EDITORIAL

Mia - - SUMARIO - Mar­ce­la Ta­rrio Por

No es nin­gu­na ale­go­ría el tí­tu­lo de tapa. Hay que sa­car las uñas, sí, por­que la mo­da lo man­da ya que la pa­le­ta de co­lo­res de es­te ve­rano es be­llí­si­ma, ale­gre y ver­sá­til, y por­que la vi­da nos obli­ga. Mu­je­res so­mos y acos­tum­bra­das es­ta­mos a la ba­ta­lla dia­ria, por eso, más allá del tó­pi­co de la no­ta de be­lle­za, ele­gí po­ner un tí­tu­lo no tan li­te­ral en la ven­ta de por­ta­da. Tal vez hi­ce trans­fe­ren­cia o ca­tár­sis, puede ser, pe­ro sé que las lec­to­ras de es­ta re­vis­ta sa­ben leer en­tre lí­neas. Y que esa ex­cla­ma­ción va más allá de los esmaltes di­vi­nos que lle­gan pa­ra es­ta tem­po­ra­da. No se tú, pe­ro yo, co­mo di­ce Luis Mi­guel, no de­jo de pen­sar... Na­ci­mos pa­ra dar ba­ta­lla. Y des­de la cu­na su­pi­mos que ser mu­jer no se­ría ta­rea fá­cil y que de­be­ría­mos pe­lear con uñas y dien­tes pa­ra ga­nar­nos nues­tro lu­gar y de­fen­der lo nues­tro. Y va­ya si hoy po­de­mos ver los lo­gros a ni­vel mun­dial y, afor­tu­na­da­men­te, tam­bien en la Ar­gen­ti­na. Pe­ro fal­ta, y mu­cho, Y aquí va­mos, fe­me­ni­nas, lin­das, con ta­cos, pe­ro con los ova­rios tan bien pues­tos que a mu­chos, les ju­ro, los in­sul­ta y les da mie­do. Aquí es­ta­mos, con nues­tras uñas pin­ta­das y afi­la­das pa­ra que nun­ca más to­quen nues­tros de­re­chos o in­ten­ten fre­nar nues­tras ga­nas. Y, so­bre to­do, pa­ra que nun­ca más pien­sen que ser mu­jer es ser me­nos. Yo no quie­ro ser igual al hom­bre, en ab­so­lu­to. Yo quie­ro ca­mi­nar a su la­do, con mi fe­mi­nei­dad, y si re­sul­to que soy mejor se­rá por ca­pa­ci­dad y no por género. La com­pe­ten­cia siem­pre es bue­na si es con leal­tad e igual­dad. Po­cas ve­ces des­plie­go en es­ta pá­gi­na es­tos te­mas y hoy, sien­do la úl­ti­ma, que­ría de­jar un pe­da­ci­to más de mí en es­ta MÍA a la que du­ran­te po­co más de un año le pu­se el al­ma. Pa­so a di­ri­gir otras dos pres­ti­gio­sas re­vis­tas de la editorial, un nue­vo re­to en es­ta pro­fe­sión ma­ra­vi­llo­sa que no me arre­pien­to de ha­ber ele­gi­do y que vol­ve­ría a ele­gir. Pe­ro no me quie­ro des­pe­dir sin an­tes de­cir­les que lo de em­po­de­ra­mien­to no es mo­da, y lo de sa­car las uñas no es ver­so. ¡Arri­ba, así co­mo so­mos, lin­das por na­tu­ra­le­za aún sin ma­qui­lla­je! Y re­cuer­den: an­tes muer­ta que sen­ci­lla. Así que eli­jan su es­mal­te, su la­bial y su out­fit, y sal­gan a ga­nar, que ya he­mos per­di­do de­ma­sia­do.

Un pla­cer ha­ber­las te­ni­do co­mo lec­to­ras y, por su­pues­to, nos es­ta­re­mos vien­do y le­yen­do por otras pá­gi­nas...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.