Mag­nano, muy crí­ti­co con la AdC

El cor­do­bés es ca­te­gó­ri­co al afir­mar sus crí­ti­cas a la AdC. Mien­tras, ya di­ri­ge la se­lec­ción de Uru­guay que des­pués de 32 años quie­re vol­ver a un Mun­dial.

Mundo D - - Página Delantera - En­ri­que Lo­bos elo­bos@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

La fra­se exac­ta se­ría “vuel­ve a te­ner equi­po pa­ra en­tre­nar”, por­que mu­chos se pre­gun­ta­ban si se ha­bía re­ti­ra­do Ru­bén Mag­nano (64 años) de la con­duc­ción téc­ni­ca de un equi­po de bás­quet. Es el en­tre­na­dor que más tí­tu­los ga­nó con Ate­nas, quién di­ri­gió a la Ar­gen­ti­na que fue la cam­peo­na olím­pi­ca de Ate­nas 2004 y lle­vó a la se­lec­ción de Bra­sil a un Jue­go Olím­pi­co des­pués de 16 años. “Fue una cu­rio­si­dad que el con­tex­to me da­ba co­mo re­ti­ra­do cuan­do, en reali­dad, lo que no te­nía era ofer­tas en es­ta tem­po­ra­da”, le co­men­zó a de­cir a Mun­do D, mien­tras el en­tre- na­dor re­co­rría su ca­sa y re­afir­mó: “Un co­le­ga tu­yo se pre­gun­tó si no me se­du­cía nin­gu­na ofer­ta, cuan­do en reali­dad no ha­bía se­duc­ción por­que no ha­bía ofer­tas”.

–¿Qué con­di­ción de­be dar­se pa­ra con­tra­tar­te?

–Ne­ce­si­to un pro­yec­to que me con­ven­za en lo de­por­ti­vo. Una ins­ti­tu­ción que ten­ga cla­ro cuá­les son los ob­je­ti­vos que tie­ne y por qué me quie­re con­tra­tar.

–¿Cuá­les son esos ob­je­ti­vos?

–Que ten­ga una me­ta real­men­te im­por­tan­te den­tro de su pro­yec­to. En el ca­so de Uru­guay eso me mo­vi­li­zó por­que ha­ce 32 años que no cla­si­fi­ca a un Mun­dial y ese es un desafío in­tere­san­te. Al­go si­mi­lar me ocu­rrió con Bra­sil por­que ha­cía 16 años que no cla­si­fi­ca­ba a un Jue­go Olím­pi­co y el desafío que me pu­se fue ha­cer que el equi­po cla­si­fi­que.

En Mar del Pla­ta lo lo­gra­mos sien­do que ha­bía só­lo dos lu­ga­res y fue real­men­te du­ro.

–¿Có­mo ves a la Li­ga Na­cio­nal?

–Yo a la Li­ga la de­fien­do, por to­do lo que ge­ne­ró. Pe­ro real­men­te la veo muy mal. El sis­te­ma de com­pe­ten­cia no me pla­ce. Ca­paz que por iden­ti­fi­ca­ción con el sis­te­ma que a mí me to­có ju­gar tan­to tiem­po cuan­do se ha­cía ju­gar vier­nes o do­min­go, o cir­cuns­tan­cial­men­te un miér­co­les. Pe­ro ese sis­te­ma es­ta­ba en cohe­ren­cia con el mo­vi­mien­to de una fa­mi­lia, de un tra­ba­ja­dor. Hoy tu equi­po pue­de ju­gar un lu­nes o un mar­tes a las 22, y eso ha­ce im­pen­sa­ble pa­ra que esa gen­te pue­da asis­tir a un par­ti­do.

–¿Y en cuan­to a la con­for­ma­ción de los plan­te­les?

–Hay per­so­na­jes que sa­can pe­cho di­cien­do que la Li­ga fue for­ja­do­ra de una ge­ne­ra­ción de jó­ve­nes que lo­gró co­sas im­por­tan­tes pa­ra el país y hoy han ins­ta­la­do la in­cor­po­ra­ción irres­tric­ta de ju­ga­do­res ex­tran­je­ros. Una Li­ga de de­sen­vol­vi­mien­to adon­de jue­gan ex­tran­je­ros, así no se les da opor­tu­ni­dad a los na­cio­na­les.

–Han cre­ci­do las com­pe­ten­cias de clu­bes de­pen­dien­tes de AdC (Aso­cia­ción de Clu­bes). ¿Có­mo lo ves?

–Se in­ser­tan com­pe­ten­cias a la Li­ga Na­cio­nal, me ani­mo a de­cir, ata­can­do com­pe­ten­cias fe­de­ra­ti­vas. Los di­ri­gen­tes se es­tán ol­vi­dan­do que el bás­quet­bol aso­cia­ti­vo es la ma­dre de to­do lo que pa­sa en es­te de­por­te, por­que el chi­co pri­me­ro va al club aso­cia­ti­vo, no a la Li­ga Na­cio­nal. Las pue­den ca­li­fi­car de qui­jo­tes­cas, o ro­mán­ti­cas, pe­ro hay que sen­tar­se a ver qué pa­sa en ese bás­quet­bol y sin lu­gar a du­das en la cé­lu­la, que es el club. Pa­re­ce que hu­bie­ra una lu­cha de po­der don­de po­nen en la pi­ca­do­ra de car­ne la ma­te­ria pri­ma más im­por­tan­te que te­ne­mos: ju­ga­do­res y en­tre­na­do­res.

–¿Crees que su­ce­de lo mis­mo con los en­tre­na­do­res?

–Aho­ra hay in­gre­so irres­tric­to pa­ra que ven­gan en­tre­na­do­res de cual­quier lu­gar del mun­do. Cuan­do an­tes pa­ra ve­nir a di­ri­gir acá te­nías que te­ner lau­re­les im­por­tan­tes. Hay en­tre­na­do­res ar­gen­ti­nos en Chi­le, Ecua­dor, Co­lom­bia, Pa­ra­guay, Ve­ne­zue­la. Hay chi­cos di­ri­gien­do en una can­ti­dad de paí­ses que no sa­be­mos. Nues­tros en­tre­na­do­res tie­nen un pres­ti­gio muy gran­de. En el úni­co lu­gar adon­de no tie­nen ese pres­ti­gio es acá. Real­men­te se los es­tá mal­tra­tan­do. Son ele­men­tos pun­tua­les pa­ra el cre­ci­mien­to del bás­quet­bol, los tres pi­la­res son fun­da­men­ta­les: ju­ga­do­res, en­tre­na­do­res y di­ri­gen­tes. Pi­do que se los es­cu­chen.

–¿Es co­mo que no hay diá­lo­go?

–Es­tá ce­rra­do el diá­lo­go. La Aso­cia­ción de Clu­bes le ce­rró el diá­lo­go a la co­mi­sión de en­tre­na­do­res (Co­di­tep). Le ce­rró las puer­tas. Es­tán ma­ne­jan­do el bás­quet­bol co­mo pa­tro­nes de es­tan­cias. Pe­ro esas per­so­nas no es­tán por­que sí, hay quie­nes las eli­gen.

–Mu­chos opinan que hay mu­cha com­pe­ten­cia

–La com­pe­ten­cia es una va­ria­ble in­dis­pen­sa­ble en el cre­ci­mien­to. Pe­ro se es­tá aten­tan­do con­tra los per­so­na­jes fun­da­men­ta­les de la com­pe­ten­cia que son los ju­ga­do­res. Es im­por­tan­te com­pe­tir, pe­ro su­ma­men­te im­por­tan­te en­tre­nar pa­ra com­pe­tir. No se pue­den ha­cer gran­des cam­bios so­la­men­te ju­gan­do. Es ex­tre­ma­da­men­te di­fí­cil mos­trar un pro­duc­to con­su­mi­ble, en­ten­dien­do es­to co­mo equi­pos que jue­guen bien. La com­pe­ten­cia es im­por­tan­te, pe­ro el te­ma es có­mo se do­si­fi­ca. Creo que hay una sa­tu­ra­ción.

–¿Eso aten­ta con­tra los ju­ga­do­res?

–Se di­ce que hay chi­cos que lle­gan a ju­gar 100 par­ti­dos por año. Si eso es así, es una exa­ge­ra­ción. Es tan im­por­tan­te un buen en­tre­na­mien­to co­mo un buen re­po­so, una bue­na ali­men­ta­ción, una bue­na do­si­fi­ca­ción de mi­nu­tos ju­ga­dos. Si un chi­co jue­ga en tres ca­te­go­rías 30 mi­nu­tos no se le pue­den pe­dir mu­chas va­ria­bles por­que no las va po­der eje­cu­tar. Per­du­ra en el jue­go, pe­ro no cre­ce. El bás­quet­bol hoy es muy in­ten­so, muy fí­si­co, con mu­cha reac­ti­vi­dad.

–Hay pro­vin­cias que se que­jan por­que tie­nen 14 clu­bes en com­pe­ten­cias na­cio­na­les, nue­ve en pro­vin­cia­les y la ma­yo­ría de los plan­te­les tie­nen ju­ga­do­res que vie­ne de otras pro­vin­cias.

–De­be­ría­mos ha­cer tam­bién el aná­li­sis si por­cen­tual­men­te la can­ti­dad de ju­ga­do­res, ni­ños y jó­ve­nes, cre­ció co­mo la can­ti­dad de equi­pos y com­pe­ten­cias que tie­ne esos equi­pos. Yo in­tu­yo que hay me­nos ju­ga­do­res que ha­ce 10 años.

YO A LA LI­GA NA­CIO­NAL LA DE­FIEN­DO, POR TO­DO LO QUE GE­NE­RÓ. PE­RO REAL­MEN­TE LA VEO MUY MAL. EL SIS­TE­MA DE COM­PE­TEN­CIA NO ME PLA­CE.

(JA­VIER FERREYRA)

Crí­ti­co. Ru­bén Mag­nano, en su ca­sa, no se guar­dó na­da en una lar­ga char­la con Mun­do D.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.