EDI­TO­RIAL

Mia - - SUMARIO - Mar­ce­la Ta­rrio Por

Qué lin­dos son los tra­jes de ba­ño de es­ta tem­po­ra­da! De la mano de la ex­plo­sión de co­lor y de clá­si­cos co­mo el blan­co y el ne­gro, ele­gir uno se ha­ce com­pli­ca­do... Igual­men­te, mu­je­res so­mos y ja­más com­pra­ría­mos uno so­li­to, por­que nues­tra re­li­gión no no los per­mi­te; y aun­que a ve­ces el bol­si­llo tam­po­co, so­mos ca­pa­ces de pri­var­nos de cual­quier co­sa, pe­ro la mo­ne­di­ta al chan­chi­to pa­ra es­tre­nar ma­lla es­te ve­rano siem­pre es­tá. Aho­ra bien, co­mo ya con­té ha­ce un año, el mo­men­to de com­prar tra­je de ba­ño es te­rri­ble. Y no só­lo por el sín­dro­me del cam­bia­dor, a es­ta al­tu­ra del ca­len­da­rio y pa­ra las que do­bla­mos la es­qui­na, un cuar­to de tor­tu­ra del si­glo XXI; o por el de los es­pe­jos fa­la­ces que, in­sis­to, pa­ra mí es­tán tu­nea­dos y te mues­tran más lin­da y más fla­ca de lo que sos: por­que ¿có­mo pue­de ser que en el lo­cal me en­can­ta­ba y cuan­do me lo prue­bo en ca­sa ya no me gus­ta? O mi es­pe­jo an­da mal o el otro mien­te.

Pe­ro hay más ra­zo­nes que ha­cen de es­te mo­men­to al­go ago­ta­dor, y pa­ra no re­pe­tir­me, voy por otros no men­cio­na­dos ha­ce un año. Si la ma­yo­ría de las fé­mi­nas so­mos vuel­te­ras a la ho­ra de pro­bar­nos ro­pa, la elec­ción de la ma­lla ele­va esa cua­li­dad a la enési­ma po­ten­cia. En­tra­mos al cam­bia­dor con cuatro ma­llas y cuan­do nos que­re­mos dar cuen­ta te­ne­mos on­ce cor­pi­ños, ca­tor­ce bom­ba­chas y dos en­te­ri­zas en ma­nos de la ven­de­do­ra, que ya per­dió la cuen­ta y la pa­cien­cia. Y de eso te das cuen­ta en la quin­ta prueba, por­que la chi­ca que ha­bía co­men­za­do sim­pá­ti­ca y ca­si sin­ce­ra, ter­mi­na con ca­ra de pó­ker y di­cién­do­te que esa de lu­na­res ama­ri­llos que te mar­ca has­ta la acei­tu­na que co­mis­te ano­che ¡te que­da di-vi-na!

¡Qué di­fi­cil! Pe­ro com­pren­si­ble... Es co­mo ele­gir el ves­ti­do de no­via. O peor, por­que el tra­je blan­co lo vas a usar una so­la no­che, en cam­bio la bi­ki­ni, la en­te­ri­za, la tan­ki­ni o cual­quie­ra que te lle­ves a ca­sa te va a acom­pa­ñar du­ran­te to­das tus va­ca­cio­nes. Y no vas a gas­tar pla­ta pa­ra des­pués vi­vir con el pa­reo pues­to has­ta pa­ra me­ter­te al mar...

Es una de­ci­sión tre­men­da, y hay que to­mar­la con con­cien­cia, cla­ri­dad y ob­je­ti­vi­dad, co­mo si es­tu­vie­ran eli­gien­do al mis­mí­si­mo hom­bre pa­ra ca­sar­te. Bueno, no, bo­rren eso que aca­bo de es­cri­bir, que en esa elec­ción no hay ob­je­ti­vi­dad que val­ga... Y ade­más, el ca­ba­lle­ro tie­ne de­vo­lu­ción, pe­ro tu bi­ki­ni no. Así que, chi­cas: ca­be­za fría, ojos bien abiertos, es­pe­jo ex­tra en la car­te­ra pa­ra mi­rar­se por de­lan­te y por atrás, una ami­ga sin­ce­ra que te acom­pa­ñe y ¡va­mos, co­ra­je: aga­rren las cuatro pri­me­ras y en­tren al pro­ba­dor!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.