Ri­ver-Bo­ca ju­ga­rán un su­per­clá­si­co en el exi­lio

Mundo D - - La Contra Del Sábado - Luis He­re­dia Pe­lo­ta­zo al va­cío lhe­re­[email protected]­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Los se­ve­ros y apa­ren­te­men­te in­so­lu­bles pro­ble­mas de se­gu­ri­dad que en­tor­pe­cen la or­ga­ni­za­ción de los clá­si­cos de “al­go ries­go” en la Re­pú­bli­ca Ar­gen­ti­na, a pe­sar de que ri­ge la ve­da de hin­chas vi­si­tan­tes (o de la to­ta­li­dad de los hin­chas co­mo en el úl­ti­mo Ne­well’s Old Boys-Rosario Cen­tral, por la Co­pa Ar­gen­ti­na), lle­ga­ron a la pa­ra­do­ja, al con­tra­sen­ti­do, de que el ma­yor clá­si­co del fút­bol na­cio­nal, la fi­nal Ri­ver Pla­te-Bo­ca Ju­niors de la Co­pa Li­ber­ta­do­res se ter­mi­ne ju­gan­do en el exi­lio.

En al­gún lu­gar del mun­do, su­pues­ta­men­te ale­ja­do de hin­chas lan­za­do­res de ob­je­tos con­tun­den­tes con­tra ju­ga­do­res ri­va­les y en un es­ta­dio que ga­ran­ti­ce no que­dar con­ver­ti­do en un es­te­ro lue­go de una llu­via co­pio­sa, en­tre otros as­pec­tos.

La Con­me­bol, con­fe­de­ra­ción im­pla­ca­ble, de­ci­di­da a dispu­tar par­ti­dos con ju­ga­do­res de­ca­pi­ta­dos por hin­chas con bue­na pun­te­ría de ser ne­ce­sa­rio (con la ven­ta­ja de­por­ti­va que es­to sig­ni­fi­ca pa­ra los ri­va­les ya que es­tos ju­ga­do­res no pue­den ca­be­cear ni en de­fen­sa ni en ata­que), y “or­ga­ni­za­do­ra” de la Li­ber­ta­do­res, op­tó uni­la­te­ral­men­te por re­di­rec­cio­nar la fi­nal a Ma­drid y por el Es­ta­dio Ber­na­béu co­mo es­ce­na­rio, adu­cien­do cier­tas de­fi­cien­cias na­cio­na­les en ma­te­ria de se­gu­ri­dad de­por­ti­va y ca­pa­ci­dad or­ga­ni­za­ti­va.

Sin em­bar­go, los di­ri­gen­tes con­me­bo­len­ses, de­seo­sos de que el clá­si­co ar­gen­tino aho­ra en sus ma­nos re­ci­ba al­gu­nas pin­ce­la­das del gla­mour que ro­dea a los cho­ques en­tre Real Ma­drid-Bar­ce­lo­na, ol­vi­da­ron que en Eu­ro­pa y en la ca­pi­tal es­pa­ño­la tam­bién se ape­drean co­lec­ti­vos con ju­ga­do­res aden­tro, y que pre­ci­sa­men­te en Ma­drid hay mu­cha pie­dra pa­ra ti­rar, la que se pue­de ob­te­ner de cas­ti­llos y mu­ra­llas me­die­va­les es­par­ci­dos en las in­me­dia­cio­nes de la ciu­dad.

“Hay cas­ti­llos cer­ca­nos co­mo el Man­za­na­res o el Bui­tra­go que pue­den pro­veer de con­tun­den­tes y pe­sa­das pie­dras ta­lla­das a los lan­za­do­res ar­gen­ti­nos”, ex­pli­can los ex­per­tos en se­gu­ri­dad. “Es más: si se or­ga­ni­zan bien has­ta po­drían con­se­guir una ca­ta­pul­ta ope­ra­ti­va en al­gún mu­seo de ar­mas que op­ti­mi­za­ría los lan­za­mien­tos de pie­dras”, agre­gan.

Pre­ci­sa­men­te, y ba­sán­do­se en cues­tio­nes de se­gu­ri­dad, en­tre otras, es que se al­za­ron vo­ces di­cien­do que el emi­ra­to Qa­tar era el lu­gar más ade­cua­do pa­ra que se ju­ga­ra el abo­lla­do su­per­clá­si­co na­cio­nal. Bá­si­ca­men­te ha­bía tres ra­zo­nes de pe­so: pri­me­ro, el reino ca­ta­rí es­tá 3.200 ki­ló­me­tros más le­jos que Ma­drid de la Ar­gen­ti­na, dis­tan­cia que ope­ra co­mo di­sua­si­vo de los hin­chas, aun pa­ra los más en­tu­sias­tas ti­ra­do­res de pie­dras; se­gun­do, los qa­ta­ríes ofre­cían to­ne­la­das de di­ne­ro a am­bos clu­bes pa­ra ju­gar­lo en su te­rri­to­rio; y ter­ce­ro, en Qa­tar no hay pie­dras pa­ra arro­jar so­bre los co­lec­ti­vos que tras­la­dan a las se­lec­cio­nes ya que ca­si to­do el país es “una pla­ni­cie ba­ja y es­té­ril, cu­bier­ta de are­na, con vas­tas áreas de du­nas mo­ve­di­zas”.

“A di­fe­ren­cia de Es­pa­ña, po­drán bus­car por to­do Qa­tar y no van a en­con­trar ni una pie­dra lo cual es muy po­si­ti­vo pa­ra la se­gu­ri­dad de un par­ti­do. Co­mo mu­cho al­gún fa­ná­ti­co enar­de­ci­do po­drá arro­jar pu­ña­dos de are­na con­tra los co­lec­ti­vos”, se­ña­la Ja­sin ibn Alí bin Hu­mus ben Bla­ka­va, ex­per­to en geo­gra­fía del gol­fo Pér­si­co.

“En Qa­tar, co­mo en otros paí­ses de la re­gión, no ha­ce fal­ta cons­truir are­ne­ros en las pla­zas, el país es en sí un gran are­ne­ro”, agre­ga. Co­mo si es­to no bas­ta­ra no hay pe­li­gro de sus­pen­sión por llu­via por­que la úl­ti­ma vez que llo­vió en el emi­ra­to fue en oc­tu­bre de 1944, y fue una nu­be pa­sa­je­ra.

Pe­ro lo que más atraía a los pro­clá­si­co en Doha, la ca­pi­tal, era la can­ti­dad de di­ne­ro que se­gún tras­cen­dió se ha­bía ofer­ta­do pa­ra la con­cre­ción del par­ti­do, la que se su­ma­ba al pre­mio de Con­me­bol. Es­ta ge­ne­ro­si­dad, unos 14 mi­llo­nes de dó­la­res a re­par­tir, ha­bía he­cho ti­tu­bear in­clu­so la fé­rrea po­si­ción bo­quen­se de in­sis­tir en no ju­gar y exi­gir la des­ca­li­fi­ca­ción de Ri­ver. “Así se ha­ce muy di­fí­cil ga­nar los par­ti­dos en los es­cri­to­rios, es­te ti­po de pro­pues­tas mi­llo­na­rias no ha­ce sino ma­tar las pro­tes­tas, los re­cla­mos de pun­tos y las ape­la­cio­nes. Co­mo quien di­ce bi­lle­te­ra ma­ta es­cri­to­rio”, ex­pre­só cons­ter­na­do un alle­ga­do a la di­ri­gen­cia xe­nei­ze.

Pe­ro fi­nal­men­te, el de­do de Con­me­bol se asen­tó so­bre el ma­pa eu­ro­peo, Ri­ver y Bo­ca de­be­rán via­jar a Ma­drid a ju­gar un clá­si­co incautado y de­por­ta­do al am­pa­ro de impericias pro­pias y manejos aje­nos. El su­per­clá­si­co fue en­via­do al des­tie­rro, y hay des­tie­rros que son ver­gon­zan­tes. Es­te es uno de ellos.

DE­BE­RÁN VIA­JAR A JU­GAR UN CLÁ­SI­CO INCAUTADO Y DE­POR­TA­DO AL AM­PA­RO DE IMPERICIAS PRO­PIAS Y MANEJOS AJE­NOS.

(ILUSTRACIÓN DE CHUMBI)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.