TU­RIS­MO. Za­greb, pre­via de Na­vi­dad

Un ambiente edul­co­ra­do que in­clu­ye un mu­seo de las re­la­cio­nes ro­tas y un pe­se­bre vi­vien­te an­ti­ci­pan las fes­ti­vi­da­des en la ca­pi­tal de Croa­cia.

Mia - - SUMARIO -

Los tu­ris­tas jun­to al pues­to de vino ca­lien­te en el que sue­na la can­ción na­vi­de­ña “Last Ch­rist­mas” mi­ran des­con­cer­ta­dos ha­cia arri­ba. ¿Ya es Año Nue­vo? Cla­ro que no, pe­ro por la ven­ta­na de la to­rre Lo­trš­cak sa­le hu­mo.

To­dos los días a las 12 re­tum­ba el ca­ñón si­tua­do en el ce­rro del cen­tro his­tó­ri­co de Za­greb, des­de ha­ce más de 100 años, ex­pli­ca la guía tu­rís­ti­ca Ma­ja Hal­vaks. Diez mi­nu­tos des­pués, cuan­do subimos a la to­rre, to­da­vía hue­le a pól­vo­ra ne­gra. Des­de allí la vis­ta de Za­greb es muy am­plia. A un la­do es­tá el Med­ved­ni­ca, cu­bier­to de nie­ve, y al otro el con­jun­to aqui­tec­tó­ni­co de la ciu­dad.

El ca­mino des­de el ae­ro­puer­to pa­sa pri­me­ro por un su­bur­bio gris. Des­pués, la ar­qui­tec­tu­ra so­vié­ti­ca ce­de el pro­ta­go­nis­mo a los edi­fi­cios sun­tuo­sos del cas­co vie­jo. Aquí, mu­chos lu­ga­res se pa­re­cen a Vie­na. Las ca­sas Art Nou­veau re­cuer­dan a la épo­ca del Im­pe­rio de los Habs­bur­go, cuan­do la ciu­dad, fun­da­da en el si­glo XI, to­da­vía se lla­ma­ba Agram.

Ba­jo la to­rre Lo­trš­cak se en­cuen­tra el mi­ni­te­le­fé­ri­co que lle­va a los tu­ris­tas de la par­te mo­der­na de la ciu­dad, que es­tá aba­jo, a la an­ti­gua que es­tá arri­ba. El via­je no du­ra ni un mi­nu­to y fran­quea un des­ni­vel de 30 me­tros. ¿No es me­jor ca­mi­nar? Qui­zás, pe­ro no hay que sub­es­ti­mar la co­mi­da y el aguar­dien­te croa­tas.

Hue­le a ca­ne­la, a pan hor­nea­do y a car­ne asa­da. En una sar­tén gi­gan­tes­ca se amon­to­nan sal­chi­chas. Tan só­lo en un pues­to hay 12 va­rian­tes, des­de sal­chi­cha de cier­vo has­ta sal­chi­cha con que­so, pa­san­do por sal­chi­cha con ajo. La co­ci­na de los Bal­ca­nes siem­pre ha es­ta­do ba­sa­da en la car­ne. Sin em­bar­go, la co­ci­na croa­ta no es­tá com­pues­ta úni­ca­men­te por pla-

tos fuer­tes y sus­tan­cio­sos. En la pra­de­ra de Vrany­czany hay co­mi­da ca­lle­je­ra co­mo pe­rri­tos ca­lien­tes con pan de co­lor ro­sa o ne­gro y lom­bar­do. El as­pec­to es exó­ti­co y el sa­bor, re­fi­na­do. Y no pue­den fal­tar los Germk­ned­la, bo­lli­tos tiernos y es­pon­jo­sos re­lle­nos de mer­me­la­da de ci­rue­la con man­te­qui­lla y se­mi­llas.

Pa­ra mu­chos tu­ris­tas, Croa­cia só­lo es un des­tino de pla­ya pe­ro el país tie­ne mu­cho más que ofre­cer, tam­bién du­ran­te la épo­ca pre­na­vi­de­ña. La guía de via­jes Lo­nely Pla­net eli­gió en 2017 a Za­greb co­mo el des­tino nú­me­ro uno de su lis­ta Best of Eu­ro­pe. Y un por­tal de via­jes dis­tin­guió tres ve­ces se­gui­das a es­ta ciu­dad por su mer­ca­do na­vi­de­ño. Es una bue­na al­ter­na­ti­va pa­ra quien ya co­noz­ca Vie­na, Pra­ga o Bu­da­pest.

En la ca­te­dral en la par­te al­ta de la ciu­dad hay un Be­lén Vi­vien­te du­ran­te la épo­ca na­vi­de­ña. A po­cas ca­lles se en­cuen­tra la igle­sia de San Mar­cos, con sus te­jas blan­cas y ro­jas. Ba­jo la vie­ja mu­ra­lla es­tá el Do­lac, el mer­ca­do cen­tral de Za­greb, con sus som­bri­llas ro­jas que en in­vierno pro­te­gen del agua­nie­ve. En­tre los sou­ve­nirs más co­no­ci­dos es­tán los “li­ci­ta­res”, pa­ne­ci­llos de es­pe­cias en for­ma de co­ra­zón, de­cla­ra­dos Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad por la Unesco.

Va­le la pe­na vi­si­tar tam­bién el Mu­seo de las Re­la­cio­nes Ro­tas, cu­ya ex­po­si­ción mues­tra nu­me­ro­sos ob­je­tos de­trás de los cua­les se es­con­den anéc­do­tas mu­chas ve­ces des­ga­rra­do­ras. Por ejem­plo, un cor­cho de una bo­te­lla de cham­pán cuen­ta la tris­te his­to­ria na­vi­de­ña de dos per­so­nas que ini­cian du­ran­te los días fes­ti­vos una re­la­ción. Los dos es­tán ca­sa­dos. Él aban­do­na su fa­mi­lia pe­ro ella no, de mo­do que él se que­da al fi­nal so­lo y tie­ne que ce­le­brar así la Na­vi­dad. El bu­le­var Stross­ma­yer es el pa­seo per­fec­to pa­ra enamo­ra­dos.

Por la tar­de se en­cien­de en el par­que Zrin­je­vac la ilu­mi­na­ción na­vi­de­ña. Un co­ro can­ta vi­llan­ci­cos. En pe­que­ños pues­tos de ma­de­ra se ven­den fi­gu­ras de án­ge­les. Las his­to­rias de amo­res ro­tos es­tán ol­vi­da­das. Des­pués del con­cier­to em­pie­zan a so­nar los clá­si­cos de la mú­si­ca pop.

EL NUE­VO ae­ro­puer­to, un pues­to de sal­chi­chas y la vis­ta aé­rea de Za­greb

EL PAR­QUE ZRIN­JE­VAC con la ilu­mi­na­ción na­vi­de­ña, mer­ca­di­llo na­vi­de­ño y una pis­ta de pa­ti­na­je

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.