D’Ono­frio la su­frió más que An­ge­li­ci

Los dos pre­si­den­tes se por­ta­ron co­mo ca­ba­lle­ros, pe­ro el de Ri­ver Plate la pa­só mal en una en­tre­vis­ta te­le­vi­si­va.

Mundo D - - Fútbol -

ES IN­CREÍ­BLE. LA CUS­TO­DIA QUE TEN­DRÍA QUE HA­BER TE­NI­DO EL ÓM­NI­BUS NO LA TU­VO CO­MO CO­RRES­PON­DÍA. Y TO­DO POR CUL­PA DE UNOS CIN­CO O 10 IN­ADAP­TA­DOS.

Ro­dol­fo D’Ono­frio, pre­si­den­te de Ri­ver Plate

SIEM­PRE DI­GO

QUE LOS PAR­TI­DOS SE GA­NAN Y SE PIER­DEN EN LA CAN­CHA, PE­RO NO ES­TÁ­BA­MOS EN LAS MIS­MAS CON­DI­CIO­NES PA­RA JU­GAR.

Da­niel An­ge­li­ci, ti­tu­lar de Bo­ca Juniors

ES­TA­MOS EN ES­TA SI­TUA­CIÓN POR CUL­PA DE UNOS IN­ADAP­TA­DOS. SE DES­NA­TU­RA­LI­ZÓ TO­DO Y EN ES­TAS CON­DI­CIO­NES EL PAR­TI­DO NO SE PUE­DE JU­GAR.

Ale­jan­dro Do­mín­guez, pre­si­den­te de la Con­me­bol

Los pre­si­den­tes de Ri­ver Plate, Bo­ca Juniors y de la Con­me­bol, Ro­dol­fo D’Ono­frio, Da­niel An­ge­li­ci y el pa­ra­gua­yo Ale­jan­dro Do­mín­guez, res­pec­ti­va­men­te, pa­sa­ron ayer una jor­na­da in­sos­pe­cha­da­men­te aje­trea­da e in­ten­sa. En la que ter­mi­na­ron sien­do prin­ci­pa­les pro­ta­go­nis­tas, por los la­men­ta­bles su­ce­sos que de­ter­mi­na­ron la sus­pen­sión de la fi­na­lí­si­ma de la Co­pa Li­ber­ta­do­res.

Ha­bían es­ta­do reuni­dos en una ofi­ci­na del Es­ta­dio Mo­nu­men­tal de Nú­ñez tras los in­ci­den­tes, ana­li­zan­do to­dos los es­ce­na­rios po­si­bles: que el par­ti­do se ju­ga­ra a las 17, co­mo es­ta­ba pre­vis­to, que se di­fi­rie­ra has­ta las 18 o las 19.15 o que se pos­ter­ga­ra has­ta hoy, co­mo fi­nal­men­te su­ce­dió. Fue­ron mo­men­tos de char­las fe­bri­les, con­sul­tas per­ma­nen­tes y mu­cha in­cer­ti­dum­bre, has­ta que lle­gó la de­fi­ni­ción tan es­pe­ra­da.

Pe­ro sin du­das fue D’Ono­frio quien peor la pa­só. Con el par­ti­do re­cién sus­pen­di­do, es­ta­ba en el

hall cen­tral del es­ta­dio brin­dan­do una no­ta en vi­vo a Fox Sports, en la que re­su­mía lo su­ce­di­do en esa tar­de te­ñi­da de barbarie.

Al­guien gri­tó “¡cui­da­do!” y el di­ri­gen­te mi­llo­na­rio tu­vo que lar­gar el mi­cró­fono y sa­lir co­rrien­do, mien­tras la cá­ma­ra gi­ra­ba y cap­ta­ba a un grupo, com­pues­to en su ma­yo­ría por me­no­res, que co­rrían de­sen­fre­na­da­men­te. Al pa­re­cer, los in­ci­den­tes que ocu­rrían afue­ra de la can­cha hi­zo re­tro­ce­der a los hin­chas que es­ta­ban sa­lien­do.

“Es in­creí­ble. La cus­to­dia que ten­dría que ha­ber te­ni­do el óm­ni­bus no la tu­vo co­mo co­rres­pon­día. Por cin­co o 10 in­adap­ta­dos el mun­do y no só­lo los 66 mil que es­tán acá, no van a po­der ver el Ri­ve­rBo­ca hoy”, ha­bía al­can­za­do a de­cir el pre­si­den­te de Ri­ver.

Lue­go ha­bía agre­ga­do: “Si real­men­te los ju­ga­do­res de Bo­ca no es­ta­ban en con­di­cio­nes pa­ra ju­gar con in­for­mes psi­co­ló­gi­cos, por­que fí­si­ca­men­te los mé­di­cos de Con­me­bol de­cían que es­ta­ban bien, Ri­ver cre­yó con­ve­nien­te apo­yar­los pa­ra que se pue­dan re­cu­pe­rar y ju­gar de igual a igual, sin nin­gu­na ventaja más allá de la que ten­gan en la can­cha. Am­bos clu­bes fir­ma­mos una no­ta en la que nos po­nía­mos de acuer­do pa­ra ju­gar ma­ña­na (hoy) a las 17. Con el tic­ket que tie­nen van a vol­ver a in­gre­sar aquí, que ven­gan bien tem­prano”.

A su turno, An­ge­li­ci ra­ti­fi­có que Bo­ca tu­vo la ini­cia­ti­va de sus­pen­der el par­ti­do y sub­ra­yó que Ri­ver en to­do mo­men­tos es­tu­vo dis­pues­to a co­la­bo­rar. “Siem­pre di­go que los par­ti­dos se ga­nan y se pier­den en la can­cha, pe­ro no es­tá­ba­mos en las mis­mas con­di­cio­nes pa­ra ju­gar. Es­pe­re­mos que ma­ña­na se pue­da dis­fru­tar en paz. En to­do mo­men­to Ri­ver se preo­cu­pó por no­so­tros y nos apo­yó en to­do”.

Des­pués el ti­tu­lar xe­nei­ze aña­dió: “Co­mo ar­gen­tino y di­ri­gen­te de fút­bol me aver­güen­zo de lo que pa­só. Fue­ron unos po­cos in­adap­ta­dos los que cau­sa­ron es­to. Tie­ne que ver con la so­cie­dad en la que vi­vi­mos y pa­sa en to­dos los clu­bes. No es­ta­ban da­das las con­di­cio­nes. Fir­ma­mos una no­ta con Ri­ver, y en­ten­di­mos que lo me­jor era pos­ter­gar el par­ti­do. Con D’Ono­frio es­tu­vi­mos de acuer­do y le agra­dez­co por en­ten­der la si­tua­ción”.

Por su par­te, Do­mín­guez, má­xi­mo di­rec­ti­vo de la Con­me­bol, afir­mó: “Es­ta­mos en es­tas si­tua­ción por cul­pa de unos in­adap­ta­dos. Se des­na­tu­ra­li­zó to­do y en es­tas con­di­cio­nes no se pue­de ju­gar. El par­ti­do se pa­sa pa­ra ma­ña­na (hoy) a las 17, en el Mo­nu­men­tal y con pú­bli­co”.

Lue­go in­di­có: “Quie­ro fe­li­ci­tar a los pre­si­den­tes de am­bos clu­bes por­que fue un pac­to de ca­ba­lle­ros en­tre am­bos. Un de los equi­pos no quie­re ju­gar, y el otro tam­po­co que­rría ga­nar en es­tas con­di­cio­nes. Oja­lá que ga­ne el me­jor en la can­cha. Es­to no es una gue­rra, es fút­bol. No va­mos a to­le­rar nin­gún ti­po de in­adap­ta­dos”.

“El Chi­qui” ca­si la li­ga

Otro que tam­po­co la pa­só bien ayer fue el pre­si­den­te de la AFA, Clau­dio Ta­pia. “El Chi­qui” fue agre­di­do por sim­pa­ti­zan­tes de Ri­ver cuan­do in­gre­sa­ba al es­ta­dio. El má­xi­mo di­ri­gen­te del fút­bol ar­gen­tino, quien es­ta­ba acom­pa­ña­do por Do­mín­guez y el pre­si­den­te de la Fi­fa, Gian­ni In­fan­tino, fue in­sul­ta­do y es­cu­pi­do y por po­co no fue agre­di­do de he­cho por los exal­ta­dos. Ade­más, co­mo los agre­so­res cre­ye­ron que el pre­si­den­te de Bo­ca, Da­niel An­ge­li­ci, acom­pa­ña­ba a los di­ri­gen­tes, en­to­na­ron cán­ti­cos en su con­tra. “Nos ve­mos ma­ña­na”, fue la es­cue­ta de­cla­ra­ción de Ta­pia cuan­do se re­ti­ró del Mo­nu­men­tal.

(FOTOBAIRES)

So­li­da­rio. D’Ono­frio apo­yó la de­ter­mi­na­ción que adop­ta­ron los ju­ga­do­res de Bo­ca.

(FE­DE­RI­CO LÓ­PEZ CLARO)

A la re­cí­pro­ca. Da­niel An­ge­li­ci des­ta­có la ac­ti­tud de la di­rec­ti­va de Ri­ver con Bo­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.