Pe­rros de va­ca­cio­nes

Las va­ca­cio­nes pue­den ser más di­ver­ti­das si las com­par­tís con tu mas­co­ta pe­ro te­nien­do con­cien­cia de que en épo­ca es­ti­val se de­ben te­ner mu­chos más cui­da­dos pa­ra que na­da afec­te su sa­lud.

Mia - - SUMARIO -

Agua y sol son la du­pla per­fec­ta pa­ra las per­so­nas y tam­bién pa­ra los pe­rros, siem­pre y cuan­do to­me­mos las pre­cau­cio­nes ne­ce­sa­rias pa­ra dis­fru­tar sin nin­gún pe­li­gro.

Los pe­rros pue­den su­frir un gol­pe de ca­lor, es­to es cuan­do la ca­pa­ci­dad ter­mo­rre­gu­la­do­ra del or­ga­nis­mo del ani­mal es su­pe­ra­da por la ga­nan­cia de ca­lor am­bien­tal. Es un pe­li­gro muy real du­ran­te la épo­ca es­ti­val y sus con­se­cuen­cias pue­den ser real­men­te gra­ves, por eso nun­ca lo dejes en­ce­rra­do en un co­che ba­jo el sol: en tan só­lo 20 mi­nu­tos, la tem­pe­ra­tu­ra in­te­rior del vehícu­lo pue­de ser in­so­por­ta­ble y cau­sar, in­clu­so, la muer­te de la mas­co­ta.

Evi­tá los pa­seos, jue­gos y ejer­ci­cio en ho­ras de má­xi­mo ca­lor.

Si lo lle­vás de va­ca­cio­nes a la cos­ta, con­sul­tá en la web cuá­les pla­yas dog­friendly te­nés que per­mi­ten el ac­ce­so a los pe­rros.

Una vez que es­tés con él en la pla­ya, tra­tá que siem­pre ha­ya un si­tio pa­ra co­bi­jar­lo de­ba­jo de la som­bri­lla, y que no pa­se de­ma­sia­do tiem­po ex­pues­to al sol.

Pro­cu­rá que el be­be­de­ro es­té lleno, lim­pio y con­ten­ga agua fres­ca. Se re­co­mien­da cam­biar­la, al me­nos, un par de ve­ces al día. Re­cor­dá que el agua es­tan­ca­da pue­de con­te­ner pa­rá­si­tos y bac­te­rias. Si lo lle­vás de pa­seo o a la pla­ya, no te ol­vi­des de un be­be­de­ro por­tá­til y agua fres­ca.

Es pre­fe­ri­ble no dar­le de co­mer jus­to an­tes de que en­tre al agua.

Cuan­do re­gre­ses de la pla­ya, re­mó­ja­lo con agua dul­ce y ce­pí­lla­lo, da­do que la sal pue­de da­ñar el pe­lo y su piel.

La hi­dro­te­ra­pia o te­ra­pia acuá­ti­ca es útil pa­ra so­lu­cio­nar pro­ble­mas tan­to de sa­lud co­mo de com­por­ta­mien­to en pe­rros. Me­dian­te la ayu­da del agua y la na­ta­ción se pue­den ali­viar los sín­to­mas de do­len­cias co­mo la ar­tro­sis y pa­liar cier­tos do­lo­res mus­cu­la­res, com­ba­tir el ex­ce­so de pe­so y, en de­fi­ni­ti­va, ayu­dar­lo a es­tar más en for­ma. Ade­más, mu­chos etó­lo­gos y edu­ca­do­res ca­ni­nos re­co­mien­dan la na­ta­ción co­mo te­ra­pia pa­ra pe­rros ner­vio­sos o hi­per­ac­ti­vos ya que es un ti­po de ejer­ci­cio que los re­la­ja.

No te ol­vi­des que vos lle­vás cal­za­do pe­ro ellos no, y la are­na en la pla­ya y el as­fal­to en la ca­lle, a de­ter­mi­na­das ho­ras del día, que­ma y se con­vier­te en una su­per­fi­cie abra­sa­do­ra que pue­de da­ñar las al­moha­di­llas de los pe­rros.

Las va­ca­cio­nes per­mi­ten pa­sar más tiem­po pa­ra ju­gar, lo que es do­ble­men­te bueno, pa­ra afian­zar tu re­la­ción con la mas­co­ta y pa­ra que se ejer­ci­te en una ac­ti­vi­dad que dis­fru­ta. Con­se­jo: no lo pier­das de vis­ta en nin­gún mo­men­to, so­bre to­do si en­tra so­lo al mar co­rrien­do o per­si­guien­do una pe­lo­ta. Es una ac­ti­vi­dad di­ver­ti­da y re­fres­can­te pe­ro no es­tá exen­ta de pe­li­gros.

Por úl­ti­mo: siem­pre lle­va con vos sus pa­pe­les y va­cu­nas. Nun­ca se sa­be cuán­do po­des ne­ce­si­tar­los.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.