Ri­ver y Bo­ca pul­sean mien­tras el fút­bol su­fre

Mundo D - - Minuto Uno - Joa­quín Bal­bis jbal­[email protected]­voz­de­lin­te­rior.com.ar

La tem­po­ra­da de es­pe­cu­la­cio­nes, tren­zas, ba­je­zas, acu­sa­cio­nes, ven­ta­jas, re­cla­mos, ame­na­zas, in­ven­tos y fal­sas pro­me­sas que co­men­zó a in­si­nuar­se el fin de se­ma­na em­pe­za­rá en for­ma ofi­cial ma­ña­na en Asun­ción, adon­de fue­ron ci­ta­dos los pre­si­den­tes de Ri­ver y Bo­ca.

Ro­dol­fo D’Ono­frio y Da­niel An­ge­li­ci de­ben pre­sen­tar­se en la se­de de la Con­me­bol, ha­cia don­de apun­ta­rán to­das las mi­ra­das has­ta tan­to se de­ci­da qué pa­sa­rá con la fi­nal de la Co­pa Li­ber­ta­do­res de Amé­ri­ca 2018, que la con­se­cuen­cia de la agre­sión de un gru­po de vio­len­tos al óm­ni­bus que tras­la­da­ba a la de­le­ga­ción de Bo­ca im­pi­dió que se ju­ga­ra el sá­ba­do y ayer vol­vió a ser pos­ter­ga­da. Es­to úl­ti­mo por­que pa­sa­do el me­dio­día do­min­gue­ro pre­va­le­ció (al me­nos por una vez) el sen­ti­do co­mún que in­di­ca­ba que, al igual que an­tea­yer, los xe­nei­zes afron­ta­rían el su­per­clá­si­co en des­ven­ta­ja de­por­ti­va por lo pa­de­ci­do en la pre­via del fa­lli­do par­ti­do.

Que es­ta fi­nal se dis­pu­te en al­gún mo­men­to ya po­co im­por­ta por­que lo su­ce­di­do fue de una gra­ve­dad tal que opa­ca cual­quier de­fi­ni­ción. La pul­sea­da ya lar­gó, pe­ro has­ta aho­ra hay una ver­dad in­con­tras­ta­ble: el óm­ni­bus que lle­va­ba al plan­tel bo­quen­se al Mo­nu­men­tal fue ape­drea­do por vio­len­tos que se es­cu­da­ron en un pé­si­mo ope­ra­ti­vo de se­gu­ri­dad. Eso se im­po­ne so­bre to­da es­pe­cu­la­ción, más allá de las in­ter­pre­ta­cio­nes que hi­cie­ron ca­da uno de los sec­to­res in­vo­lu­cra­dos, des­de los má­xi­mos di­ri­gen­tes del fút­bol mun­dial, con­ti­nen­tal y de los clu­bes, has­ta fun­cio­na­rios, ju­ga­do­res, téc­ni­cos u opi­nó­lo­gos.

Mien­tras Ri­ver y Bo­ca jue­guen su par­ti­do en los es­cri­to­rios, ha­brá que ver có­mo afron­ta el fút­bol ar­gen­tino es­te nue­vo pa­la­zo que re­ci­bió, ra­ti­fi­can­do que si­gue en te­ra­pia in­ten­si­va y que arras­tra ma­les en­dé­mi­cos a los cua­les, por inep­ti­tud o con­ve­nien­cia (las dos son gra­ví­si­mas), le cues­ta ho­rro­res con­tra­rres­tar des­de ha­ce ya mu­cho tiem­po.

La “fi­nal del si­glo”, que los dos clu­bes más fuer­tes del país de­bían ju­gar en el dis­tri­to más po­de­ro­so del país, só­lo ex­por­tó ver­güen­za al mun­do y de­jó otra he­ri­da eter­na. ¿Ha­brá san­cio­nes ejem­pla­res? ¿Po­drán de­te­ner a los vio­len­tos? ¿Pa­ga­rán fun­cio­na­rios po­lí­ti­cos y po­li­cia­les por su in­ca­pa­ci­dad o com­pli­ci­dad? El “no” sur­ge ins­tan­tá­neo an­te las reite­ra­das oca­sio­nes en que la vo­lun­tad de en­con­trar so­lu­cio­nes es­tu­vo au­sen­te. Y el fút­bol su­fre y su­fre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.