Sa­lah en mo­do es­ta­tua

Mundo D - - La Contra Del Sábado - Luis Heredia lhe­re­dia@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Las es­ta­tuas de ju­ga­do­res top, eri­gi­das co­mo ho­me­na­jes en vi­da a los cracks del mo­men­to, tie­nen dos enemi­gos re­co­no­ci­dos: los ván­da­los que las agre­den sin res­pe­tar las tra­yec­to­rias y los mé­ri­tos fut­bo­lís­ti­cos de las fi­gu­ras es­cul­pi­das y los es­cul­to­res que las ta­llan tam­bién sin res­pe­tar las tra­yec­to­rias y los mé­ri­tos de las fi­gu­ras es­cul­pi­das. La úl­ti­ma víc­ti­ma, en es­ta ca­so de los es­cul­to­res, fue el egip­cio Moha­med Sa­lah, de quien un ar­tis­ta de su país reali­zó una ex­tra­ña es­cul­tu­ra que pa­re­ce ins­pi­ra­da en los le­gen­da­rios gno­mos eu­ro­peos o ame­ri­ca­nos (en Egip­to no hay gno­mos por ra­zo­nes cli­má­ti­cas), con pe­que­ñas y del­ga­das pier­nas fla­cas y una gran ca­be­za que desafía a la gra­ve­dad. En cuan­to al ros­tro, el pa­re­ci­do es re­la­ti­vo (qui­zá re­mo­to) con Sa­lah co­mo ocu­rrie­ra en su mo­men­to con el ex­pre­si­vo busto pri­mi­ge­nio de Cris­tiano Ro­nal­do en Por­tu­gal, lo que dis­pa­ró una ca­ta­ra­ta de com­pa­ra­cio­nes de la es­ta­tua del egip­cio con per­so­na­jes fan­tás­ti­cos, de los Sim­pson, etc., que ha­brían ser­vi­do de ins­pi­ra­ción.

An­te es­ta nue­va obra per­pe­tra­da con­tra un fut­bo­lis­ta, la Aso­cia­ción de Ju­ga­do­res Ho­me­na­jea­dos, que nu­clea a quie­nes han re­ci­bi­do al­gún ti­po de re­co­no­ci­mien­to en su ca­rre­ra (pla­que­tas, ca­mi­se­tas con los par­ti­dos ju­ga­dos, par­ti­dos ho­me­na­je, ca­lles y tri­bu­nas con sus nom­bres, etc.), plan­teó an­te la Fifa un re­cla­mo pa­ra que se re­gu­le la ac­ti­vi­dad de los es­cul­to­res en lo que re­fie­re a “bus­tos, ta­llas y es­ta­tuas de ju­ga­do­res, a los fi­nes de ga­ran­ti­zar un pa­re­ci­do de has­ta un 92 por cien­to con el mo­de­lo ori­gi­nal”. En su pre­sen­ta­ción, la or­ga­ni­za­ción men­cio­na ade­más del busto de Ro­nal­do en Madeira, otro de­di­ca­do a Ga­reth Ba­le en el que el ga­lés apa­re­ce re­pre­sen­ta­do con un fuer­te ai­re al hom­bre de Nean­dert­hal, o una fantasmal es­ta­tua de Radamel Falcao en San­ta Mar­ta, Co­lom­bia, so­bre la que hay un de­ba­te to­da­vía in­con­clu­so en cuan­to a quién se pa­re­ce. “Si no se po­ne un freno a es­ta si­tua­ción va­mos a lle­gar a un pun­to en que un fut­bo­lis­ta va a ter­mi­nar re­pre­sen­ta­do co­mo una gár­go­la”, fi­na­li­za el es­cri­to de los ju­ga­do­res ho­me­na­jea­dos.

En lo que ha­ce la re­cien­te re­pro­duc­ción en bron­ce de Sa­lah, los crí­ti­cos no sa­len de su asom­bro ya que los egip­cios ex­hi­ben una tra­di­ción es­cul­tó­ri­ca de mi­les de años, des­de que es­cul­pían es­ta­tuas de fa­rao­nes, dio­ses y es­fin­ges, al­gu­nas de di­men­sio­nes co­lo­sa­les. “¿Es­ta­mos fren­te a una in­vo­lu­ción del ar­te es­cul­tó­ri­co egip­cio? ¿Se ol­vi­da­ron có­mo se ha­cía? ¿Qué ocu­rrió en­tre la ma­jes­tuo­sa y co­lo­sal es­ta­tua de Ram­ses II de ha­ce 3200 años y la cu­rio­sa re­pre­sen­ta­ción de Sa­lah de nues­tros días? ¿Pa­sa­ron co­sas?”, se pre­gun­tan los es­pe­cia­lis­tas.

En opi­nión de al­gu­nos egip­tó­lo­gos, si los es­cul­to­res an­ti­guos hu­bie­ran rea­li­za­do imá­ge­nes de Ram­sés II, Ne­fer­ti­ti, Ame­not­hep III, Anu­bis, Isis y otros gran­des fa­rao­nes y dio­ses en el for­ma­to duen­de do­més­ti­co de la es­cul­tu­ra de Sa­lah, la an­ti­gua ci­vi­li­za­ción egip­cia se­ría el haz­me­rreír de la ar­queo­lo­gía mun­dial. “El Mu­seo Egip­cio de El Cai­ro se­ría la ver­sión Dis­ney­world de la ar­queo­lo­gía”, agre­gan.

“Si es­to no pa­só fue por­que la Agen­cia de Con­trol de Ca­li­dad Es­cul­tó­ri­ca del Al­to y Ba­jo Egip­to de la épo­ca fa­raó­ni­ca arro­ja­ba a los sa­gra­dos (y vo­ra­ces) co­co­dri­los del Ni­lo a los es­cul­to­res que no al­can­za­ban el ni­vel de pe­ri­cia y ta­len­to re­que­ri­do. La de­pen­den­cia es­ta­ba a car­go de los pri­me­ros crí­ti­cos de ar­te de la his­to­ria, cu­yos ex­pe­di­ti­vos mé­to­dos son has­ta el día de hoy muy cri­ti­ca­dos por los ar­tis­tas (no por los co­co­dri­los), aun­que na­die dis­cu­te de que fue­ron muy efec­ti­vos”, sos­tie­nen. Los es­pe­cia­lis­tas van más allá y con­si­de­ran que el au­tor de la es­ta­tua de Sa­lah po­dría ha­ber si­do con­de­na­do por la de­pen­den­cia fa­raó­ni­ca de ca­li­dad a ser arro­ja­do de la cús­pi­de de la pi­rá­mi­de de Keops, 196 me­tros de al­tu­ra, con las ma­nos ata­das a la es­pal­da, an­tes de ir a pa­rar a las fau­ces de los la­gar­tos. “Es­te es­cul­tor tie­ne suer­te de ha­ber na­ci­do en es­tos tiem­pos don­de a lo su­mo de­be­rá ban­car­se me­mes y car­ga­das por las re­des so­cia­les, que pue­den mo­les­tar pe­ro no tan­to co­mo la mor­di­da de un co­co­dri­lo”, es­ti­man al­gu­nos crí­ti­cos.

Los fut­bo­lis­tas y la es­ta­tua­ria tie­nen una re­la­ción difícil. Es­tá en ma­nos de los di­ri­gen­tes lo­grar acer­car a las par­tes, ju­ga­do­res y es­cul­to­res, pa­ra des­pe­jar de in­cer­ti­dum­bre el des­cu­bri­mien­to de una es­cul­tu­ra de ho­me­na­je.

DEL BUSTO DE RO­NAL­DO EN MADEIRA, A OTRO DE­DI­CA­DO A GA­RETH BA­LE EN GALES, O UNA FANTASMAL FI­GU­RA DE RADAMEL FALCAO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.