El fútbol no pue­de ni de­be ta­par to­do lo que pa­sa

Mundo D - - Fútbol - Gui­ller­mo Puen­te Pe­lo­ta­zo al va­cío gpuen­te@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Cuan­do Bo­ca y Ri­ver se per­fi­la­ban pa­ra lle­gar a la fi­nal de la Co­pa Li­ber­ta­do­res, se sa­bía que el país fut­bo­le­ro iba a co­lap­sar. Y al­go de eso es­tá su­ce­dien­do aho­ra que es­ta­mos tran­si­tan­do por una pre­via car­ga­da de an­sie­dad, ner­vio­sis­mo, an­gus­tia, dis­fru­te... y po­lí­ti­ca.

Sí, po­lí­ti­ca. La in­tro­mi­sión del pre­si­den­te Mauricio Ma­cri en es­ta fi­nal his­tó­ri­ca fue una de las pi­fia­das de su ges­tión.

El vier­nes, el pri­mer man­da­ta­rio ar­gen­tino se le­van­tó y ti­ró, vía Twit­ter a las 7.48, que iba a pe­dir­le a la mi­nis­tra de Se­gu­ri­dad que vol­vie­ran los hin­chas vi­si­tan­tes.

Las au­to­ri­da­des en­car­ga­das del te­ma, que días an­tes ha­bían de­cla­ra­do que no es­ta­ban da­das las con­di­cio­nes pa­ra el re­gre­so de los vi­si­tan­tes en Bue­nos Ai­res, se mi­ra­ron asom­bra­das. Los di­rec­ti­vos de los clu­bes, tam­bién.

El asom­bro fue ma­yor cuan­do a me­dia ma­ña­na Ma­cri re­do­bló la apues­ta en ra­dio La Red, afir­man­do que el re­gre­so se con­cre­ta­ba.

Lo in­creí­ble de to­do es­to fue que es­te anun­cio bien fut­bo­le­ro y po­pu­lis­ta lo hi­zo Ma­cri en un día que los com­bus­ti­bles au­men­ta­ron. Y que na­die pue­de ex­pli­car de ma­ne­ra sen­ci­lla y al al­can­ce de to­dos có­mo de­jan su­bir las naf­tas cuan­do el dó­lar es­tá es­ta­ble o ba­ja.

El fútbol no pue­de ta­par to­do. No de­be ha­cer­lo. El pre­si­den­te de la Na­ción no pue­de creer eso, por­que si no es­ta­mos en gra­ves pro­ble­mas co­mo ar­gen­ti­nos.

El pa­pe­lón si­guió por la tar­de­ci­ta del vier­nes. Ma­cri vol­vió a ha­blar con un me­dio so­bre... fútbol. Lo hi­zo en Fox Ra­dio y, al ver el re­cha­zo que per­ci­bió de los or­ga­nis­mos de se­gu­ri­dad y de los clu­bes, ya no ha­bló de una im­po­si­ción pa­ra que vol­vie­ran los vi­si­tan­tes sino de una su­ge­ren­cia y que de­ja­ba la de­ci­sión a Bo­ca y a Ri­ver.

No que­dó bien pa­ra­do Ma­cri. Se qui­so me­ter en la sú­per fi­nal de la Li­ber­ta­do­res y le sa­lió mal. El opor­tu­nis­mo po­lí­ti­co, en es­te ca­so, fue un gol en con­tra pa­ra el ex­pre­si­den­te de Bo­ca, que se lar­gó en un mal mo­men­to del país a ha­blar de fútbol.

Se­rá her­mo­so, es­tre­san­te, di­ver­ti­do, de pu­ro ner­vios, de mu­chas apues­tas, de car­ga­das, de no­ches sin dor­mir, y de mu­chas co­sas más el Bo­ca-Ri­ver y el Ri­ver-Bo­ca que se vie­nen. His­tó­ri­co. Se re­cor­da­rá por los si­glos de los si­glos por­que se­rá el pri­me­ro en una fi­nal de Co­pa Li­ber­ta­do­res. Pe­ro al día si­guien­te de la se­gun­da fi­na­lí­si­ma la vi­da con­ti­nua­rá. Al­gu­nos, con una ale­gría enor­me e in­des­crip­ti­ble por ha­ber­le ga­na­do el má­xi­mo tí­tu­lo con­ti­nen­tal al ri­val de siem­pre. Otros, amar­ga­dos por ha­ber­la per­di­do.

Pe­ro en am­bos ca­sos ten­drán que ir a una es­ta­ción de ser­vi­cios a car­gar naf­ta y se da­rán cuen­ta de que es­ta Li­ber­ta­do­res no mo­di­fi­có el pre­cio del li­tro. Y lue­go irán al su­per­mer­ca­do y los pro­duc­tos a com­prar es­ta­rán por las nu­bes. Y el re­ci­bo de suel­do o los in­gre­sos fa­mi­lia­res no es­ta­rán a la al­tu­ra. Y las bo­le­tas de luz, gas, agua se­gui­rán es­tan­do ca­da vez más ca­ras.

Oja­lá que el pre­si­den­te Ma­cri pue­da sa­lir a ha­blar con tan­ta pasión, co­mo lo hi­zo con su in­ten­ción de que vuel­van los hin­chas vi­si­tan­tes so­bre có­mo so­lu­cio­nar los pro­ble­mas co­ti­dia­nos a los ha­bi­tan­tes de es­te país. Que aman el fútbol, pe­ro sa­ben que la vi­da va más allá de una pe­lo­ta y una fi­nal de una Co­pa Li­ber­ta­do­res de Amé­ri­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.