Per­fi­les / Mu­jer di­ná­mi­ca: la cor­do­be­sa y la mo­da

Musa - - EDITORIAL SUMARIO - Por Ce­les­te Pe­rey­ra To­rres

El ma­yor error que un hom­bre pue­de co­me­ter es creer que to­das las mu­je­res son igua­les. En ese jue­go de cons­truir la quin­tae­sen­cia fe­me­ni­na, la mo­da siem­pre ha si­do un gran de­co­di­fi­ca­dor de iden­ti­dad. Por eso, en el mes de la mu­jer ha­bla­mos con tres re­fe­ren­tes del mun­do de la mo­da en Cór­do­ba pa­ra tra­tar de pro­fun­di­zar en el per­fil de las cor­do­be­sas en ma­te­ria de mo­da.

Ni con­ser­va­do­ra ni fas­hion vic­tim

“La mu­jer cor­do­be­sa es fe­me­ni­na, quie­re ser­lo y le gus­ta ser­lo. Es don­de se sien­te có­mo­da”, opi­na Ro­cío Igar­za­bal, res­pon­sa­ble de mar­ke­ting pa­ra Ma­ria Cher y Las Pe­pas en Cór­do­ba.

En tér­mi­nos ge­ne­ra­les, a la cor­do­be­sa le gus­ta arre­glar­se. “Ha­ce más hin­ca­pié en lo es­té­ti­co: va al gim­na­sio, se cui­da la piel, las uñas, es­tá más pen­dien­te de la pe­lu­que­ría y no tan­to de lo que vis­te. Eso se lo de­le­ga a lo co­mer­cial”, agre­ga Ma­ria­na Za­pa­ta, ase­so­ra de ima­gen y coor­di­na­do­ra de Es­pa­cio Bue­nos Ai­res (EBA) en Cór­do­ba.

Lu­la Ro­jas, crea­do­ra de la mar­ca lo­cal Tran­seún­te, per­ci­be que la cor­do­be­sa ne­ce­si­ta re­fe­ren­cias, no se ani­ma a cier­tos looks sin an­tes ha­ber vis­to si eso se usa o no. “Las clien­tas de ma­yor edad son a ve­ces las que más se ani­man, por­que se sien­ten más se­gu­ras de sí mis­mas y qui­zá no es­tán tan per­sua­di­das por la pu­bli­ci­dad tra­di­cio­nal”. La in­va­sión de las mar­cas en re­des so­cia­les y la cre­cien­te ex­po­si­ción de fa­mo­sos en pla­ta­for­mas como Twit­ter e Ins­ta­gram re­fuer­za es­ta ten­den­cia en ma­te­ria de pu­bli­ci­dad re­fe­ren­cial. “Las mu­je­res ne­ce­si­tan ver pri­me­ro, pa­ra lue­go adop­tar con­duc­tas, há­bi­tos, ves­ti­men­tas”, ex­pli­ca la di­se­ña­do­ra. Tam­bién exis­te una fran­ja de mu­je­res en­tre 35 y 45 años que si­gue li­ga­da al man­da­to co­mer­cial de mar­cas na­cio­na­les: “De­ter­mi­na­das mar­cas lan­zan un con­cep­to es­té­ti­co y al­gu­nas mu­je­res lo co­pian al 100%”. Es la famosa ge­ne­ra­ción del yoís­mo que apues­ta por el to­tal look. “Cuan­do

en­tro a pla­ca­res de mu­je­res de 45 años, veo co­lec­cio­nes com­ple­tas de pri­me­ras mar­cas. Es­tán muy pen­dien­tes de lo que el mer­ca­do les di­ce pa­ra te­ner­lo y per­te­ne­cer a de­ter­mi­na­do gru­po so­cial”, co­men­ta Ma­ria­na. En la ve­re­da del fren­te, se iden­ti­fi­ca otro ti­po de mu­jer que cuan­do en­tien­de la pro­pues­ta de una mar­ca se ani­ma un po­co más a ves­tir di­fe­ren­cial­men­te. “Hoy la mu­jer se in­for­ma más y el ac­ce­so a la in­for­ma­ción es mu­cho más fá­cil. Por eso, cuan­to uno más mi­ra, más se ani­ma (a ves­tir e in­ver­tir)”, afir­ma Ro­cío pen­san­do en el per­fil de la con­su­mi­do­ra cor­do­be­sa.

En­tre lo co­mer­cial y lo emer­gen­te

La dis­tri­bu­ción ur­ba­nís­ti­ca y la ofer­ta de di­se­ña­do­res lo­ca­les tam­bién in­flu­yen en la re­la­ción de las cor­do­be­sas y la mo­da. Si bien co­exis­ten di­ver­sos cir­cui­tos de com­pras se per­ci­be ma­yor in­fluen­cia de mar­cas más co­mer­cia­les en la mu­jer de zo­na nor­te. En zo­na sur, al ser más hí­bri­do cul­tu­ral­men­te ha­blan­do, el pú­bli­co fe­me­nino es un po­co más permea­ble a las nue­vas si­lue­tas. Pe­ro tam­po­co hay que ol­vi­dar que el po­der ad­qui­si­ti­vo no es el mis­mo que en zo­na nor­te da­do que es zo­na de es­tu­dian­tes, en su ma­yo­ría. Si hay o no va­rie­dad en el mer­ca­do cor­do­bés, es te­ma de dis­cu­sión. Hay opi­nio­nes en­con­tra­das en­tre los ex­per­tos: “No hay una bue­na lí­nea de ca­be­zas cor­po­ra­ti­vas ni una bue­na sas­tre­ría, por ejem­plo, y si es­tá en lo co­mer­cial no lo pa­ga­ría”, sos­tie­ne Ma­ria­na, como ase­so­ra de ima­gen. En ma­te­ria de ta­lles, la es­ca­sa va­rie­dad de ti­po­lo­gías es un pro­ble­ma de Cór­do­ba y el res­to del país. Por eso, “la cor­do­be­sa gasta más en car­te­ras y za­pa­tos y no tan­to en in­du­men­ta­ria”, di­ce Za­pa­ta. Los di­se­ña­do­res mi­ran el va­so me­dio lleno pe­ro acla­ran que el pro­ble­ma es que “la gen­te no sa­be de la exis­ten­cia de tal mar­ca y pre­fie­re ir a Bue­nos Ai­res pen­san­do que acá no hay va­rie­dad. Hay mu­chas mar­cas si­mi­la­res y la gen­te con­fun­de. La par­te co­mu­ni­ca­cio­nal es fun­da­men­tal”, opi­na Lu­la Ro­jas. Sin em­bar­go, am­bas par­tes coin­ci­den en que uno de los ma­yo­res desafíos es lo­grar una bue­na re­la­ción pre­cio-ca­li­dad. La zo­na de Güe­mes fun­cio­na des­de lo gas­tro­nó­mi­co y con­tri­bu­ye a dar­le un im­pul­so al sec­tor de la mo­da, pe­ro to­da­vía fal­ta cohe­sión in­ter­na.

Es­ta­mos en una eta­pa bi­sa­gra don­de la mu­jer es­tá re­va­lo­ri­zan­do la ves­ti­men­ta de ma­ne­ra más cons­cien­te. Va­lo­ra es­tar có­mo­da pe­ro al mis­mo tiem­po ele­gan­te.

Lu­la Ro­jas

Nue­vas si­lue­tas pa­ra la mu­jer di­ná­mi­ca

En es­te con­tex­to, mar­cas lo­ca­les como Tran­seún­te (con lle­ga­da a Bafweek el año pa­sa­do) es­tán for­jan­do un ca­mino di­fe­ren­te. “Sien­to que una pren­da tie­ne que te­ner las mis­mas cua­li­da­des que una ar­qui­tec­tu­ra: pro­te­ger­nos no só­lo vi­sual­men­te sino del cli­ma, del con­tex­to”, con­fie­sa Lu­la, una de las al­ma má­ters de la mar­ca. Sus pren­das son más aus­te­ras y mi­ni­ma­lis­tas por­que se ajus­tan a una mu­jer que sa­le de su ca­sa muy tem­prano y vuel­ve tar­de, que atra­vie­sa va­rios con­tex­tos y si­tua­cio­nes a lo lar­go del día. La pren­da acom­pa­ña la ex­pe­rien­cia de re­co­rrer o tran­si­tar dan­do se­gu­ri­dad y pre­sen­cia, pe­ro la pro­ta­go­nis­ta es la mu­jer ha­cien­do”. De ahí el nom­bre Tran­seún­te. “Tra­ta­mos de es­tar a la al­tu­ra de gran­des mar­cas. En los de­ta­lles y en la ter­mi­na­cio­nes tam­bién es­tá la di­fe­ren­cia”, di­ce la di­se­ña­do­ra y agre­ga: “Es­ta­mos en una eta­pa bi­sa­gra don­de la mu­jer es­tá re­va­lo­ri­zan­do la ves­ti­men­ta un po­co más cons­cien­te. Va­lo­ra es­tar có­mo­da pe­ro al mis­mo tiem­po ele­gan­te”.

La ins­pi­ra­ción es­tá en la ca­lle

En es­te pa­no­ra­ma, la cor­do­be­sa cons­tru­ye su ima­gen e iden­ti­dad co­lec­ti­va­men­te y reivin­di­ca una ten­den­cia mun­dial: an­tes mi­ra­ba a las gran­des mar­cas y ca­da vez más mi­ra a la ca­lle, en las re­des so­cia­les, en la ju­ven­tud. Pues, son los más jó­ve­nes quie­nes mar­can la ten­den­cia. Chi­cas en­tre los 20 y 25 años se ocu­pan más de cons­truir un len­gua­je que pro­yec­te su ima­gen per­so­nal. “No si­guen tan­to los li­nea­mien­tos de la mo­da y bus­can des­pe­gar­se de lo co­mer­cial. Bus­can pren­das que las iden­ti­fi­quen con lo que ellas quie­ren co­mu­ni­car. Lo ve­mos en la es­cue­la to­do el tiem­po”, afir­ma Ma­ria­na. Por suer­te, “de a po­co va­mos apren­dien­do a ser dis­tin­ti­vos en nues­tro es­ti­lo e ir aga­rran­do lo de la mo­da lo que nos fa­vo­re­ce”, como di­ce Ro­cío. Cór­do­ba es una ciu­dad cos­mo­po­li­ta y su mix­tu­ra cul­tu­ral se re­fle­ja en el es­ti­lo de sus mu­je­res. Eso sí, hay que re­co­no­cer que la cor­do­be­sa es lin­da. “Cual­quier per­so­na que vi­si­ta la ciu­dad te lo di­ce”, con­clu­ye Ro­cío, mien­tras el mur­mu­llo del shop­ping da pa­so a cien­tos de mu­je­res que en es­te pre­ci­so ins­tan­te ins­pi­ran es­ta char­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.