Mu­je­res al ha­bla / El “po­der fe­me­nino” en de­ba­te

Musa - - EDITORIAL | SUMARIO -

Mar­zo lle­ga con una efemérides que po­ne fo­co en no­so­tras: el Día In­ter­na­cio­nal de la Mu­jer. En Mu­sa apro­ve­cha­mos la ex­cu­sa pa­ra in­vi­tar a desa­yu­nar a cua­tro em­pren­de­do­ras que nos ins­pi­ran –en­tre mu­chas- con su fuer­za, pa­sión y crea­ti­vi­dad. Y ha­cer con ellas al­go que las mu­je­res ama­mos: dia­lo­gar en­tre pa­res, es­cu­char lo que sien­ten y pien­san de te­mas que nos atra­vie­san. En es­ta no­ta te su­ma­mos a la con­ver­sa­ción.

Ro­mi­na Gle­ria, Lau­ra Sáenz, Sil­va­na Al­ter­man y Pi­lar Ches­ta Prats com­par­ten mu­cho. To­das crea­ron em­pren­di­mien­tos exi­to­sos vin­cu­la­dos al mun­do de la mo­da y la be­lle­za y atra­vie­san esa eta­pa de la vi­da en la que la ener­gía fe­me­ni­na se prue­ba al má­xi­mo: pi­co de pro­duc­ti­vi­dad la­bo­ral, ges­tión de con­vi­ven­cia o fa­mi­lia de hi­jos pe­que­ños y más sue­ños y pro­yec­tos de los que el cuer­po al­can­za a rea­li­zar. Esa bi­sa­gra en la que la ju­ven­tud ya con­vi­ve con se­gu­ri­dad y au­to­co­no­ci­mien­to, pe­ro tam­bién so­bre­exi­gen­cia. ¿Te sue­na? Co­men­ce­mos la char­la...

Con ma­yor o me­nor pro­fun­di­dad el gé­ne­ro está en de­ba­te. Y has­ta el fe­mi­nis­mo “es mo­da”. ¿Creen que exis­te al­go así co­mo un po­der fe­me­nino? ¿Có­mo lo de­fi­ni­rían?

Ro­mi­na. El em­po­de­ra­mien­to es una cues­tión in­ter­na. Hay una fuer­za fe­me­ni­na muy fuer­te que se tie­ne que des­per­tar, y apren­der a rom­per ba­rre­ras. Mu­chas ve­ces esas ba­rre­ras son in­ter­nas, au­to­im­pues­tas. Al­guien pue­de ayu­dar­te a des­cu­brir eso que está en vos pe­ro al clic lo te­nés que ha­cer vos. El po­der fe­me­nino tie­ne que ver con lo que nos mo­vi­li­za, lo que nos ha­ce le­van­tar cuan­do cae­mos. Creo mu­cho en la ge­ne­ro­si­dad y el tra­ba­jo de mu­je­res en con­jun­to. En una her­man­dad más fuer­te que la com­pe­ten­cia. Si la apro­ve­cha­mos nos ha­ce más po­de­ro­sas.

Lau­ra. Pa­ra mi exis­te una fuer­za que es de la mu­jer, es al­go que to­das lle­va­mos den­tro. Una capacidad de es­tar pre­sen­tes en mil lu­ga­res a la vez, de es­tar pen­san­do en un mon­tón de co­sas to­do el tiem­po, creo que las mu­je­res no des­can­sa­mos nun­ca. En la vi­da de la mu­jer se mez­cla to­do to­do el tiem­po; tra­ba­jo, hi­jos…

Sil­va­na. Pa­ra mi vie­ne por ese la­do. Una gran ami­ga lo­ca por la fo­to­gra­fía me pro­pu­so: si te ani­más a ves­tir co­mo ‘su­per­hé­roea’ y es­tar tra­ba­jan­do, ha­go las fo­tos con vos. Por­que así an­do, en mi ta­ller con mis hi­jas al­re­de­dor, yen­do, vi­nien­do. Que­ría re­fle­jar ese po­der de la mu­jer pa­ra em­pren­der, ser ma­má, ha­cer mil co­sas.

¿Es po­der o una im­po­si­ción con la que li­dia­mos? Una tram­pa de gé­ne­ro…

Ro­mi­na. Yo no veo a la mul­ti­ta­rea co­mo un po­der, ni si quie­ra la veo del to­do po­si­ti­va. En al­gún mo­men­to uno se sien­te su­per­po­de­ro­sa por­que di­ce "pue­do ha­cer to­do", pe­ro no podés. Y si que­rés cre­cer en dis­tin­tos ám­bi­tos te te­nés que en­fo­car, y pa­ra eso vas a qui­tar fo­co a otras co­sas. Pa­ra mi es más bien una im­po­si­ción eso de ha­cer to­do, ¿por qué?

Lau­ra. No creo que sea una im­po­si­ción, sino que flu­ye na­tu­ral­men­te. Sí coin­ci­do en que la capacidad de la mu­jer de ser mul­ti­fa­cé­ti­ca no im­pli­ca ser su­per­po­de­ro­sa, son co­sas di­fe­ren­tes.

Pi­lar. Yo acuer­do un po­qui­to con Ro­mi, por­que en mi ca­so ma­má fa­lle­ció cuan­do yo te­nía 22 años, una eta­pa cla­ve. En­ton­ces mi mo­de­lo fue mi pa­pá, que aún hoy con 65 años tie­ne una enor­me ener­gía y ha­ce de to­do, en lo la­bo­ral y per­so­nal. No creo que la mul­ti­ta­rea sea una cosa só­lo de la mu­jer.

En esa lí­nea, ¿ven el em­pren­der más co­mo opor­tu­ni­dad y ha­bi­li­dad de la mu­jer o co­mo sa­li­da obli­ga­da an­te lo di­fí­cil que es a ve­ces desa­rro­llar­se en el mun­do cor­po­ra­ti­vo y ma­ne­jar una fa­mi­lia?

Pi­lar. Es una cues­tión de per­so­na­li­dad y elec­cio­nes, em­pren­der no es pa­ra cual­quie­ra, no es pa­ra to­das las mu­je­res, ni es un te­ma de gé­ne­ro. Creo que sí hay que te­ner una ener­gía in­can­sa­ble y mu­cha se­gu­ri­dad; va de la mano de la pa­sión.

Lau­ra. Pa­ra mi em­pren­der es 100% elec­ción, por­que no po­dría ha­cer otra cosa, no me in­tere­sa su­mar­me a otra em­pre­sa. Y no sé si em­pren­der es tan com­pa­ti­ble con la fa­mi­lia, por­que tu men­te no des­can­sas nun­ca.

Sil­va­na. Cla­ro, ade­más to­das las frus­tra­cio­nes re­caen en vos, por­que al tra­ba­jar pa­ra un ter­ce­ro cum­plís y te vas; pe­ro si em­pren­dés es­tás to­do el día ma­qui­nan­do, no te­nés ho­ra­rios a ve­ces.

El po­der fe­me­nino tie­ne que ver con lo que nos mo­vi­li­za, lo que nos ha­ce le­van­tar cuan­do cae­mos.

Ro­mi­na. En mi ca­so fue una elec­ción, por­que in­clu­so era más ‘có­mo­do’ que­dar­me en la em­pre­sa de mi fa­mi­lia. Pe­ro sí en­cuen­tro mu­chas mu­je­res que vie­nen de lo cor­po­ra­ti­vo y creen que el ca­mino em­pren­de­dor va a ser su so­lu­ción y así lo en­ca­ran. En­ton­ces, lo que pa­sa es que esas em­pren­de­do­ras no pa­san del au­to­em­pleo; de ge­ne­rar­se al­go que les de los in­gre­sos y ho­ra­rios que ne­ce­si­tan, pe­ro su pro­yec­to que­da a una es­ca­la muy ba­ja. Si que­rés que crez­ca va a im­pli­car to­do lo que dicen: no te­ner tiem­po, al menos al prin­ci­pio, y mu­cha de­man­da.

Lau­ra. Tam­bién hay co­mo una… “re­sig­na­ción”, no se si es la pa­la­bra, pe­ro cuan­do de­ci­dís ar­mar una fa­mi­lia le té­nes que dar lu­gar en tu vi­da, y tu em­pren­di­mien­to de­be sa­ber que hay un mo­men­to del día en que no es­tás dis­po­ni­ble. ¡Si no tu­vie­ra a mis hi­jos dor­mi­ría en mi ta­ller! (ri­sas) Pe­ro no quie­ro ha­cer eso, quie­ro de­di­car­les es­pa­cio.

El fa­mo­so equi­li­brio…

Lau­ra. Yo al menos apren­dí que las co­sas que siem­pre qui­sis­te te lle­gan y no las dis­fru­tás si no es­tás bien, si no equi­li­brás. Me pa­só en una se­sión de fo­tos ha­ce tiem­po. Cuan­do em­pe­za­ba mi em­pren­di­mien­to ima­gi­na­ba que el ma­yor mo­men­to de crea­ti­vi­dad y dis­fru­te se­rían las se­sio­nes de fo­tos, y re­sul­ta que es­ta­ba en esa ge­ne­ra­da y pa­ga­da por mi, y me sen­tía un tra­po. Iba y ve­nía so­bre­pa­sa­da aten­dien­do mil co­sas, has­ta la co­mi­da de la mo­de­lo, y no lo es­ta­ba dis­fru­tan­do. Ahí di­je nun­ca más, y cam­bié mi ac­ti­tud.

Sil­va­na Al­ter­man, Pi­lar Ches­ta Prats, Ro­mi­na Gle­ria y Lau­ra Sáenz en nues­tra se­de; don­de com­par­tie­ron desa­yuno con Lo­re­na Vi­lla­fa­ñe, res­pon­sa­ble de Mu­sa, y par­te del equi­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.