TU­RIS­MO.

La ciu­dad ver­de.

Mia - - SUMARIO -

En ma­te­ria gas­tro­nó­mi­ca, Viet­nam tie­ne más que ofre­cer que so­lo so­pa pho y co­mi­da ca­lle­je­ra. En Ho Chi Minh, la an­ti­gua Sai­gón, tam­bién hay des­de ha­ce tiem­po res­tau­ran­tes ve­ge­ta­ria­nos eco­ló­gi­cos. En es­te país, la sos­te­ni­bi­li­dad se ha con­ver­ti­do en un es­ti­lo de vi­da, pe­ro tam­bién es una res­pues­ta al cre­cien­te pro­ble­ma de la ba­su­ra. A Yen-Linh lo enoja mu­chí­si­mo la pre­sen­cia de ba­su­ra plás­ti­ca. Cuan­do una vez, apa­re­cie­ron bol­sas de plás­ti­co de co­lor ro­sa de­lan­te de la puer­ta de su res­tau­ran­te, Ro­yal Sai­gon, ella de­ci­dió ti­rar las bol­sas de pa­pas fri­tas, va­sos de yo­gur y bo­te­llas de plás­ti­co a su acua­rio pa­ra sim­bo­li­zar la cre­cien­te con­ta­mi­na­ción del mar de la Chi­na Me­ri­dio­nal. Des­de en­ton­ces, los pe­ces del acua­rio na­dan en­tre la ba­su­ra co­mo men­sa­je de ad­ver­ten­cia.

La an­fi­trio­na sir­ve a los na­ti­vos y tu­ris­tas en­sa­la­da de raíz de co­co, cham­pi­ño­nes chi­nos es­to­fa­dos y ar­ve­jas fri­tas. Sa­ben muy sa­bro­sos, jun­to con cer­ve­za Té-Té. Ho Chi Minh es una ur­be bu­lli­cio­sa y caó­ti­ca por cu­yas ca­lles se des­pla­za una ava­lan­cha de mo­to­ci­cle­tas y mo­to­ta­xis pe­ro sin que los conductores to­quen la bo­ci­na, in­sul­ten o ha­gan ges­tos eno­ja­dos a otros usua­rios de la vía pú­bli­ca. La an­ti­gua Sai­gón tie­ne unos 10 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, po­co más de 8 mi­llo­nes de mo­to­ci­cle­tas y pro­du­ce dia­ria­men­te 11.000 to­ne­la­das de ba­su­ra. Son da­tos que sa­can de qui­cio a

los eco­lo­gis­tas en es­ta me­tró­po­li. Ellos han lan­za­do una cam­pa­ña pa­ra pro­mo­ver el uso de pa­ji­tas de bam­bú, bo­te­llas re­tor­na­bles y va­sos de por­ce­la­na. Co­mo efec­to se­cun­da­rio de la cam­pa­ña ha sur­gi­do un nue­vo es­ti­lo de vi­da que es­tá de mo­da aho­ra y que tam­bién pue­den des­cu­brir mu­chos tu­ris­tas: ellos pue­den alo­jar­se en eco­ho­te­les ver­des, be­ber ju­gos bio­ló­gi­cos en ba­res si­tua­dos en azo­teas y sa­bo­rear ver­du­ras fri­tas en pues­tos de co­mi­da ve­ge­ta­ria­na.

En una ca­ja de ma­de­ra en la tien­da Thèm (De­seo) hay po­me­los

Pa­ra los bu­dis­tas, vi­vir en ar­mo­nía con uno mis­mo y con el mun­do es una ne­ce­si­dad. Los días ve­ge­ta­ria­nos, de­ter­mi­na­dos por el ca­len­da­rio lu­nar, per­mi­ten una lim­pie­za in­ter­na.

jo­ro­ba­dos, jen­gi­bre arru­ga­do, raí­ces de ga­lan­ga te­rro­sas (una plan­ta tí­pi­ca asiá­ti­ca e hin­dú,de sa­bor pa­re­ci­do al jen­gi­bre) y pe­que­ños me­lo­nes. Sin em­bar­go, Phuc y Khanh, de 27 y 24 años, tie­nen una ca­ra ra­dian­te. No les im­por­ta que sus ver­du­ras y fru­tas ten­gan un as­pec­to po­co atrac­ti­vo: así, to­do el mun­do pue­de ver que sus pro­duc­tos han si­do cul­ti­va­dos de for­ma or­gá­ni­ca, sin pes­ti­ci­das. Los dos al­qui­lan una tien­da en el co­ra­zón de Ho Chi Minh, al la­do de un co­me­dor po­pu­lar ve­ge­ta­riano y a la vuel­ta de la es­qui­na de ho­te­les bou­ti­que, hos­ta­les y ba­res que es­tán de mo­da.

Pa­ra los bu­dis­tas, vi­vir en ar­mo­nía con uno mis­mo y con el mun­do es una ne­ce­si­dad. Los días ve­ge­ta­ria­nos, de­ter­mi­na­dos por el ca­len­da­rio lu­nar, per­mi­ten una lim­pie­za in­ter­na. En el res­tau­ran­te Hum se sir­ven en ele­gan­tes me­sas de ma­de­ra pla­tos co­mo so­pa de aza­frán, en­sa­la­da de flor de plá­tano, pal­mi­tos asa­dos y to­fu tierno. To­do es ve­ge­ta­riano.

Do Truoc, un guía tu­rís­ti­co, ha­bla de su pa­sa­do, de la Gue­rra de Viet­nam, cuan­do na­da­ba por ríos sal­va­jes con la mo­chi­la a la es­pal­da y la ame­tra­lla­do­ra en­ci­ma de la ca­be­za. "Qué bueno que hoy nos preo­cu­pe­mos por la ba­su­ra plás­ti­ca y no por có­mo so­bre­vi­vir día a día", di­ce mien­tras que ti­ra a con­cien­cia la en­vol­tu­ra de su ca­ra­me­lo al cu­bo de ba­su­ra más cer­cano.

LOS RES­TAU­RAN­TES eco­ló­gi­cos y tran­qui­los con­vi­ven con una ciu­dad lle­na de vehícu­los y rui­do de mo­to­res de mo­tos.

UNA EN­SA­LA­DA de raíz de co­co, cham­pi­ño­nes chi­nos es­to­fa­dos o ar­ve­jas fri­tas sa­ben muy sa­bro­sos, jun­to con cer­ve­za Té-Té y to­do se con­si­gue en los mer­ca­dos y pues­tos ca­lle­je­ros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.