De­sa­rro­llo lo­cal, pro­duc­ción glo­bal

Las em­pre­sas que apun­tan a un mo­de­lo de ne­go­cios es­pe­cia­li­za­do en al­gu­nos es­la­bo­nes de la ca­de­na de un pro­duc­to. La cla­ve: có­mo agre­gar va­lor sin fa­bri­car en forma di­rec­ta.

Negocios - - PÁGINA DELANTERA - Pau­la Mar­tí­nez pmar­ti­nez@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

El mo­de­lo tra­di­cio­nal de negocio, en el cual una em­pre­sa tie­ne una idea, desa­rro­lla su pro­duc­to, lo fa­bri­ca y lo ven­de, cam­bió. En un mun­do glo­ba­li­za­do, las com­pa­ñías bus­can es­pe­cia­li­zar­se en lo que sa­ben y ter­ce­ri­zan par­te de los es­la­bo­nes de la ca­de­na pa­ra ser más efi­cien­tes. Cuan­do se rom­pe la ló­gi­ca de una eco­no­mía ce­rra­da y las em­pre­sas pien­san en in­ser­tar­se en el mun­do, pa­sa a to­mar re­le­van­cia pro­du­cir lo me­jor con los me­no­res costos posibles. Si la fa­bri­ca­ción den­tro del país no cum­ple es­tos re­qui­si­tos, se en­car­ga a pro­vee­do­res del ex­te­rior y, en de­fi­ni­ti­va, el con­su­mi­dor o usua­rio fi­nal ter­mi­na­rá be­ne­fi­cia­do con me­jor pre­cio y ca­li­dad. Es­tos son mo­de­los que uti­li­zan des­de ha­ce tiem­po com­pa­ñías in­ter­na­cio­na­les co­mo Ap­ple, Ni­ke o Le­vi’s: el va­lor lo agre­ga el di­se­ño, el de­sa­rro­llo y la in­no­va­ción, mien­tras que la fa­bri­ca­ción la ha­cen otras com­pa­ñías. ¿Qué pa­sa en Cór­do­ba? Vea­mos al­gu­nos ejem­plos. En ca­sos de de­sa­rro­llo de soft­wa­re y pro­duc­tos in­no­va­do­res, co­mo los de GiFl­yBi­ke y Cur­vi­lux, lo más va­lio­so es la ge­ne­ra­ción y pues­ta en prác­ti­ca de esas ideas. En Sport­com en cam­bio, la em­pre­sa bus­ca es­pe­cia­li­zar­se en co­mer­cia­li­zar y desa­rro­llar, pa­ra lue­go ter­ce­ri­zar la pro­duc­ción.

“En los úl­ti­mos años se han ex­ten­di­do las ca­de­nas glo­ba­les de va­lor, en las cua­les pro­duc­to­res de bie­nes y ser­vi­cios de di­fe­ren­tes paí­ses apor­tan pa­ra la ge­ne­ra­ción de un pro­duc­to fi­nal, apro­ve­chan­do las ga­nan­cias de es­pe­cia­li­za­ción y es­ca­la a que esa es­tra­te­gia da lu­gar”, di­ce Mar­ce­lo Ca­pe­llo, pre­si­den­te del Ie­ral de la Fundación Me­di­te­rrá­nea.

Pa­ra Daniel Scan­diz­zo, do­cen­te de pos­gra­do en Fi­nan­zas y en Es­tra­te­gia, “una co­sa es te­ner una es­tra­te­gia ex­por­ta­do­ra de in­ser­ción en mer­ca­dos ex­ter­nos y otra, te­ner una es­tra­te­gia glo­bal. En es­ta úl­ti­ma se in­ten­tan uni­fi­car mé­to­dos de pro­duc­ción y lo que se fa­bri­ca en Asia se pue­de ven­der en Ar­gen­ti­na, o lo de Ar­gen­ti­na en Es­ta­dos Uni­dos, por ejem­plo”.

Las com­pa­ñías au­to­mo­tri­ces par­ten de es­ta pre­mi­sa y di­vi­den la fa­bri­ca­ción en va­rias plan­tas del mun­do, que se es­pe­cia­li­zan en de­ter­mi­na­dos mo­de­los y abas­te­cen va­rios des­ti­nos.

Por otra par­te, Scan­diz­zo se­ña­la que hoy pre­do­mi­nan los “mo­de­los de ne­go­cios abier­tos, en los cua­les una em­pre­sa tie­ne un re­cur­so im­por­tan­te y se aso­cia con otra que la com­ple­men­ta, sin ne­ce­si­dad de fu­sio­nar­se”.

Ci­ta, co­mo ejem­plo, a las fir­mas in­for­má­ti­cas: hay em­pre­sas que se es­pe­cia­li­zan en pro­ce­sa­do­res o sis­te­mas ope­ra­ti­vos y abas­te­cen a dis- tin­tas mar­cas de pro­duc­to­res de compu­tado­ras o ce­lu­la­res.

La tram­pa de la pro­tec­ción Mar­ce­lo Ol­me­do, pre­si­den­te de la Cá­ma­ra de Co­mer­cio Ex­te­rior de Cór­do­ba (Ca­cec) y de Pro­me­don, cree que la es­pe­cia­li­za­ción no só­lo se apli­ca las com­pa­ñías que bus­can la in­ter­na­cio­na­li­za­ción.

“Es una obli­ga­ción de los in­dus­tria­les, in­clu­so pa­ra el mer­ca­do in­terno, si que­re­mos una in­dus­tria com­pe­ti­ti­va”, re­mar­ca.

Opi­na que si a ni­vel lo­cal no hay com­pe­ti­ti­vi­dad en los in­su­mos, ha­bría que ba­jar el cos­to de la mano de obra, en lu­gar de em­pleo ca­li­fi­ca­do y bien pa­go. Agre­ga que pa­ra sa­lir al mun­do lo me­jor es ins­ta­lar­se con ofi­ci­nas co­mer­cia­les en otros paí­ses.

Aquí se po­dría pen­sar en que se “qui­ta” el em­pleo lo­cal pa­ra dár­se­lo a gen­te fue­ra del país. Pe­ro es­to tam­bién responde a una ló­gi­ca y un mo­de­lo de pro­duc­ción an­ti­guo en la cual se con­si­de­ra­ba a la in­dus­tria co­mo la ge­ne­ra­do­ra de tra­ba­jo ge­nuino.

En la so­cie­dad ac­tual, los sec­to­res que ma­yor em­pleo pro­du­cen son los ser­vi­cios y el co­mer­cio. Y es­te fe­nó­meno se va a agu­di­zar en el fu­tu­ro por el avan­ce tec­no­ló­gi­co, ya que el sec­tor fa­bril es el más pro­pen­so a la au­to­ma­ti­za­ción, mien­tras que en forma con­ti­nua se van su­man­do nue­vas ne­ce­si­da­des de pues­tos de tra­ba­jo en ser­vi­cios ya exis­ten­tes o en nue­vos.

Por otra par­te, en un país co­mo Ar­gen­ti­na, con suel­dos me­dios, se­ría con­tra­pro­du­cen­te in­ten­tar com­pe­tir con otros lu­ga­res que tie­nen sa­la­rios ba­jos en dó­la­res.

El desafío es­tá en desa­rro­llar bie­nes y ser­vi­cios que re­quie­ran mano de obra ca­li­fi­ca­da.

“Un país pue­de in­te­grar­se a la pro­duc­ción mun­dial con al­to va­lor agre­ga­do, es­pe­cia­li­zán­do­se en los pro­duc­tos y pro­ce­sos en que tie­ne ma­yo­res ven­ta­jas, en lu­gar de in­te­grar ver­ti­cal y com­ple­ta­men­te la pro­duc­ción del país”, di­ce Ca­pe­llo.

El eco­no­mis­ta ad­vier­te de que es­ta in­te­gra­ción de­be apro­ve­char las ven­ta­jas com­pe­ti­ti­vas de ca­da país y sus re­cur­sos hu­ma­nos.

Pe­ro, tam­bién, de­be te­ner en cuen­ta que en una tran­si­ción de una eco­no­mía muy ce­rra­da a una más abier­ta, el pro­ce­do de­be ser gra­dual y es­tar acom­pa­ña­do de una po­lí­ti­ca de au­men­to de la com­pe­ti­ti­vi­dad lo­cal pa­ra evi­tar una in­va­sión que só­lo des­tru­ya em­pleo y no ayu­de a ge­ne­rar­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.