Lo in­com­pren­si­ble de una de­ci­sión sin sen­ti­do co­mún

Mundo D - - Fútbol - Gpuen­[email protected]­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Aún el am­bien­te fut­bo­le­ro no sa­le de su asom­bro. Aún na­die pue­de creer que la Con­me­bol tras­la­de la fi­nal de la Co­pa Li­ber­ta­do­res de Amé­ri­ca a Eu­ro­pa. Un des­pro­pó­si­to por don­de se lo mi­re y que va con­tra los re­gla­men­tos de la pro­pia Con­me­bol, que es­ta­ble­ce que el par­ti­do de­fi­ni­to­rio de la com­pe­ten­cia con­ti­nen­tal se de­be ju­gar en sue­lo sud­ame­ri­cano.

Lo cu­rio­so es que am­bos clu­bes es­tán en desacuer­do. Y pro­ta­go­nis­tas del fút­bol mun­dial tam­bién se ma­ni­fes­ta­ron en con­tra de se­me­jan­te de­ci­sión. Los úni­cos que lo ra­ti­fi­can son Ale­jan­dro Do­mín­guez, pre­si­den­te de la Con­me­bol, y Gian­ni In­fan­tino, man­da­más de la Fi­fa.

Des­de Die­go Ma­ra­do­na has­ta Da­ni Alves. Des­de San­tia­go So­la­ri, entrenador de Real Ma­drid, has­ta Die­go Si­meo­ne, DT de Atlé­ti­co de Ma­drid. Na­die es­tá de acuer­do con tras­la­dar es­ta fi­na­lí­si­ma a Ma­drid, pe­ro las car­tas ya es­tán mar­ca­das y den­tro de una se­ma­na el San­tia­go Ber­na­béu se­rá tes­ti­go de un par­ti­do úni­co, iné­di­to y car­ga­do de his­to­ria. Los li­bros de his­to­ria di­rán que Ar­gen­ti­na no pu­do or­ga­ni­zar un par­ti­do de fút­bol, en las mis­mas tie­rras que trans­cu­rrió con nor­ma­li­dad un G-20 que los prin­ci­pa­les lí­de­res mun­dia­les.

“Es in­com­pren­si­ble que el clá­si­co más im­por­tan­te del fút­bol ar­gen­tino no pue­da desa­rro­llar­se con nor­ma­li­dad en el mis­mo país que en los días que co­rren se desa­rro­lla un G-20”, ex­pre­sa, con mu­cha ra­zón y sen­ti­do co­mún, el co­mu­ni­ca­do de Ri­ver.

El club mi­llo­na­rio fue el más per­ju­di­ca­do de to­dos al ser sa­ca­do de su es­ta­dio por 100 vio­len­tos. Ade­más de que en el pró­xi­mo par­ti­do se jue­gue con dos hin­cha­das y a un océano de dis­tan­cia.

Cuan­do su­ce­dió lo del gas pi­mien­ta en 2015, y fue des­ca­li­fi­ca­do Bo­ca en los es­cri­to­rios tam­bién es­tu­vo mal.

Hay al­go que se re­pi­te sis­te­má­ti­ca­men­te y es la for­ma de ma­ne­jar­se la Con­me­bol. Que no de­ja con­for­me a na­die con sus re­so­lu­cio­nes que le­jos es­tán de ser jus­tas o ape­ga­das al re­gla­men­to. Es­ta­mos en pre­sen­cia del peor bo­chorno de la his­to­ria del fút­bol.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.