Ca­mi­nar en la are­na.

Man­te­ner un pe­so sa­lu­da­ble, for­ta­le­cer hue­sos y múscu­los e in­clu­so pre­ve­nir en­fer­me­da­des del co­ra­zón, co­mo presión ar­te­rial y dia­be­tes ti­po 3, son algunos de los be­ne­fi­cios de an­dar des­cal­za por la pla­ya. Así que, ¡en mar­cha!

Mia - - Sumario -

To­dos sa­be­mos que ca­mi­nar por la pla­ya es muy bueno, pe­ro ¿por qué?, ¿qué ha­ce que ca­mi­nar so­bre la are­na apor­te be­ne­fi­cios a nues­tra sa­lud? Los be­ne­fi­cios de an­dar por la are­na se re­la­cio­nan di­rec­ta­men­te con el sis­te­ma car­dio­vas­cu­lar, ya que favorece su es­ti­mu­la­ción al con­tac­tar la piel con la are­na y se renueva el flu­jo san­guí­neo, pre­vi­nien­do por ejem­plo que la fal­ta de re­torno ve­no­so hin­che los to­bi­llos o fa­vo­rez­ca apa­ri­ción de va­ri­ces.

Se­gún cien­tí­fi­cos, por la plan­ta del pie pasan mu­chos ner­vios re­la­cio­na­dos con las fun­cio­nes vi­ta­les, por tan­to la plan­ta del pie es im­por­tan­te ca­ta­li­za­dor de sen­sa­cio­nes y su con­tac­to con la are­na favorece la re­la­ja­ción y pro­pi­cia un efec­to se­dan­te que li­be­ra es­trés y fa­ci­li­ta una bue­na ex­pre­sión de las fun­cio­nes vi­ta­les. El an­dar por la are­na es una re­sis­ten­cia ex­tra al te­ner que tra­ba­jar de ma­ne­ra más in­ten­sa la mus­cu­la­tu­ra y ver­se im­pli­ca­dos un ma­yor nú­me­ro de múscu­los, así to­ni­fi­ca­re­mos el to­bi­llo y es­to pre­ven­drá le­sio­nes. Ade­más, mi­ne­ra­les de la are­na co­mo el yo­do, ayu­dan a to­ni­fi­car los múscu­los e hi­dra­tar la piel.

No es lo mis­mo ca­mi­nar por la are­na mo­ja­da que se­ca, ya que es­ta úl­ti­ma opo­ne ma­yor re­sis­ten­cia al an­dar, por tan­to, pa­ra se­guir una pro­gre­sión ló­gi­ca, co­men­za­re­mos an­dan­do so­bre are­na mo­ja­da pa­ra pa­sar po­co a po­co a la are­na se­ca. De es­te mo­do, tam­bién evi­ta­re­mos que apa­rez­can agu­je­tas o mo­les­tos do­lo­res que ha­rán que abo­rrez­ca­mos ca­mi­nar so­bre are­na des­de el pri­mer día. Co­mo pre­ven­ción, se de­be ca­mi­nar a ho­ras pru­den­tes pa­ra que el sol no da­ñe, usar pro­tec­tor so­lar, mo­ver las ma­nos pa­ra evi­tar que se hin­chen, uti­li­zar un som­bre­ro lle­var agua pa­ra hi­dra­tar­se.

Be­ne­fi­cios

• Ca­mi­nar en la are­na re­quie­re un es­fuer­zo ma­yor que ca­mi­nar en una su­per­fi­cie du­ra. Múscu­los y ten­do­nes tra­ba­jan más fuer­te a me­di­da que el pie se mue­ve por la are­na.

• Ca­mi­nar a un rit­mo más len­to mien­tras los pies se hun­den en la are­na re­quie­re más es­fuer­zo que ca­mi­nar rá­pi­do o in­clu­so tro­tar.

• Ca­mi­nar en la are­na re­quie­re de 2- 3 ve­ces más ener­gía que ca­mi­nar en su­per­fi­cies du­ras.

• Co­rrer en la are­na con­su­me 1,6 ve­ces más ener­gía que co­rrer en su­per­fi­cies du­ras.

• Ca­mi­nar por la are­na de la pla­ya es tan re­la­jan­te que la ma­yo­ría de la gente ca­mi­na más le­jos de lo que nor­mal­men­te lo ha­ría en cin­tas de co­rrer, por el mon­te o por un par­que. Los pa­sos del po­dó­me­tro au­men­tan sin es­fuer­zo.

• En lu­gar de gol­pear las ar­ti­cu­la­cio­nes y los pies con­tra el pa­vi­men­to

du­ro, la are­na ac­túa co­mo un amor­ti­gua­dor na­tu­ral.

• Los es­tu­dios di­cen que la ma­yo­ría de las per­so­nas tie­ne ca­ren­cia de vi­ta­mi­na D. Mien­tras ca­mi­nás por la pla­ya, ab­sor­be­rás la vi­ta­mi­na D na­tu­ral del sol.

• Los de­fen­so­res de la sa­lud di­cen que ca­mi­nar des­cal­zo re­co­nec­ta con la be­lle­za de la na­tu­ra­le­za, lo que ayu­da a re­du­cir el es­trés a me­di­da que la vi­da en­cuen­tra pers­pec­ti­va.

• Que­mar ca­lo­rías es uno de los be­ne­fi­cios de cual­quier ejer­ci­cio. Uno de los prin­ci­pa­les de ca­mi­nar en una pla­ya es que se que­ma de 20 a 50 % más ca­lo­rías que ha­cer­lo al mis­mo rit­mo en una su­per­fi­cie du­ra.

Re­co­men­da­cio­nes

• Pa­ra un cor­to pa­seo por la pla­ya, ca­mi­nar des­cal­zo es­tá bien, pe­ro si vas a ca­mi­nar dis­tan­cias más lar­gas, ase­gu­ra­te de ca­mi­nar con un cal­za­do ade­cua­do. Lo ideal es uti­li­zar san­da­lias pa­ra no te­ner que preo­cu­par­se por mo­jar­se los za­pa­tos.

• Ca­mi­nar lar­gas dis­tan­cias en la are­na con los pies des­cal­zos pue­de oca­sio­nar ca­lam­bres en la es­pi­ni­lla o un ten­dón ado­lo­ri­do en el ta­lón.

• Si mien­tras ca­mi­nás ha­ce ca­lor, siem­pre po­dés me­ter­te al agua pa­ra re­fres­car­te.

• No ol­vi­de que uno de los mu­chos be­ne­fi­cios de ca­mi­nar en la pla­ya es que ca­mi­nar es re­la­jan­te, así que no ol­vi­des de­te­ner­te y dis­fru­tar del en­torno, ob­ser­van­do los siem­pre cam­bian­tes colores del agua y el cie­lo.

7 for­mas pa­ra ha­cer tus ca­mi­na­tas más in­tere­san­tes

• Rea­li­zar un re­co­rri­do acús­ti­co

En lu­gar de es­cu­char la lis­ta que te­nés en tu apli­ca­ción pre­fe­ri­da y que tan­tas ve­ces re­pa­sa­te, de­já los au­ri­cu­la­res en ca­sa y co­nec­ta­te con tu en­torno. Na­tu­ral­men­te vas a em­pe­zar a al­ter­nar en­tre la mú­si­ca y el so­ni­do de la na­tu­ra­le­za y la ciu­dad.

• Agu­di­zá el sen­ti­do de la vis­ta Trans­por­ta­te le­jos pen­san­do en tu ca­mi­na­ta co­mo una aven­tu­ra. Pres­tá aten­ción a cuán­tas aves, plan­tas o flo­res di­fe­ren­tes po­dés en­con­trar en tu ca­mino ha­bi­tual.

• Apren­dé un nue­vo idio­ma Con­ver­tí tu pró­xi­ma ca­mi­na­ta en una se­sión edu­ca­ti­va. ¿De qué ma­ne­ra po­dés lle­var ade­lan­te? Muy sim­ple, es­cu­cha du­ran­te 20 minutos un con­te­ni­do de apren­di­za­je de otro idio­ma y du­ran­te el res­to del tra­yec­to prac­ti­cá lo que apren­dis­te.

• Sé un an­tro­pó­lo­go cul­tu­ral Con­ver­ti­te en una in­ves­ti­ga­do­ra de tus al­re­de­do­res. To­má una fo­to­gra­fía de tu ár­bol o vis­ta favorita to­dos los días y creá un ca­tá­lo­go no só­lo de la be­lle­za de la na­tu­ra­le­za a tra­vés del pa­so del tiem­po sino tam­bién de tu de­di­ca­ción al su­mar pa­sos.

• Buscá com­pa­ñe­ros de pa­sos Pa­ra mu­chos sa­lir so­los es el prin­ci­pal obs­tácu­lo. Una bue­na al­ter­na­ti­va es ar­mar un gru­po mo­ti­va­dor pa­ra que to­dos se sien­tan ten­ta­dos a par­ti­ci­par. Hay dis­po­si­ti­vos, ti­pos re­lo­jes, que se pue­den usar pa­ra com­pe­tir en re­tos dia­rios o se­ma­na­les y que ga­ne el me­jor, la com­pe­ten­cia los mo­ti­va­rá a lle­gar más le­jos.

• Sa­cá el me­jor pro­ve­cho de tu ki­lo­me­tra­je

For­má un círcu­lo ima­gi­na­rio de 3 km al­re­de­dor de don­de es­tés. El ob­je­ti­vo es que a to­dos los lu­ga­res que se en­cuen­tren den­tro de ese ra­dio só­lo po­dés ir ca­mi­nan­do. No es tan gra­ve co­mo es­tás pen­san­do. An­tes de pen­sar que es un dis­pa­ra­te, ha­cé la prue­ba, te vas a sor­pren­der de la gran can­ti­dad de co­sas que po­dés ha­cer a pie. ¡Ani­ma­te!

• Au­to­de­sa­fia­te

Re­ta­te a vos mis­ma pa­ra ver qué tan le­jos po­dés ex­ten­der el tiem­po de tu ca­mi­na­ta. Em­pe­zá in­ten­tan­do ca­mi­nar du­ran­te 30 minutos por día du­ran­te la pri­me­ra se­ma­na y an­dá agre­gan­do tiem­po.

TIEM­POS PRU­DEN­TES Em­pe­zá con pe­río­dos cor­tos so­bre are­na mo­ja­da y lue­go pa­sa a la se­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.