Bue­nos Aires. ¿Qué es? ¿Quién fue la Dra. Hul­da Clark?

Mia - - SUMARIO -

La Te­ra­pia Clark - Sis­te­ma de de­pu­ra­ción del or­ga­nis­mo, cu­ya ba­se es la de­to­xi­fi­ca­ción y lim­pie­za orgánica a tra­vés de suplementos na­tu­ra­les, siem­pre tes­ta­dos pa­ra que no con­ten­gan nin­gún ele­men­to tó­xi­co, lle­ga a Bue­nos Aires. Es que es­te 24 y 25 de no­viem­bre en La Po­sa­da del Ser de San Isi­dro (Ca­ta­mar­ca 2188), se realizará un Cur­so In­ten­si­vo im­par­ti­do por el Dr. Ig­na­cio Cha­mo­rro, el úni­co te­ra­peu­ta en Eu­ro­pa for­ma­do di­rec­ta­men­te por la doc­to­ra Hul­da Clark en Mé­xi­co.

Los 50 años de in­ves­ti­ga­ción y la cu­ra­ción de cien­tos de pa­cien­tes, mu­chos de ellos en­fer­mos ter­mi­na­les, res­pal­dan el tra­ba­jo de la Dra. Hul­da Clark, na­tu­ró­pa­ta ca­na­dien­se fa­lle­ci­da en 2009 que afir­ma­ba que el ori­gen de la ma­yo­ría de las en­fer­me­da­des es­tá en los pa­rá­si­tos, vi­rus y bac­te­rias que se ali­men­tan de la mul­ti­pli­ci­dad de tó­xi­cos, quí­mi­cos y me­ta­les pe­sa­dos con los que he­mos con­ta­mi­na­do el me­dioam­bien­te y en­ve­ne­na­do nues­tros cuer­pos. Tras años de in­ves­ti­ga­ción la Dra. Clark lle­gó a la con­clu­sión de que en úl­ti­ma ins­tan­cia la cau­sa de to­das las en­fer­me­da­des son los pa­rá­si­tos, pre­sen­tes en el cuer­po de to­das las per­so­nas. Ge­ne­ral­men­te, el cuer­po los ex­cre­ta cuan­do es­tán en sus fa­ses

ini­cia­les y no lle­gan a adul­tos en nues­tros cuer­pos. Pe­ro, al­go dis­tin­to su­ce­de cuan­do en nues­tro cuer­po hay abun­dan­cia de tó­xi­cos o sol­ven­tes co­mo el ben­ceno o el al­cohol iso­pro­pí­li­co. Se­gún su teo­ría, con­su­mi­mos dia­ria­men­te es­tas sus­tan­cias tó­xi­cas en re­fres­cos, agua en­va­sa­da y co­mi­da pro­ce­sa­da. Otra fuen­te son los pro­duc­tos de hi­gie­ne. "La acu­mu­la­ción de es­tas sus­tan­cias tó­xi­cas de­bi­li­ta el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co de par­tes del cuer­po (ti­roi­des, sis­te­ma lin­fá­ti­co, piel) per­mi­tien­do que los pa­rá­si­tos crez­can en esas zo­nas", de­cía la ex­per­ta, que en­con­tró en per­so­nas con cáncer y SIDA pa­rá­si­tos e in­mu­no­su­pre­sión de­bi­da a sus­tan­cias tó­xi­cas. Y con­si­guió su re­cu­pe­ra­ción com­ple­ta al eli­mi­nar los pa­rá­si­tos del cuer­po de sus pa­cien­tes.

Clark uti­li­za­ba la elec­tri­ci­dad pa­ra ma­tar bac­te­rias, vi­rus y pa­rá­si­tos en mi­nu­tos sin efec­tos se­cun­da­rios, con un apa­ra­to de su in­ven­ción lla­ma­do Zap­per. "Los an­ti­bió­ti­cos re­quie­ren se­ma­nas y eli­mi­nan no só­lo las bac­te­rias da­ñi­nas sino tam­bién las be­ne­fi­cio­sas. Una re­duc­ción en la flo­ra bac­te­ria­na (bac­te­rias ami­gas) del trac­to in­tes­ti­nal pue­de pro­vo­car una pro­li­fe­ra­ción de hon­gos co­mo la cán­di­da, pro­du­cien­do can­di­dia­sis cró­ni­ca", de­cía. "La te­ra­pia es pa­ra per­so­nas y mas­co­tas, com­pa­ti­ble con otros mé­to­dos clí­ni­co y no tie­ne efec­tos se­cun­da­rios, ex­cep­to el de re­cu­pe­rar la sa­lud", ex­pli­ca Cha­mo­rro.

"La Te­ra­pia Clark se pue­de uti­li­zar en per­so­nas y en mas­co­tas"

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.