Stra­da: la so­fis­ti­ca­ción de las no­vias fe­li­ces

Con el di­se­ño a flor de piel, Ce­ci­lia Stra­da nos cuen­ta su es­pe­cia­li­dad: mo­da nup­cial y al­ta cos­tu­ra. His­to­ria de una mar­ca que na­ce de la vo­ca­ción y be­be del buen gus­to.

Musa - - EDI­TO­RIAL SUMARIO - Por Eva Lu­na

“Es­pe­ra­ba la ho­ra de la sies­ta pa­ra que la má­qui­na de co­ser es­tu­vie­ra de­socu­pa­da. Co­mo yo no lle­ga­ba a los pe­da­les (era una Sin­ger a pe­dal), lo po­nía a mi her­mano me­nor a ma­ne­jar­los con las ma­nos mien­tras yo ma­nio­bra­ba con la te­la arro­di­lla­da en la si­lla”, cuen­ta di­ver­ti­da Ce­ci­lia Stra­da. Ya des­de ni­ña sa­bía que en su des­tino se cru­zan los tex­ti­les, la cos­tu­ra y el di­se­ño. Las en­se­ñan­zas de su abue­la, quien es­ti­mu­ló el ofi­cio de mo­dis­ta y el amor por el di­se­ño en la pe­que­ña di­se­ña­do­ra, for­man par­te de su in­fan­cia en su Huin­ca Re­nan­có na­tal.

Más de 15 años des­pués, Stra­da se ha con­ver­ti­do en una de las fir­mas con ma­yor pro­yec­ción de la mo­da cor­do­be­sa, es­pe­cia­li­za­da en al­ta cul­tu­ra y ves­ti­dos de no­via. Si bien sus co­lec­cio­nes no sue­len ser te­má­ti­cas, sus pie­zas siem­pre es­tán uni­das por un te­ma o una in­quie­tud que sir­ve co­mo pun­to de par­ti­da pa­ra dar rien­da suel­ta a la crea­ti­vi­dad. “Creo que el ha­ber em­pe­za­do en es­to co­mo un jue­go, des­de tan chi­ca, hi­zo que mi for­ma de pen­sar los di­se­ños sea tam­bién una for­ma de pen­sar có­mo los ha­ría y con qué ma­te­ria­les: di­se­ñar, ha­cer mol­des y co­ser es­tán in­trín­se­ca­men­te re­la­cio­na­dos”, sos­tie­ne pa­ra Mu­sa.

En es­te sen­ti­do, la al­ta cos­tu­ra sir­ve co­mo el te­rreno ade­cua­do no só­lo pa­ra ex­pe­ri­men­tar con mor­fo­lo­gías y téc­ni­cas, sino tam­bién pa­ra pro­po­ner nue­vas re­de­fi­ni­cio­nes del lu­jo. Más aún el bridal fas­hion [mo­da nup­cial], un ru­bro muy atrac­ti­vo que per­mi­te amal­ga­mar tan­to los en­can­tos de ese ti­po de crea­cio­nes ex­clu­si­vas co­mo el di­se­ño de pro­duc­to. El tra­ba­jo con gé­ne­ros ex­qui­si­tos co­mo los gui­piu­res, las se­das na­tu­ra­les, los en­ca­jes fran­ce­ses y los te­ji­dos de fan­ta­sía tam­bién re­sul­ta pla­cen­te­ro pa­ra la di­se­ña­do­ra.

Ce­ci­lia ad­mi­te que su pa­so por la uni­ver­si­dad, don­de se re­ci­bió de Li­cen­cia­da en Di­se­ño de In­du­men­ta­ria, cam­bió su concepción del di­se­ño: “Ya no se tra­ta só­lo de crear be­lle­za, sino que es tam­bién una for­ma de pro­po­ner una so­lu­ción de ves­tua­rio pa­ra una oca­sión es­pe­cí­fi­ca”, di­ce. En es­te sen­ti­do, sus ves­ti­dos de­mues­tran un es­ti­lo con­tem­po­rá­neo con una con­fec­ción im­pe­ca­ble y el uso de mol­de­ría in­no­va­do­ra en for­mas y re­cor­tes, to­do pen­sa­do pa­ra en­fa­ti­zar la be­lle­za in­te­rior y em­po­de­rar la ele­gan­cia a tra­vés de lo sim­ple y lo prag­má­ti­co fu­sio­nan­do lo cos­mo­po­li­ta y lo lo­cal sin es­tri­den­cias.

Con el desa­rro­llo de un sis­te­ma pro­pio de cor­se­te­ría in­ter­na “que ayu­da a de­fi­nir los con­tor­nos que ha­cen a la si­lue­ta del ves­ti­do”, las pie­zas de Stra­da se vuel­ven irresistibles pa­ra no­vias que, ade­más de bus­car sen­tir­se úni­cas en su día especial, va­lo­ran los de­ta­lles ar­te­sa­na­les de las pie­zas.

-¿Cuá­les son las con­sul­tas y sugerencias que más te ha­cen las no­vias?

En ge­ne­ral, la no­via lle­ga a con­cre­tar su ves­ti­do des­pués de ha­ber­se em­pa­pa­do en el te­ma vía In­ter­net, en­ton­ces ya cuen­ta con in­for­ma­ción de si­lue­tas, es­co­tes, es­ti­los, di­se­ña­do­res, et­cé­te­ra. Lo que más les in­quie­ta es que el ves­ti­do real­ce sus ca­rac­te­rís­ti­cas y que sea có­mo­do pa­ra po­der dis­fru­tar de la fies­ta. Ob­via­men­te, la co­mo­di­dad tie­ne tan­tas de­fi­ni­cio­nes co­mo no­vias hay en el mun­do, así que es mi de­ber sa­ber in­ter­pre­tar esas pis­tas que me van dan­do cuan­do las en­tre­vis­to pa­ra po­der pro­po­ner al­go que cum­pla con las ex­pec­ta­ti­vas de ca­da una. Otra co­sa es que to­das quie­ren ser ori­gi­na­les y no pa­re­cer­se en na­da a nin­gu­na otra no­via, pe­ro a la ho­ra de

en­fren­tar­se a ser úni­cas y di­fe­ren­tes, mu­chas ter­mi­nan dan­do un pa­so al cos­ta­do y de­ci­dien­do por al­go más clá­si­co.

-¿Cuá­les son las cla­ves en mo­da nup­cial que se vie­nen pa­ra la tem­po­ra­da pri­ma­ve­ra-verano?

Las ten­den­cias en mo­da nup­cial son mu­cho me­nos de­fi­ni­das y más am­plias que las del ready to wear (“lis­to pa­ra lle­var”, tam­bién co­no­ci­do co­mo prêt-à-por­ter). En ge­ne­ral, hay cier­tos de­ta­lles, co­lo­res o mor­fo­lo­gías que per­du­ran va­rias tem­po­ra­das. Por ejem­plo: el pro­ta­go­nis­mo de las es­pal­das, tra­jes com­ple­tos en co­lor nu­de, la vuel­tas de las man­gas a los ves­ti­dos de no­via (ha­ce unos años, el stra­pless era el mo­de­lo pre­fe­ri­do de las no­vias), la vuel­ta de los bor­da­dos ba­rro­cos. Tam­bién hay que des­ta­car que es­te año han triun­fa­do dos ten­den­cias: los es­co­tes de vér­ti­go (su­per­ba­jos) y los ves­ti­dos “tat­too”, co­mo los que pre­sen­té en el des­fi­le de Cór­do­ba Di­se­ña el pa­sa­do ju­lio. En cuan­to a los ac­ce­so­rios, la vuel­ta de las flo­res na­tu­ra­les co­mo com­ple­men­to de pei­na­dos es lo que se vie­ne pa­ra es­ta pri­ma­ve­ra-verano.

Cer­ti­fi­ca­da por el Se­llo Di­se­ño Cor­do­bés, que otor­ga la Mu­ni­ci­pa­li­dad de Cór­do­ba, Stra­da es­tá plan­teán­do­se otros desafíos: ade­más del di­se­ño y con­fec­ción de ves­ti­dos a me­di­da, tam­bién es­tá pre­sen­tan­do tra­jes de no­via y ves­ti­dos lis­tos pa­ra usar, una al­ter­na­ti­va de elec­ción pa­ra mu­je­res que bus­can so­fis­ti­ca­ción y buen gus­to. Asi­mis­mo, Ce­ci­lia y su so­cia es­tán desa­rro­llan­do una lí­nea de bá­si­cos atem­po­ra­les, la cual lan­za­rán en la tem­po­ra­da oto­ño-invierno 2016.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.