La ter­ce­ra fue la ven­ci­da

El día “D” pa­ra el ex­na­da­dor fue su vic­to­ria en la eta­pa Ber­lín del Cir­cui­to Mun­dial de pi­le­ta cor­ta en 2003. Fue un pre­mio a su per­se­ve­ran­cia.

Mundo D - - Eldía“ “mi Vida - Ma­ría Eu­ge­nia Mas­tri mmas­[email protected]­voz­de­lin­te­rior.com.ar

“Per­se­ve­ra y triun­fa­rás”, di­ce el di­cho. Y Jo­sé Meo­lans lo to­mó al pie de la le­tra pa­ra cons­truir una ca­rre­ra de­por­ti­va pla­ga­da de lo­gros. El na­da­dor cor­do­bés fue el pri­mer ar­gen­tino en ba­jar los 50 se­gun­dos en los 100 me­tros li­bre (49m86s) cuan­do te­nía 17 años; fue cua­tro ve­ces olím­pi­co y ga­nó en­tre otras tan­tas me­da­llas las de oro en los 50 me­tros li­bre del Mun­dial de pi­le­ta cor­ta de Mos­cú 2002 y en los 100 li­bre de los Jue­gos Pan­ame­ri­ca­nos de San­to Do­min­go 2003.

Sin em­bar­go, el día “D” de su ca­rre­ra de­por­ti­va no es uno de esos hi­tos que aso­man en la bio­gra­fía aco­ta­da del “Ti­bu­rón”. In­clu­so a sa­bien­das de que “lo más des­ta­ca­do, lo me­jor, es­ta­ría en Mos­cú en 2002”, Jo­sé via­ja has­ta Ber­lín 2003 pa­ra en­con­trar ese mo­men­to que lo mar­có. Y lo de­ci­de así por­que le de­jó una en­se­ñan­za. ¿Cuál? “El va­lor de la per­se­ve­ran­cia”, afir­ma.

“Yo sa­bía que en al­gún mo­men­to se te­nía que con­cre­tar. Te­nía que ser real­men­te pa­cien­te por­que se me iba a dar”, di­ce aho­ra, con la con­vic­ción que lo lle­vó a ga­nar, en su ter­cer in­ten­to, los 100 me­tros li­bre en la eta­pa Ber­lín del Cir­cui­to Mun­dial de pi­le­ta cor­ta de 2003.

Ape­nas 8/100 lo se­pa­ra­ron a Jo­sé del triun­fo en su pri­mer in­ten­to y fue­ron 3/100 las que lo de­ja­ron con la me­da­lla de pla­ta en el se­gun­do. Pe­ro en el ter­ce­ro, con un tiem­po de 47s32 pu­do por fin mi­rar des­de lo más al­to del po­dio al ho­lan­dés Pie­ter van den Hoo­gen­band (47s37) y al ar­ge­lino Sa­lim Iles (47s55).

Un triun­fo en la ca­te­dral

Meo­lans com­pa­ra la fe­cha de Ber­lín con lo sim­bó­li­co de Wim­ble­don pa­ra el te­nis. La lo­ca­li­za­ción eu­ro­pea y la fe­cha del año en la que se co­rría (enero) ha­cían de la ci­ta ale­ma­na una de las más im­por­tan­tes del Cir­cui­to Mun­dial por el ni­vel de sus par­ti­ci­pan­tes.

Nom­bres co­mo los de Mi­chael Klim, Ja­son Le­zak y Ale­xan­der Po­pov fi­gu­ran en los po­dios que ocu­pó Jo­sé en esa prue­ba, que vol­vió a ga­nar en 2004. “Por to­do eso, Ber­lín era pa­ra mí la ca­pi­tal de la na­ta­ción. Así la nom­brá­ba­mos en ese en­ton­ces”, re­cuer­da.

Y él que­ría su triun­fo. “Las pri­me­ras dos ve­ces no lo con­se­guí por muy po­co, pe­ro yo sa­bía que en al­gún mo­men­to se me te­nía que dar. Y cuan­do se me dio, tam­bién fue ‘por na­da’. Pe­ro era al­go que ve­nía es­pe­ran­do y te­nía ga­nas de con­cre­tar­lo. No po­día ser que siem­pre per­die­ra por tan po­ca di­fe­ren­cia”, re­pa­sa el ex­na­da­dor y re­co­no­ce que cuan­do le “to­có ga­nar” sin­tió “in­ter­na­men­te que ese po­día lle­gar a ser el mo­men­to”.

Sue­ños de fi­nal

Pe­se a su fir­me de­seo de ob­te­ner un triun­fo en Ber­lín, Meo­lans en­ca­ró su ter­ce­ra par­ti­ci­pa­ción en la prue­ba sin pre­sio­nes. El cor­do­bés dis­fru­ta­ba mu­cho el lu­gar por­que las sen­sa­cio­nes, a pe­sar de ha­ber sa­li­do dos ve­ces se­gun­do, eran bue­nas cuan­do na­da­ba. Se sen­tía bien, lo­gra­ba mar­cas “real­men­te muy bue­nas” e “iba ya pre­dis­pues­to a ha­cer al­go bueno”.

“Des­de ese pun­to ya el lu­gar me ge­ne­ra­ba con­fian­za y me po­nía bien. El ni­vel de com­pe­ten­cia era al­to y to­do eso me ge­ne­ra­ba adre­na­li­na. Me gus­ta­ba ir ahí. Amén de esos dos pri­me­ros re­sul­ta­dos”, ad­mi­te.

Si re­pa­sa la his­to­ria, en­cuen­tra en la pues­ta a pun­to pa­ra ese tor­neo la ra­zón de su vic­to­ria. “En 2003 lle­ga­mos más des­can­sa­dos; me­jor en la pues­ta a pun­to por­que en las an­te­rio­res ha­bía­mos es­ta­do en una eta­pa del en­tre­na­mien­to un po­co más in­ten­sa. Y co­mo en 2003 ha­bía­mos plan­tea­do bus­car el ré­cord del mun­do de 100 me­tros, se tra­ba­jó so­bre eso”, re­mar­ca.

Pe­ro ese des­can­so en su lí­nea de tra­ba­jo no en­con­tró eco en la com­pe­ten­cia, ya que en Ber­lín las eli­mi­na­to­rias eran a la ma­ña­na (co­mo ocu­rre por lo ge­ne­ral), pe­ro las fi­na­les eran muy tem­prano. “¡A las 14! Y era enero, con lo cual en Ber­lín a las 15 ya era de no­che. Siem­pre la idea era com­pe­tir, vol­ver y des­can­sar. Pe­ro nun­ca pu­de. Pen­sé per­ma­nen­te­men­te en la com­pe­ten­cia de la tar­de. Me pu­se a pla­ni­fi­car la prue­ba, que es­to, que lo otro... Con lo cual el des­can­so no fue de dor­mir. Nun­ca pu­de con­se­guir el sue­ño”, re­cuer­da. Pe­ro po­co le im­por­tó des­pués, cuan­do con­si­guió lo que bus­ca­ba des­de 2001.

EL LU­GAR ME GE­NE­RA­BA CON­FIAN­ZA Y ME PO­NÍA BIEN. EL NI­VEL DE COM­PE­TEN­CIA ERA AL­TO Y TO­DO ESO ME GE­NE­RA­BA ADRE­NA­LI­NA.

(AP / AR­CHI­VO)

De oro. Des­pués de ga­nar en Ber­lín, Meo­lans se con­sa­gró cam­peón pa­na­me­ri­cano en San­to Do­min­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.