En Al­ta Cór­do­ba, Ins­ti­tu­to ven­ció 1-0 a Mitre, hil­va­nó la se­gun­da vic­to­ria al hi­lo y se aco­mo­da en la ta­bla.

Po­nien­do el al­ma y el co­ra­zón, la Glo­ria le ga­nó un par­ti­do cla­ve a Mitre de San­tia­go del Es­te­ro. Tres pun­tos vi­ta­les. Lo aguan­tó y de­jó to­do.

Mundo D - - Página Delantera - Her­nán Lau­rino hlau­rino@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

El co­ra­zón la­te más fuer­te que de cos­tum­bre. Y las pier­nas due­len. Las de los de aden­tro, de tan­to ir al pi­so y me­ter, y las de los de afue­ra, en la pla­tea, de tan­to pa­tear el ce­men­to.

Es que Ins­ti­tu­to ano­che tu­vo una ba­ta­lla. Pe­ro el equi­po de Da­río Fran­co se subió al ring por­que es­tá dis­pues­to a dar ba­ta­lla.

Ya lo ha­bía de­mos­tra­do con­tra Tem­per­ley, cuan­do el equi­po se le­van­tó y cam­bió la ac­ti­tud en el mo­men­to jus­to. Se hi­zo más gue­rre­ro, más ba­ta­lla­dor.

Y ano­che, an­te Mitre de San­tia­go del Es­te­ro, por la no­ve­na fe­cha, fue eso: una gue­rra.

El Al­bi­rro­jo lo­gró pe­gar en el mo­men­to jus­to y des­pués, aguan­tar. Pu­so al­ma y co­ra­zón, pa­ra ce­rrar un triun­fo ne­ce­sa­rio y vi­tal por 1-0. Así hil­va­nó su se­gun­da vic­to­ria con­se­cu­ti­va y se me­tió en pues­tos del Re­du­ci­do. En el mo­men­to jus­to del cam­peo­na­to.

Ca­ram­bo­la a fa­vor

Si hay al­go que ne­ce­si­ta­ba el equi­po de Fran­co en es­te mo­men­to que atra­vie­sa en el torneo era me­ter un gol rá­pi­do, pa­ra en­trar bien al par­ti­do que le ur­gía ga­nar de lo­cal. Y el des­tino es­ta vez le ju­gó a fa­vor, por­que a los 7 se pu­so en ven­ta­ja. Un cen­tro de Ca­ne­ver en­con­tró la ca­be­za de Ve­get­ti, que la me­tió al me­dio. Y lue­go de que Ella­có­pu­los le die­ra al pa­lo, los de­fen­so­res de Mitre hi­cie­ron to­do lo po­si­ble pa­ra que la pe­lo­ta sí en­tra­ra. Fue en con­tra pa­ra el 1-0.

El Al­bi­rro­jo te­nía la iniciativa co­mo en ca­da par­ti­do de lo­cal y la pe­lo­ta, aun­que los san­tia­gue­ños pro­po­nían. La no­che le sen­ta­ba bien al lo­cal, con Na­va­rro ma­ne­jan­do los hi­los, Agui­rre sien­do pi­lar del fon­do y Ve­get­ti ol­fa­tean­do siem­pre el gol.

Más ba­lan­cea­do que en los an­te­rio­res par­ti­dos de lo­cal (con la pre­sen­cia de Flo­res co­mo la­ter-al­vo­lan­te de­re­cho y En­driz­zi ha­cien­do las co­ber­tu­ras), pu­do ha­ber au­men­ta­do el mar­ca­dor an­tes del cie­rre de la pri­me­ra eta­pa.

Si Men­do­za hu­bie­ra te­ni­do un pri­mer tiem­po más fino, se­gu­ra­men­te así hu­bie­ra si­do. Igual­men­te, aun­que las co­sas no le sa­lie­ran, el “10” fue al pi­so y mos­tró com­pro­mi­so. Co­mo to­dos.

Al es­ti­lo Fran­co

El com­ple­men­to no tu­vo paz y sí emo­cio­nes, adre­na­li­na. Fran­co fue ex­pul­sa­do por pro­tes­tar un la­te­ral ape­nas co­men­za­do el se­gun­do tiem­po y pa­só a di­ri­gir des­de la pla­tea baja.

Aden­tro de la can­cha, Mitre pre­sio­na­ba y ata­ca­ba, de­jan­do al­gu­nos es­pa­cios.

Ins­ti­tu­to se fue me­tien­do atrás y per­dió to­tal­men­te el con­trol de la pe­lo­ta. En­tró “Na­cho” Antonio pa­ra dar una mano en la re­cu­pe­ra­ción, en un mo­men­to crí­ti­co.

Los mi­nu­tos fi­na­les fue­ron pu­ro su­fri­mien­to y lu­cha. Des­de Ve­get­ti pe­leán­do­se con­tra to­dos, co­mo ima­gen sim­bó­li­ca. Su es­tre­lla tam­bién se fa­jó por el equi­po.

Ins­ti­tu­to las pe­leó a to­das a ra­biar, de­jan­do la piel y más tam­bién. El Al­bi­rro­jo es­tá de pie. Co­mo lo quie­re ver su gen­te: po­nien­do el co­ra­zón en la can­cha. Así, le va a dar pe­lea a cual­quie­ra.

(PE­DRO CAS­TI­LLO)

Fes­te­jo al­bi­rro­jo. El gol en con­tra de los san­tia­gue­ños va­lió pa­ra ce­le­brar de nue­vo en Al­ta Cór­do­ba.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.