La pe­lo­ta se man­chó en es­ta fi­nal his­tó­ri­ca

To­dos ti­ra­ron pa­ra su cos­ta­do e hi­cie­ron que la me­di­da de pos­ter­gar has­ta hoy a las 17 el par­ti­do se di­la­ta­ra por de­más. Hu­bo fa­llas en el ope­ra­ti­vo y de­ma­sia­da vio­len­cia.

Mundo D - - Fútbol - Da­niel Gui­ña­zú Es­pe­cial des­de Bue­nos Aires

La pe­lo­ta que­dó man­cha­da. Una vez más. Las afue­ras del es­ta­dio Mo­nu­men­tal ayer fue­ron tie­rra de na­die y la bru­tal agre­sión que su­frió el plan­tel de Bo­ca al arri­bar a la can­cha de Ri­ver y que de­jó en in­fe­rio­ri­dad de con­di­cio­nes a va­rios ju­ga­do­res xe­nei­zes de­ter­mi­nó que la fi­na­lí­si­ma de la Co­pa Li­ber­ta­do­res no se jue­gue. Se pos­ter­gó en prin­ci­pio pa­ra hoy a las 17 en el mis­mo es­ce­na­rio y con pú­bli­co. La du­da es­tu­vo por­que en un prin­ci­pio el Mo­nu­men­tal fue clau­su­ra­do pre­ven­ti­va­men­te por el Mi­nis­te­rio de Se­gu­ri­dad de la Ciu­dad de Bue­nos Aires pe­ro ano­che la me­di­da fue re­ti­ra­da.

“Que­re­mos ga­nar o per­der en igual­dad de con­di­cio­nes, no po­día­mos ju­gar con­tra un equi­po en in­fe­rio­ri­dad”, se­ña­ló el pre­si­den­te de Ri­ver, Ro­dol­fo D’Ono­frio, quien se so­li­da­ri­zó in­me­dia­ta­men­te con Bo­ca y apo­yó la po­si­ción de Da­niel An­ge­li­ci, el ti­tu­lar de Bo­ca, de no pre­sen­tar el equi­po tras el aten­ta­do su­fri­do en la es­qui­na de Ave­ni­da del Li­ber­ta­dor y Li­do­ro Quin­te­ros, a cua­tro cua­dras del Mo­nu­men­tal.

El ope­ra­ti­vo po­li­cial fue de­fi­cien­te. Y con­du­jo al óm­ni­bus que tras­la­dó a la de­le­ga­ción bo­quen­se a una zo­na re­ple­ta de hin­chas de Ri­ver, la ma­yo­ría sin en­tra­das, don­de re­ci­bió una llu­via de pie­dras que des­tro­zó sus vi­drios e in­clu­so, lle­gó a im­pac­tar al pro­pio con­duc­tor y a va­rios fut­bo­lis­tas.

La res­pues­ta de la po­li­cía de la Ciu­dad de Bue­nos Aires fue des­me­di­da. Arro­jó ga­ses la­cri­mó­ge­nos y pi­mien­ta a man­sal­va y esas ema­na­cio­nes rá­pi­da­men­te in­gre­sa­ron al óm­ni­bus, mien­tras los ju­ga­do­res se arro­ja­ban el pi­so tra­tan­do de evi­tar los pie­dra­zos y las as­ti­llas de vi­drios ro­tos que caían so­bre ellos.

Del óm­ni­bus des­tro­za­do, los fut­bo­lis­tas ba­ja­ron en muy mal es­ta­do. Pa­blo Pé­rez fue el más per­ju­di­ca­do, con he­ri­das cor­tan­tes en el bra­zo de­re­cho y al­gu­nas in­crus­ta­cio­nes en su ojo iz­quier­do. Te­vez, Ga­go, Car­los Iz­quier­doz, “Wan­cho­pe” Abi­la, Agus­tín Al­men­dra, Ju­lio Buf­fa­ri­ni y el juvenil Gon­za­lo La­mar­do tam­bién en­tra­ron al ves­tua­rio con vó­mi­tos y di­fi­cul­ta­des res­pi­ra­to­rias y muy rá­pi­da­men­te que­dó en claro que la pos­tu­ra de Bo­ca era no ju­gar el par­ti­do.

Pa­sa­das las 16, una ho­ra an­tes del co­mien­zo pre­vis­to de la gran fi­nal, una reunión en­tre el pre­si­den­te de Con­me­bol, el pa­ra­gua­yo Ale­jan­dro Do­mín­guez, D’Ono­frio, An­ge­li­ci, el vi­ce­je­fe de go­bierno de la Ciu­dad de Bue­nos Aires, Die­go San­ti­lli y el se­cre­ta­rio de Se­gu­ri­dad de la Na­ción, Eu­ge­nio Bur­za­co, a la que lue­go se su­mó el pre­si­den­te de la Fi­fa, Gian­ni In­fan­tino.

Mien­tras tan­to, ha­bía un aque­la­rre en las afue­ras del Mo­nu­men­tal. Se re­gis­tra­ron co­rri­das y la Po­li­cía dis­pa­ró ba­las de go­ma en los in­gre- sos de las tribunas Sí­vo­ri y Bel­grano y tam­bién, es­ca­ra­mu­zas so­bre la ave­ni­da Udaon­do. El es­ta­dio es­ta­ba ca­si re­ple­to, por la red de los al­to­par­lan­tes no se su­mi­nis­tró in­for­ma­ción sino mú­si­ca en el más al­to vo­lu­men y en los al­re­de­do­res, mi­les y mi­les de hin­chas de Ri­ver em­bes­tían con­tra los efec­ti­vos de se­gu­ri­dad tra­tan­do de su­pe­rar­los y en­trar gra­tui­ta­men­te al es­ta­dio.

De la reunión cum­bre, sur­gió la de­ci­sión de pos­ter­gar el co­mien­zo del jue­go has­ta las 18 y lue­go se lo lle­vó a las 19.15 a la es­pe­ra de una pron­ta re­cu­pe­ra­ción de los ju­ga­do­res de Bo­ca. Cua­tro mé­di­cos de la Con­me­bol in­gre­sa­ron al ca­ma­rín vi­si­tan­te pa­ra re­vi­sar a los fut­bo­lis­tas y com­pro­ba­ron le­sio­nes su­per­fi­cia­les en la piel, bra­zos, pier­nas y ros­tros, pe­ro no en los ojos. Y a ese dic­ta­men se afe­rra­ron las au­to­ri­da­des del en­te sud­ame­ri­cano pa­ra for­zar la rea­li­za­ción de la fi­na­lí­si­ma a cual­quier cos­to.

Pa­blo Pé­rez fue lle­va­do en am­bu­lan­cia a un sa­na­to­rio pa­ra ha­cer­le las pri­me­ras cu­ra­cio­nes de su ojo iz­quier­do afec­ta­do. Y Te­vez y Ga­go sa­lie­ron a dar la ca­ra en nom­bre del plan­tel agre­di­do. “Nos es­tán obli­gan­do a ju­gar, la ma­yo­ría es­ta­mos bien, pe­ro re­cién aho­ra se me es­tá yen­do el do­lor de ca­be­za”, de­cla­ró Te­vez en tan­to que Ga­go agre­gó que “si te­ne­mos que ju­gar, ju­ga­mos pe­ro es me­dio iló­gi­co lo que es­ta­mos vi­vien­do”.

A las 18.30, An­ge­li­ci pi­dió una nue­va reunión con Do­mín­guez y D’Ono­frio y ra­ti­fi­có su po­si­ción de no pre­sen­tar el equi­po. El pre­si­den­te de Ri­ver se so­li­da­ri­zó con An­ge­li­ci y se su­po de una co­mu­ni­ca­ción en­tre los téc­ni­cos Mar­ce­lo Ga­llar­do y Gui­ller­mo Ba­rros Sche­lot­to en la que “el Mu­ñe­co” acom­pa­ñó la pos­tu­ra bo­quen­se. An­te ese blo­que y a pe­sar de la pre­sión que In­fan­tino ejer­ció pa­ra que la fi­nal se jue­gue a cual­quier pre­cio, Con­me­bol anun­ció la pos­ter­ga­ción del par­ti­do has­ta hoy, cuan­do la mul­ti­tud lle­va­ba cua­tro ho­ras es­pe­ran­do una in­for­ma­ción ofi­cial.

La des­con­cen­tra­ción fue caó­ti­ca. Vol­vie­ron las es­ca­ra­mu­zas en los al­re­de­do­res del es­ta­dio y al­gu­nos hin­chas de Ri­ver co­rrie­ron y ata­ca­ron al pú­bli­co tra­tan­do de ro­bar­le las en­tra­das y sus efec­tos per­so­na­les. In­clu­so, el pro­pio pre­si­den­te D’Ono­frio de­bió in­te­rrum­pir una en­tre­vis­ta a Fox Sports por las co­rri­das que su­ce­die­ron en el ani­llo in­te­rior del Mo­nu­men­tal en el ano­che­cer de un día que de­bió ha­ber si­do glo­rio­so y que arro­jó más ver­güen­za pa­ra el po­bre fút­bol ar­gen­tino.

(FE­DE­RI­CO LÓ­PEZ CLARO)

Pa­los en lu­gar de fút­bol. La po­li­cía re­par­te gol­pes en pro­cu­ra de res­ta­ble­cer el or­den. Lo que de­bió ser la gran fi­nal de la Li­ber­ta­do­res se cam­bió por re­pre­sión y des­con­trol.

CAM­BIO DE FE­CHAS Las fi­na­les eran el7 y 28 de no­viem­bre, y pa­sa­ron pa­ra el 10 y 24.

RE­VAN­CHA TRUNCA No fue llu­via, fue­ron los in­adap­ta­dos los que obli­ga­ron pos­ter­gar.

LA LLU­VIA GA­NÓ El par­ti­do de ida no se ju­gó el 10 por llu­via y pa­só al 11 por la tar­de.

EM­PA­TE INI­CIAL Fue2a2en­la Bom­bo­ne­ra y la de­fi­ni­ción pen­dien­te.

LOS DOS A LA FI­NAL His­tó­ri­co cru­ce de Bo­ca y Ri­ver por la Li­ber­ta­do­res y ex­pec­ta­ti­va mun­dial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.