Qué es FACEBOOK y pa­ra qué sir­ve

Como te con­ta­mos en el fas­cícu­lo an­te­rior, es­ta red so­cial te acer­ca a tu fa­mi­lia, tus ami­gos y a to­dos aque­llos que no los te­ne­mos cer­ca. Pe­ro ade­más se pue­de cons­ti­tuir en una gran he­rra­mien­ta de di­fu­sión pa­ra pe­que­ños y me­dia­nos pro­yec­tos.

Mundo Digital - - PORTADA -

Las pá­gi­nas de Facebook (se si­guen lla­man­do pá­gi­nas de fans) son una gran opor­tu­ni­dad pa­ra fi­de­li­zar a clien­tes. Sim­ple­men­te ha­cien­do ‘clic’ en el bo­tón de “me gus­ta” un usua­rio no so­la­men­te ex­pre­sa pú­bli­ca­men­te que le gus­ta el ti­tu­lar de la pá­gi­na (una mar­ca, un pro­fe­sio­nal, etc.) sino que ade­más se sus­cri­be a re­ci­bir las pu­bli­ca­cio­nes de esa pá­gi­na, es de­cir, en tér­mi­nos de Twit­ter, se con­ver­ti­ría en un se­gui­dor de tu pá­gi­na.

■ Por lo tan­to, una vez que un usua­rio se ha­ya co­nec­ta­do a tu pá­gi­na, se abre una gran opor­tu­ni­dad de pro­veer­le in­for­ma­ción in­tere­san­te y de usar­la tam­bién pa­ra rea­li­zar cier­tas ta­reas de aten­ción y ser­vi­cio a los usua­rios.

■ Por ejem­plo: pa­ra la pá­gi­na de una mar­ca de te­lé­fo­nos mó­vi­les se­ría un lu­gar es­tu­pen­do no so­la­men­te pa­ra pu­bli­car in­for­ma­ción y no­ti­cias a sus usua­rios sino de in­for­mar­les co­sas con un va­lor in­me­dia­to y cla­ro como la dis­po­ni­bi­li­dad de ac­tua­li­za­cio­nes gra­tui­tas de su te­lé­fono. Es­to lo man­ten­drá en­gan­cha­do y te per­mi­te en­viar en otras oca­sio­nes pu­bli­ci­dad y pro­mo­cio­nes de ac­tua­li­za­cio­nes de tus pro­duc­tos.

Aquí, ade­más se po­drán usar, de nue­vo, muy bien las lis­tas de in­tere­ses pa­ra seg­men­tar la in­for­ma­ción y per­mi­tir que ca­da usua­rio per­so­na­li­ce su pro­pia se­lec­ción de con­te­ni­dos.

In­ter­cam­bio con los usua­rios en tiem­po real

Otra ven­ta­ja muy im­por­tan­te es la po­si­bi­li­dad de po­der me­dir el éxito de tus ini­cia­ti­vas (nue­vos pro­duc­tos, cam­pa­ñas co­mer­cia­les, etc.) me­dian­te la res­pues­ta de los clien­tes, aun­que pa­ra que es­to fun­cio­ne en tér­mi­nos es­ta­dís­ti­cos, es de­cir, pa­ra que la in­for­ma­ción sea me­dia­na­men­te fia­ble, ha­ce fal­ta lle­gar pri­me­ro a una co­mu­ni­dad de cier­to ta­ma­ño (con al­gu­nos cien­tos de usua­rios).

■ La gran ven­ta­ja es que con una co­mu­ni­dad su­fi­cien­te­men­te gran­de se van a po­der de­tec­tar las reac­cio­nes prác­ti­ca­men­te en tiem­po real (la ma­yo­ría se pro­du­cen en cues­tión de ho­ras) y así ana­li­zar y reac­cio­nar a las opi­nio­nes de los usua­rios que ha­gan co­men­ta­rios, to­do de for­ma in­me­dia­ta, sin cos­tos y en­go­rro­sos es­tu­dios de mer­ca­dos o en­cues­tas a clien­tes.

Ima­gen y pre­sen­cia de tu per­fil y tu mar­ca

Es­to es muy sim­ple: con el nú­me­ro de usua­rios que hay y el pe­so que han ad­qui­ri­do las re­des so­cia­les es­tar o no es­tar es una cues­tión de ima­gen muy sim­ple por­que sim­ple­men­te no po­des no es­tar. No es­tar no se­ría sim­ple­men­te una cues­tión de re­ne­gar al enor­me po­ten­cial co­mer­cial de po­der con­tac­tar con to­da es­ta gen­te, sino que ca­da vez más no es­tar se­rá si­nó­ni­mo de una mar­ca des­fa­sa­da que no es­tá al co­rrien­te de los tiem­pos que co­rren.

■ Por otra par­te, con las re­des so­cia­les ha apa­re­ci­do el con­cep­to de “prue­ba so­cial”, el cual da­do el cre­ci­mien­to de las re­des so­cia­les tie­ne ca­da vez más pe­so en las de­ci­sio­nes de com­pra de los clien­tes.

Ven­ta­jas pa­ra el po­si­cio­na­mien­to en los bus­ca­do­res y po­ten­cial de di­fu­sión di­rec­ta

Es un he­cho co­no­ci­do que la re­le­van

cia de una web pa­ra Goo­gle (y pre­su­mi­ble­men­te tam­bién pa­ra los de­más bus­ca­do­res), ya sea una web de un par­ti­cu­lar o de una em­pre­sa, de­pen­de en bue­na me­di­da de su éxito en las re­des so­cia­les. En el ca­so de Goo­gle, aun­que Goo­gle no se ma­ni­fies­te con cla­ri­dad so­bre el pe­so exac­to asun­to, tam­bién es so­bra­da­men­te sa­bi­do que Goo­gle le da un pe­so es­pe­cial a Goo­gle+. Pe­ro es­to no quie­re de­cir, que se pue­da des­pre­ciar a Facebook pues­to que tam­bién tie­ne un pe­so re­le­van­te en in­ter­net.

■ Por lo tan­to, si que­rés me­jo­rar el po­si­cio­na­mien­to de tu em­pren­di­mien­to de­bés te­ner en cuen­ta las re­des so­cia­les tam­bién des­de es­te pun­to de vis­ta. De he­cho, Goo­gle Analy­tics ya mi­de el im­pac­to en las re­des so­cia­les.

■ No obs­tan­te, por nues­tra pro­pia ex­pe­rien­cia he­mos po­di­do com­pro­bar que el trá­fi­co di­rec­to (el pro­vo­ca­do por las reac­cio­nes de la gen­te) que trae una ac­ti­vi­dad en facebook, es mu­cho ma­yor que lo que se pue­de atri­buir a los efec­tos de es­tar en una sim­ple pá­gi­na de goo­gle.

Los pro­ble­mas de pri­va­ci­dad de Facebook

Ya te con­ta­mos ca­si to­das las ven­ta­jas que te pue­de apor­tar una cuen­ta en Facebook, pe­ro tam­bién es obli­ga­to­rio co­men­tar un te­ma po­lé­mi­co so­bre la red so­cial Facebook y es el te­ma de la pri­va­ci­dad, par­ti­cu­lar­men­te cuan­do se tra­ta de me­no­res.

■ Una sim­ple bús­que­da en Goo­gle arro­ja una in­fi­ni­dad de ar­tícu­los que po­nen de ma­ni­fies­to la can­ti­dad de pun­tos que se crí­ti­can re­la­ti­vos a po­si­bles agu­je­ros de se­gu­ri­dad y crí­ti­cas ha­cia la ac­ti­tud de la em­pre­sa en es­te te­rreno.

En esa in­for­ma­ción, po­drías ver que se acu­sa a Facebook con fre­cuen­cia de una ac­ti­tud de­ma­sia­do des­preo­cu­pa­da en es­te te­rreno y que, a pe­sar de que en la ver­sión ac­tual de Facebook el usua­rio ya pue­de con­tro­lar la se­gu­ri­dad y pri­va­ci­dad con mu­cho de­ta­lle, exis­ten agu­je­ros de se­gu­ri­dad que a tra­vés de vías in­di­rec­tas como las apli­ca­cio­nes per­mi­ten ac­ce­der a la in­for­ma­ción del usua­rio que és­te ha con­fi­gu­ra­do como pri­va­da.

■ Por si es­to fue­ra po­co en­con­tra­rás fuer­tes crí­ti­cas (mu­chas de és­tas jus­ti­fi­ca­das) al he­cho de que Facebook no ofre­ce una ma­ne­ra cla­ra de dar­se de ba­ja de­fi­ni­ti­va­men­te con una ga­ran­tía cla­ra de que se eli­mi­nan to­dos los da­tos del usua­rio, lo que ha pro­pi­cia­do la apa­ri­ción de mu­chos usua­rios fal­sos que usan una iden­ti­dad que ha si­do da­da de ba­ja con an­te­rio­ri­dad.

■ An­te las du­das que sus­ci­ta es­to el con­se­jo es cla­ro: por las ra­zo­nes ex­pues­tas an­te­rior­men­te te pue­de ayu­dar mu­cho te­ner una cuen­ta Facebook, hay que te­ner cui­da­do con lo que pu­bli­ques, pe­ro tam­po­co hay que po­ner­se pa­ra­noi­co. Los ca­sos real­men­te per­ju­di­cia­les o pe­li­gro­sos van real­men­te con­tra el sen­ti­do co­mún.

Es de­cir, si po­nés en pú­bli­co que aca­bas de ga­nar tres mi­llo­nes de pe­sos y que vi­vís en la ca­lle X no acu­ses a Facebook de que te ha­yan atra­ca­do en tu ca­sa.

■ Sim­ple­men­te ha­cé una lec­tu­ra con cal­ma de las re­fe­ren­cias an­te­rio­res

re­la­cio­na­das con la se­gu­ri­dad y evi­tá pu­bli­car cualquier in­for­ma­ción que pu­die­ra ser sen­si­ble, ge­ne­ral­men­te po­drás apro­ve­char Facebook a fon­do pu­bli­can­do bá­si­ca­men­te so­la­men­te co­sas que pue­den ser per­fec­ta­men­te pú­bli­cas sin per­ju­di­car­te.

Có­mo su­per­vi­sar la ac­ti­vi­dad en Facebook de mis hi­jos

Como to­das las re­des so­cia­les, Facebook pue­de re­pre­sen­tar un gran pe­li­gro pa­ra los me­no­res de edad.

En teo­ría, la pá­gi­na tie­ne la res­tric­ción de que so­la­men­te los ma­yo­res de edad pue­dan abrir­se una cuen­ta en ella. No obs­tan­te, como In­ter­net es­tá al al­can­ce de to­dos, mu­chos son los ni­ños que de­ci­den men­tir en la edad y de­cir que tie­nen más de 18 pa­ra abrir­se la cuen­ta de Facebook. Como no tie­ne un con­trol de va­li­da­ción, es­ta tram­pa les fun­cio­na y a par­tir de ese mo­men­to pue­den abrir­se una cuen­ta con una edad fal­sa.

■ Aquí te con­ta­mos to­dos los pe­li­gros que eso pue­de aca­rrear y có­mo, como pa­dres, po­de­mos su­per­vi­sar la ac­ti­vi­dad de los hi­jos en Facebook por su pro­pio bien.

Mo­do tra­di­cio­nal

Aun­que exis­ten apli­ca­cio­nes y otros mo­dos de su­per­vi­sar a nues­tros hi­jos me­no­res en las re­des so­cia­les, hay pa­dres que pre­fie­ren ha­cer­lo del mo­do tra­di­cio­nal, es de­cir, cuan­do sus hi­jos les di­cen o se en­te­ran por otros me­dios de que tie­nen una cuen­ta en Facebook, ha­blar con ellos y de­cir­les que es muy im­por­tan­te usar la red con cui­da­do, por ello, es esen­cial que como pa­dres si­ga­mos con­trol de sus ac­cio­nes. Hay hi­jos que lle­ga­rán a com­pren­der­lo y les da­rán li­bre­men­te la con­tra­se­ña pa­ra que pue­dan na­ve­gar juntos o con­tro­lar que to­do

lo que es­tá pa­san­do en su red so­cial es lí­ci­to y no po­ne en pe­li­gro su in­te­gri­dad o se­gu­ri­dad.

■ Sin em­bar­go, si el niño es más gran­de, se­gu­ra­men­te no quie­ra que ten­gas la con­tra­se­ña, ya que se sen­ti­rá más coac­cio­na­do y no que­rrá que en­tres en su mun­do e in­ti­mi­dad.

■ No obs­tan­te, to­da­vía es me­nor de edad, por lo que es tu res­pon­sa­bi­li­dad, y eso im­pli­ca que cualquier pe­li­gro que pue­da ace­char­le en la red de­be­ría ser fil­tra­do por vos mis­mo, y que pos­te­rior­men­te le ex­pli­ca­rías por qué no de­be ha­blar con es­te ti­po de per­so­nas (prin­ci­pal­men­te si no las co­no­ce) o com­par­tir la in­for­ma­ción per­so­nal.

■ Por lo tan­to, en el ca­so de que tu hi­jo no quie­ra mos­trar­te el con­te­ni­do de su pá­gi­na de Facebook li­bre­men­te, ni quie­ra fa­ci­li­tar­te su con­tra­se­ña, de­be­rás des­car­gar­te una de las apli­ca­cio­nes que exis­ten en el mercado pa­ra po­der su­per­vi­sar su ac­ti­vi­dad en es­ta fa­mo­sa red so­cial.

Apli­ca­cio­nes de con­trol pa­ren­tal

Tam­bién pue­de ser que quie­ras res­pe­tar la in­ti­mi­dad de tu hi­jo me­nor de edad sin de­cir­le que vas a con­tro­lar su red y te des­car­gues es­ta apli­ca­ción pa­ra ha­cer­lo de for­ma anó­ni­ma y que no se sien­ta in­ti­mi­da­do por tu vi­gi­lan­cia.

■ De es­te mo­do, po­drás vi­gi­lar to­da su ac­ti­vi­dad en Facebook sin que él sea cons­cien­te de ello y, en ca­so de que no co­me­ta nin­gu­na irre­gu­la­ri­dad, nun­ca sa­brá que ha­brá si­do vi­gi­la­do por sus pa­dres.

■ Una de es­tas apli­ca­cio­nes se lla­ma Qus­to­dio y es gra­tui­ta. Con ella po­drás vi­gi­lar no so­la­men­te el con­te­ni­do del te­lé­fono mó­vil de tu hi­jo, sino tam­bién de la compu­tado­ra o ta­blet. De es­te mo­do, po­drás vi­gi­lar anónimamen­te las pá­gi­nas que tu hi­jo es­tá vi­si­tan­do, in­clu­so si ne­ce­si­tan con­tra­se­ña, y ase­gu­rar­te de que no su­ce­de na­da fue­ra de lo nor­mal en ellas. Exis­ten otras apli­ca­cio­nes de pa­go como Spec­tor­soft, Kids Pla­ce y Life 360 que tie­nen sis­te­mas más avan­za­dos. Al­gu­nas de ellas hasta lo­ca­li­zan don­de se en­cuen­tra tu hi­jo en ese pre­ci­so mo­men­to, gra­cias al te­lé­fo-

no mó­vil, pa­ra más pro­tec­ción y se­gu­ri­dad.

Por qué hay que su­per­vi­sar es­ta ac­ti­vi­dad

Así, es esen­cial que los pa­dres ten­gan un con­trol so­bre las re­des so­cia­les, ya que son mu­chos los pe­li­gros que pue­den ace­char a sus hi­jos me­no­res.

■ El más im­por­tan­te es la pro­tec­ción so­bre des­co­no­ci­dos, quie­nes pue­den vio­lar la in­ti­mi­dad de nues­tros hi­jos, in­ten­tar que­dar con ellos pa­ra ha­cer­les da­ño, vio­lar­los o, in­clu­so, se­cues­trar­los.

■ Otro pe­li­gro es el ci­ber­bu­lling. Los ni­ños tien­den a mar­gi­nar­se e in­ten­tar he­rir­se psí­qui­ca y psi­co­ló­gi­ca­men­te unos a otros, por lo que es muy im­por­tan­te que de­tec­tes en la red si tu hi­jo es uno de los que ha­ce bu­lling o si es­tá sien­do ata­ca­do, pa­ra que pue­das to­mar las me­di­das ne­ce­sa­rias lo antes po­si­ble.

■ Otro gran pe­li­gro es el del de­re­cho a la in­ti­mi­dad. Mu­chos ni­ños no son cons­cien­tes de que no de­ben col­gar imá­ge­nes de su cuer­po des­nu­do en las re­des so­cia­les como Facebook. Es­tas fotografía­s pue­den ser muy pe­li­gro­sas pa­ra su in­ti­mi­dad tan­to aho­ra como en el fu­tu­ro.

■ Por lo tan­to, el con­trol de­be ser rea­li­za­do pa­ra pro­te­ger a nues­tros hi­jos me­no­res de edad, pe­ro tam­bién pa­ra que apren­dan de sus erro­res cuan­do los co­me­tan. No de­be­mos ta­par­los, sino ha­cer­les en­ten­der por qué no de­be rea­li­zar es­te ti­po de ac­tos en la red, ya que son mu­chos los pe­li­gros que les ace­chan en ella.

Có­mo en­se­ñar­les a las per­so­nas ma­yo­res a usar Facebook

De­bés te­ner una men­te abier­ta. No im­por­ta la edad que ten­gas, po­dés apren­der so­bre la tec­no­lo­gía. Lo más pro­ba­ble es que la ver­da­de­ra ba­rre­ra sea la ac­ti­tud: las ge­ne­ra­cio­nes más jó­ve­nes pien­san que no tie­ne sen­ti­do en­se­ñar­le Facebook a las ge­ne­ra­cio­nes ma­yo­res y las ge­ne­ra­cio­nes ma­yo­res pien­san que no tie­ne sen­ti­do ser par­te de es­ta red so­cial.

■ Con­cen­tra­te en el he­cho que a la ma­yo­ría de per­so­nas ma­yo­res les im­por­ta mu­cho el mé­to­do de co­mu­ni­ca­ción que les per­mi­te man­te­ner­se en con­tac­to con su fa­mi­lia, ami­gos y otras per­so

nas. La ven­ta­ja, ac­ce­si­bi­li­dad y ba­jo cos­to de la in­ter­ac­ción en lí­nea les da una mo­ti­va­ción ade­cua­da pa­ra pro­bar al­go nue­vo como Facebook siem­pre y cuan­do les ex­pli­ques ade­cua­da­men­te el pro­pó­si­to y los be­ne­fi­cios.

De­bés de­jar en cla­ro que no hay na­da má­gi­co o ex­tra­ño so­bre Facebook. De­bes te­ner ex­pli­ca­cio­nes cla­ras a la mano.

To­ma en cuen­ta que los adul­tos ma­yo­res tien­den a ser per­sis­ten­tes, pa­cien­tes y les gus­ta bus­car es­ti­mu­la­ción in­te­lec­tual. Ade­más, es­tas per­so­nas tien­den a ser cu­rio­sas como los ni­ños. Apro­ve­chá es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas po­si­ti­vas y apli­ca­las en tu en­tre­na­mien­to.

Ex­pli­ca­le los fun­da­men­tos antes de abrir­le una cuen­ta

Facebook pue­de ser un po­co di­fí­cil de do­mi­nar pa­ra las per­so­nas que son nue­vas en las re­des so­cia­les, sin im­por­tar la edad. Si te­nés una cuen­ta, ini­ciá se­sión pa­ra que tu ami­go ma­yor le eche un vis­ta­zo y ten­ga una idea ge­ne­ral de có­mo em­pe­zar. Ha­ce­lo de for­ma len­ta y me­tó­di­ca y te­né pa­cien­cia. Si te­nés que re­pe­tir las co­sas, ha­ce­lo.

Re­pe­tí lo que le es­tás mos­tran­do, to­ma­lo con cal­ma, y de­te­ne­te des­pués de unas cuan­tas ex­pli­ca­cio­nes pa­ra que pue­da prac­ti­car. Si te frus­trás, to­má un des­can­so y de­ci­le que avi­se cuan­do ten­ga al­gún pro­ble­ma o ten­ga una pre­gun­ta, en lu­gar de re­pe­tir las co­sas mu­chas ve­ces. Las per­so­nas adul­tas apren­der me­jor “ha­cien­do” y qui­zá sea una bue­na idea ir por una ta­za de ca­fé y leer una re­vis­ta mien­tras ellas prac­ti­can.

No uses jer­ga de Facebook o de In­ter­net sin ex­pli­car­la. Por ejem­plo, en lu­gar de es­tar ha­blan­do so­bre tu ava­tar, ase­gú­ra­te de de­cir al­go como: “Es muy im­por­tan­te que te ase­gu­res de te­ner una fo­to cla­ra en tu per­fil. A las fo­tos tam­bién se les co­no­ce como ava­ta­res. Las per­so­nas usan es­tas fo­tos pa­ra ver­te y sa­ber si te co­no­cen o no”. Te­né en cuen­ta que to­das las pa­la­bras re­la­cio­na­das a in­ter­net de­ben es­tar tra­du­ci­das a pa­la­bras co­mún­men­te co­no­ci­das hasta que tu ami­go se ha­ya acos­tum­bra­do al nue­vo len­gua­je.

Ase­gú­ra­te de que tu ami­go ma­yor se pue­da com­pro­me­ter a ser miem­bro de Facebook

Si tu abue­lo so­lo es­tá ha­cien­do es­to pa­ra di­ver­tir­se, pro­ba­ble­men­te sea una pér­di­da de tiem­po. Pre­gun­ta­le a la per­so­na que es­tás ayu­dan­do si pue­de pa­sar un tiem­po de vez en cuan­do pa­ra res­pon­der men­sa­jes y so­li­ci­tu­des de amis­tad de sus vie­jos ami­gos. Las reac­cio­nes que re­ci­bas a tu ra­zo­na­mien­to per­sua­si­vo de­ben ayu­dar­te a des­ci­frar su ni­vel de in­te­rés.

Creá la cuen­ta con ellos

Mo­di­fi­cá el vo­lu­men y el ta­ma­ño de le­tra, si es ne­ce­sa­rio, antes de em­pe­zar. Ase­gu­ra­te de que tu ami­go ten­ga una di­rec­ción de co­rreo elec­tró­ni­co vá­li­da antes de re­gis­trar­se: es un re­que­ri­mien­to y es útil pa­ra re­ci­bir no­ti­fi­ca­cio­nes de men­sa­jes, de so­li­ci­tu­des de amis­tad, de even­tos, etc. fue­ra de Facebook. Si no tie­ne una, crea­la gra­tui­ta­men­te en pá­gi­nas como Gmail, Yahoo, Hot­mail, etc. Ha­cé que lle­ne to­dos los cam­pos re­que­ri­dos cuan­do cree la cuen­ta de Facebook. Si no se sien­te có­mo­do com­par­tien­do in­for­ma­ción per­so­nal, mos­tra­le có­mo pue­de cam­biar la con­fi­gu­ra­ción de pri­va­ci­dad.

De­ci­le que to­do va a es­tar bien con la con­fi­gu­ra­ción de la pri­va­ci­dad. Ex­pli­ca­le bien las op­cio­nes pa­ra ase­gu­rar­te de que se­pa qué pue­den ver las otras per­so­nas y qué no. Res­pe­tá el gra­do de pri­va­ci­dad que quie­ra te­ner.

No ten­gas mie­do de im­pri­mir los pa­sos de la cuen­ta en una ho­ja. Ha­cer que las per­so­nas adul­tas pue­dan leer las ins­truc­cio­nes y ex­pli­ca­cio­nes en un pa­pel les pue­de dar más con­fian­za y ayu­dar­los en el pro­ce­so de apren­di­za­je y re­co­no­ci­mien­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.