EDI­TO­RIAL

Mia - - SUMARIO -

Di­cen que cuan­do to­do es­tá mal, no se vis­lum­bra un fu­tu­ro alen­ta­dor, el pre­sen­te es du­ro y di­fí­cil y to­do "al­re­de­dor se cae", co­mo can­tan Los Ca­fres, lo úni­co que se man­tie­ne es el amor y la es­pe­ran­za.

Pue­de que es­te año ten­ga­mos po­co pa­ra lle­nar el Ar­bo­li­to, pe­ro no nos fal­ta­rán gran­des ideas y mu­cha crea­ti­vi­dad pa­ra de­di­car­le al­go he­cho por no­so­tras a los se­res ama­dos.

Pue­de que en las me­sas fal­te la pa­vi­ta y el ja­món cru­do, pe­ro van a so­brar esas de­li­cias y aro­mas que siem­pre, pe­ro siem­pre, nos lle­van a la in­fan­cia.

Pue­de que es­te año, ha­ya una si­lla va­cía por­que al­guien se fue de gi­ra por otros mun­dos. Pe­ro so­bra­rán nue­vas vi­das por re­ci­bir, que re­cién lle­ga­ron y ya nos lle­nas de son­ri­sas y fe­li­ci­dad. Lo me­jor que po­de­mos pre­pa­rar, lu­cir y mos­trar en es­ta Na­vi­dad es el co­ra­zón. Con él, no fal­ta­rán los abra­zos, las ri­sas, las anéc­do­tas di­ver­ti­das, la com­pa­sión, la to­le­ran­cia, el en­ten­di­mien­to, la pa­cien­cia y las ra­zo­nes pa­ra re­ci­bir sin re­cha­zar. Con el co­ra­zón en la mano, na­die que­da­rá afue­ra, to­do se­rá bien re­ci­bi­do a la me­sa, no ha­rá fal­ta lla­mar ni men­sa­jear pa­ra su­mar­se a los fes­te­jos, no ha­brá so­los, ni tris­tes, ni ol­vi­da­dos, ni des­am­pa­ra­dos. Por­que ne­ce­si­ta­mos tan­to de nues­tro co­ra­zón, en es­tas Fies­tas, pro­pon­ga­mo­nos cuidarlo y no de los sen­ti­mien­tos, sino de no­so­tros. Evi­te­mos en­fer­mar­lo con es­trés, emo­cio­nes ne­ga­ti­vos, ex­ce­sos en las co­mi­das, al­cohol y ta­ba­co de más.

Si no­so­tros lo ayu­da­mos, él nos va a re­ga­lar unas fies­tas inol­vi­da­bles, por­que los re­ga­los y el fa­bu­lo­so pa­vo que ser­vi­mos en el cen­tro de la me­sa y ese vino de pri­me­rí­si­ma mar­ca en el que nos gas­ta­mos un mon­tón de pesos, to­do eso, se ol­vi­da al día si­guien­te con la re­sa­ca. Lo úni­co que que­da en la me­mo­ria es el abra­zo fuer­te y ce­rra­do, el be­so sin rui­do y con sua­vi­dad, la mano apre­ta­da pro­me­tien­do acom­pa­ñar en el ca­mino. Eso no se lle­va del co­ra­zón ni la peor de las re­sa­cas.

Son tiem­pos di­fí­ci­les so­lo por­que fal­ta el di­ne­ro, to­do lo de­más, so­bra. De­je­mos de dar­le tan­ta im­por­tan­cia, ol­vi­de­mos por un ra­to lo que po­de­mos com­prar y re­cor­de­mos lo que po­de­mos sen­tir, dar, com­par­tir y dis­fru­tar. Cie­rren las bi­lle­te­ras, abran los co­ra­zo­nes, ar­men una fres­ca en­sa­la­da con la huer­ta del bal­cón, brin­den con lo que ten­gan y den­se un abra­zo. ¡Fe­li­ci­da­des!

Bus­ca­nos en Fa­ce­book co­mo Mia Ar­gen­ti­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.