Una nue­va de­cep­ción

Bel­grano no en­cuen­tra res­pues­tas fut­bo­lís­ti­cas, ca­yó con­tra Vé­lez y ca­da vez se com­pli­ca más con el pro­me­dio.

Mundo D - - Página Delantera - En­via­do es­pe­cial a Bue­nos Ai­res Se­bas­tián Rog­ge­ro srog­ge­ro@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Bel­grano es­tá exac­ta­men­te don­de no que­ría es­tar: en el mo­men­to de ju­gar sin mar­gen de error. Des­pués de la caí­da 1-0 con Vé­lez, en Bue­nos Ai­res, lle­gó al pun­to sin re­torno, al de afron­tar ca­da uno de los par­ti­dos que le que­dan en la Su­per­li­ga con una pre­sión es­tre­san­te. Ocho pun­tos en 10 fe­chas es una ci­fra que es­ta­cio­nó al equi­po en la si­tua­ción in­có­mo­da de es­pe­rar mi­la­gros pro­pios y aje­nos.

Lo de “mi­la­gros pro­pios” sue­na a mu­cho, pe­ro tie­ne que ver con la ne­ce­si­dad y ur­gen­cia de con­se­guir un cam­bio ro­tun­do en su for­ma de ju­gar. Así no le al­can­za, así no le da la naf­ta pa­ra cru­zar la lí­nea de la zo­na de los promedios.

Se vio con Vé­lez: po­qui­to Bel­grano, es­truc­tu­ra­do pa­ra una chan­ce (la del con­tra­gol­pe), sin va­rian­tes, sin salvadores, sin va­lor co­lec­ti­vo. Bel­grano es­tá en el mo­men­to de ne­ce­si­tar un res­ca­te emo­ti­vo, un triun­fo pe­sa­do, ha­cer po­si­ble un im­po­si­ble.

Bel­grano es­tá ne­ce­si­tan­do de­jar atrás la sa­li­da de Lu­cas Ber­nar­di, la go­lea­da de Ta­lle­res y el fa­llo del ár­bi­tro Fer­nan­do Es­pi­no­za con­tra Ban­fi­eld. Bel­grano es­tá ne­ce­si­tan­do de­jar de ver fan­tas­mas de cons­pi­ra­ción.

Bel­grano es­tá ne­ce­si­tan­do un gol, un pa­se, una gam­be­ta, un to­que, un triun­fo. Bel­grano es­tá ne­ce­si­tan­do no hun­dir­se a sí mis­mo. Aún cuan­do los erro­res pro­pios po­drían ha­cer ex­plo­tar to­do. Y el DT lo es­tá vien­do. Y es­tá ac­tuan­do pa­ra ta­par esos ba­ches…

Ose­lla, en mo­do op­ti­mis­ta

En el ba­ru­llo de “el mo­men­to del par­ti­do”, hay un ges­to inad­ver­ti­do y que mar­ca lo que Die­go Ose­lla es­tá tra­tan­do de ha­cer. Gil Ro­me­ro aca­ba­ba de ver la ro­ja por dos fal­tas in­ge­nuas (so­bre to­do, la pri­me­ra). Bel­grano que­da­ba con 10 y al en­tre­na­dor se le ve­nía a pi­que el tra­ba­jo que se es­ta­ba ha­cien­do con má­xi­mo es­fuer­zo: sos­te­ner y aguan­tar a Vé­lez. La do­ble ama­ri­lla de Gil Ro­me­ro in­vi­ta­ba a Ose­lla a mal­de­cir en to­dos los idio­mas, pe­ro fue a pal­mear al ju­ga­dor. Le ha­bló sin re­pro­ches.

Y, en­ci­ma, des­pués lle­gó el se­gun­do mo­men­to cla­ve del par­ti­do: cuan­do se fue le­sio­na­do Ma­tías Suá­rez. Una con­trac­tu­ra sa­có al ca­pi­tán de la can­cha y tam­bién acor­tó los an­he­los de Bel­grano. En dos mi­nu­tos, Bel­grano se que­dó con 10 y sin “10”.

Y Ose­lla si­guió en mo­do op­ti­mis­ta, acor­dan­do cam­bios con su her­mano des­de el ban­co. Ose­lla, en de­fi­ni­ti­va, bus­ca que no se le de­pri­ma na­die, tra­ba­ja pa­ra cons­truir for­ta­le­za jus­to en el mo­men­to en el que Bel­grano va a ne­ce­si­tar­la co­mo nun­ca an­tes des­de que vol­vió a Pri­me­ra Di­vi­sión en 2011. Se­gu­ro re­que­ri­rá al­go de aque­lla épi­ca aplicada con Ri­ver pa­ra sa­lir de es­ta ra­cha ne­ga­ti­va (un triun­fo so­bre 10 par­ti­dos), pa­ra lle­gar al ob­je­ti­vo de se­guir en Pri­me­ra.

“Se es­ta­ba ju­gan­do el par­ti­do que ima­gi­ná­ba­mos. Es­tá­ba­mos có­mo­dos sin la pe­lo­ta, pe­ro lle­gó la ex­pul­sión y la sa­li­da de Ma­tías. Pe­ro aún así, has­ta que lle­gó el gol de Cu­fré, lo te­nía­mos con­tro­la­do a Vé­lez. Se es­ta­ban po­nien­do im­pa­cien­tes”, fue lo pri­me­ro que di­jo Ose­lla an­te los pe­rio­dis­tas en la puer­ta del ves­tua­rio vi­si­tan­te de la can­cha de Vé­lez. Me­tros más atrás, veía to­do de cer­ca Sergio Vi­lle­lla, uno de los vi­ce­pre­si­den­tes del Pi­ra­ta.

Cla­ro que a Ose­lla le ca­yó la pre­gun­ta de por qué a Bel­grano le es­tá re­sul­tan­do dra­má­ti­co lle­gar al ar­co ri­val. Cua­tro go­les en la Su­per­li­ga es po­quí­si­mo. “Creo que Bel­grano es­tá de­fen­dien­do bien, es­tá só­li­do. Nos fal­ta la otra par­te, que es ges­tar jue­go. Creo que Bel­grano es un equi­po emer­gen­te y, co­mo tal, ne­ce­si­ta or­de­nar­se. Nos faltan ju­ga­do­res co­mo (Ma­xi­mi­li­ano) Lu­go y (Juan) Bru­net­ta, que nos pue­den dar al­go más cuan­do te­ne­mos la pe­lo­ta. Lu­go nos da ese pa­se fil­tra­do y acom­pa­ña has­ta el área. Bru­net­ta, igual, son ju­ga­do­res im­por­tan­tes”, ana­li­zó.

Cuan­do le con­sul­ta­ron so­bre la in­clu­sión de Gil Ro­me­ro en lu­gar de Wil­son Al­ta­mi­rano, ex­pli­có: “Me in­cli­né por Gil Ro­me­ro por su ex­pe­rien­cia, no iba a cam­biar mu­cho el plan si ju­ga­ba Wil­son o Gil Ro­me­ro. Gil Ro­me­ro fue a dos en­con­tro­na­zos y lo ex­pul­sa­ron. Fue una ro­ja apre­su­ra­da, qui­zá us­te­des lo ven di­fe­ren­te. Hoy no te­ne­mos quién nos dé jue­go”.

Ose­lla le pu­so pa­la­bras a lo que ve des­de que lle­gó a Bel­grano. “Hay im­pa­cien­cia, hay preo­cu­pa­ción, se ve to­do ne­ga­ti­vo. Pe­ro yo ten­go que tra­ba­jar pa­ra me­jo­rar, pa­ra que em­pe­ce­mos a ga­nar. No hay otra ma­ne­ra”.

An­tes de ir­se del es­ta­dio, Ose­lla de­jó la fra­se jus­ta: “¡¿Qué le va­mos a de­cir al hin­cha de Bel­grano?! Hay que de­cir me­nos y ha­cer más”. Y sí, Bel­grano es­tá jus­to don­de no que­ría es­tar: an­cla­do en la zo­na ro­ja, sin mar­gen.

(FE­DE­RI­CO LÓ­PEZ CLA­RO)

Aba­ti­dos. Me­nos­se, Lu­na y Na­ni sin­te­ti­zan la ima­gen ce­les­te tras la de­rro­ta 1-0 con Vé­lez en Li­niers. La “B” ga­nó só­lo un par­ti­do de los 10 que ju­gó has­ta aho­ra en la Su­per­li­ga.

(FE­DE­RI­CO LÓ­PEZ CLA­RO)

Die­go Ose­lla. El ges­to del en­tre­na­dor de Bel­grano lo di­ce to­do, aun­que lue­go de la caí­da fren­te a Vé­lez eli­gió pen­sar en có­mo me­jo­rar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.