Te­ner un pe­rro en ca­sa.

Es un com­pa­ñe­ro leal y el más agra­de­ci­do ami­go. Con­vi­vir con un pe­rro no es una ta­rea di­fí­cil ni te­dio­sa, pe­ro con­lle­va el com­pro­mi­so de aten­der­lo y pro­cu­rar que es­té sano y fe­liz.

Mia - - Sumario - Fuen­te: wwwdrro­me­ro. com. ar

La adop­ción de una mas­co­ta es un ac­to ge­ne­ro­so ha­cia el animal, pe­ro mu­chas ve­ces pue­de ser con­si­de­ra­do co­mo com­prar­le un ju­gue­te a nues­tros hi­jos. Ellos, si son pe­que­ños, no mi­den el gra­do de res­pon­sa­bi­li­dad fren­te al pi­chi­cho que jue­ga y duer­me gran parte del día. So­mos los adul­tos quie­nes de­be­mos in­for­mar­nos so­bre los cuidados, ali­men­ta­ción, va­cu­nas, sa­li­das e hi­gie­ne que el pe­rro de­man­da.

Es­tos son algunos de los con­se­jos que da el Dr. Ro­me­ro, ve­te­ri­na­rio, pa­ra que ese po­ten­cial ami­go ten­ga una vi­da ple­na y sa­lu­da­ble.

• Los pe­rros ha­cen sus ne­ce­si­da­des den­tro de la me­dia ho­ra pos­te­rior a la co­mi­da. Sa­ca­lo a pa­sear lue­go de comer.

• El ali­men­to ba­lan­cea­do de ca­li­dad, es­tá efec­ti­va­men­te ba­lan­cea­do. No le agre­gues otro ti­po de co­mi­da. Lo des­equi­li­bras.

• Va­cu­nas: Lle­va­lo al ve­te­ri­na­rio una vez al año pa­ra que lo con­tro­le y le apli­que sus va­cu­nas.

• La hi­gie­ne den­tal de los ani­ma­les es im­pres­cin­di­ble pa­ra su sa­lud.

• To­do “bulto” que en­cuen­tres en tu animal, de­be ser sa­ca­do o por lo me­nos biop­sia­do. Con­su­tá con el ve­te­ri­na­rio.

• Pa­ra los pe­rros pe­que­ños, las co- rreas ex­ten­si­bles no son una bue­na op­ción por­que po­dés per­der el control.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.