Le fal­tó chis­pa

Un Al­bia­zul sin in­ten­si­dad no pu­do do­ble­gar a un Al­do­si­vi que vino a es­pe­rar. Le fal­tó jue­go y ca­si no creó chan­ces cla­ras. Has­ta lo pu­do ha­ber per­di­do.

Mundo D - - Fútbol + Superliga - Ana Dal­mas­so adal­mas­so@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

El plan de Al­do­si­vi es­ta­ba cla­ro. No se iba a apu­rar y el ca­lor era una ex­cu­sa más pa­ra ha­cer to­do muy len­to. El cam­po de jue­go ayu­dó a esa in­ten­ción del vi­si­tan­te ya que es­ta­ba se­co y te­nía mu­cha are­na. Pe­ro Ta­lle­res tam­po­co hi­zo na­da en el pri­mer tiem­po pa­ra cam­biar la ecua­ción.

Des­de el mi­nu­to uno la idea era mo­ver la pe­lo­ta pa­ra abrir los ce­rra­dos es­pa­cios que pro­po­nía Al­do­si­vi, pe­ro los ju­ga­do­res con me­jor pie pa­ra ese tra­ba­jo es­tu­vie­ron au­sen­tes. Ni Ma­ro­ni ni Ra­mí­rez ju­ga­ron co­mo sa­ben y So­ño­ra nun­ca los en­con­tró. Nahuel Bus­tos fue el úni­co que en­ten­dió el par­ti­do y lo lu­chó de prin­ci­pio a fin. Los co­rrió a to­dos y fue el ar­tí­fi­ce de la pre­sión, pe­ro no tu­vo si­tua­cio­nes.

Otro que se des­ta­có fue Arau­jo, quien re­le­vó a Medina en las co­rri­das de Pi­sano y se ani­mó a ser sa­li­da cuan­do los vo­lan­tes es­ta­ban mar­ca­dos. Ca­si no hu­bo chan­ces en el pri­mer tiem­po, só­lo al­gu­nas apro­xi­ma­cio­nes del vi­si­tan­te en los pri­me­ros mi­nu­tos, pe­ro de la “T” hu­bo po­co pa­ra res­ca­tar.

En la se­gun­da par­te ya la tem­pe­ra­tu­ra era más ba­ja y el sol se ha­bía es­con­di­do. El des­can­so le hi­zo bien a Ta­lle­res por­que sa­lió más en­chu­fa­do y más pre­dis­pues­to. Las pri­me­ras chan­ces vi­nie­ron por arri­ba, con ca­be­za­zos que se fue­ron cer­ca. Ese gol­pe aními­co lo hi­zo ir pa­ra ade­lan­te, pe­ro de­jó va­rios es­pa­cios. Ko­mar y Arau­jo se vol­vie­ron ca­da vez más firmes pe­ro las con­tras em­pe­za­ron a preo­cu­par.

Pi­sano es­tu­vo muy cer­ca de mar­car y com­pli­car las co­sas. En los úl­ti­mos 20 el ner­vio­sis­mo se apo­de­ró del lo­cal y la gen­te lo hi­zo no­tar ca­da vez que la pe­lo­ta no sa­lía rá­pi­do de los pies de los vo­lan­tes y una ma­la sa­li­da de­ri­va­ba en un ata­que del ri­val.

Arias in­gre­só pa­ra su­mar pe­so ofen­si­vo y apro­ve­char al­gún des­bor­de de Bus­tos o Go­doy, que lue­go se iría le­sio­na­do.

En la tar­de del Kem­pes hu­bo un Ta­lle­res sin chis­pa y sin agre­si­vi­dad pa­ra des­tra­bar a un ri­val que hi­zo su jue­go. No apa­re­cie­ron sus fi­gu­ras y el equi­po lo sin­tió.

Ter­mi­nó sien­do só­lo el em­pu­je de un Gui­ña­zú que mar­có el ca­mino en el se­gun­do tiem­po pe­ro no en­con­tró par­te­ner.

Po­co ha­brá que ha­blar de me­re­ci­mien­tos aun­que el úni­co que pro­pu­so ju­gar fue Ta­lle­res, pe­ro sin chan­ces de gol es muy difícil su­mar en el fútbol. Has­ta pu­do ha­ber­la per­di­da en una co­rri­da que Ko­mar sal­vó al bor­de de ha­cer pe­nal. Ter­mi­nó con des­or­den y de­ses­pe­ra­ción un con­jun­to al­bia­zul muy jo­ven y sin ex­pe­rien­cia pa­ra con­tro­lar los mo­men­tos. Las ma­las no­ti­cias fue­ron la le­sión de Va­lo­yes y la mo­les­tia de Go­doy pen­san­do en Ar­gen­ti­nos.

(PE­DRO CAS­TI­LLO)

Tra­tan­do de ha­cer pie. Nahuel Bus­tos in­ten­ta lle­var­se el ba­lón con la mar­ca en­ci­ma del ju­ga­dor de Al­do­si­vi y sin ayu­da del cam­po de jue­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.