Me­dir la hue­lla de car­bono pa­ra ser sus­ten­ta­ble

Pa­ra la di­rec­to­ra de la Li­cen­cia­tu­ra en Am­bien­te de la Si­glo 21, ca­da em­pre­sa de­be­ría ana­li­zar su “ci­clo de vi­da”.

Negocios - - NEGOCIOS + AMBIENTE - Favio Ré fre@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Una he­la­de­ra con al­gún des­per­fec­to que ele­va el con­su­mo de luz. Un camión con mu­chos años de an­ti­güe­dad que gas­ta de­ma­sia­do ga­soil. Un pro­ce­so que se ha­ce con pa­pe­les cuan­do po­dría rea­li­zar­se on li­ne. Un em­pa­que que po­dría ser más pe­que­ño y a ba­se de ma­te­ria­les bio­de­gra­da­bles.

Son mu­chos los ejem­plos que Ca­ro­li­na Ulla, di­rec­to­ra de la Li­cen­cia­tu­ra en Am­bien­te y Ener­gías Re­no­va­bles de la Uni­ver­si­dad Si­glo 21, ima­gi­na a la ho­ra de gra­fi­car su no­ción so­bre que, an­tes de ana­li­zar in­ver­sio­nes en bio­ener­gías, las em­pre­sas de­ben pa­sar por eva­lua­cio­nes in­ter­nas pa­ra de­tec- tar dón­de tie­nen sus ma­yo­res fa­len­cias en re­la­ción a las emi­sio­nes de dió­xi­do de car­bono. Y tra­ba­jar en ac­cio­nes con­cre­tas pa­ra so­lu­cio­nar­las.

En el mar­co de una jor­na­da so­bre ener­gías re­no­va­bles or­ga­ni­za­da por la Bolsa de Ce­rea­les de Cór­do­ba, Ulla se­ña­ló: “Es­ta­mos en un mo­men­to de ex­plo­sión de las bio­ener­gías, con mu­chas em­pre­sas ana­li­zan­do in­ver­sio­nes al res­pec­to. Pe­ro las ener­gías re­no­va­bles son el úl­ti­mo es­la­bón den­tro de una eva­lua­ción de im­pac­to am­bien­tal; an­tes hay que atra­ve­sar otras fa­ses pa­ra me­jo­rar la efi­cien­cia ener­gé­ti­ca”.

En diá­lo­go con La­Voz, la es­pe­cia­lis­ta am­plió que “las com­pa­ñías, hoy por hoy es­tán ha­cien­do el pro­ce­so in­ver­so al re­co­men­da­ble: arran­can con las ener­gías re­no­va­bles y sin sa­ber muy bien por qué. Si es­tán en ese ca­mino, es por­que se es­tán su­man­do a los ob­je­ti­vos de de­sa­rro­llo sos­te­ni­ble de Na­cio­nes Uni­das y al Acuer­do de Pa­rís; es de­cir, al com­pro­mi­so de me­jo­rar el en­torno del es­pa­cio que ha­bi­ta ca­da uno. Y pa­ra eso, el pri­mer pa­so es co­no­cer cuá­les son los im­pac­tos que ge­ne­ra ca­da pro­ce­so pro­duc­ti­vo”.

Hue­llas vi­ta­les En su di­ser­ta­ción, Ulla le con­sul­tó al cen­te­nar de asis­ten­tes si sa­bían qué sig­ni­fi­ca el con­cep­to de hue­lla de car­bono: es el in­di­ca­dor que se uti­li­za pa­ra me­dir la to­ta­li- dad de ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro (GEI) que emi­te di­rec­ta o in­di­rec­ta­men­te un in­di­vi­duo, or­ga­ni­za­ción, em­pre­sa o pro­duc­to.

La di­rec­to­ra de la ca­rre­ra am­bien­tal de la Si­glo 21 con­si­de­ró que és­te es el pun­ta­pié fun­da­men­tal: “El aná­li­sis de ci­clo de vi­da per­mi­te co­no­cer el im­pac­to am­bien­tal de un pro­duc­to des­de que nace has­ta que mue­re. Pue­do sa­ber con­cre­ta­men­te dón­de, den­tro de mis pro­ce­sos pro­duc­ti­vos, es­toy con­su­mien­do más ener­gía. Así, con só­lo el cam­bio de una má­qui­na, una he­la­de­ra o uno de los vehícu­los que uso pa­ra trans- por­tar mer­ca­de­ría, pue­do ge­ne­rar un aho­rro sig­ni­fi­ca­ti­vo”.

Y com­ple­tó: “Aho­ra bien, si hi­ce es­tas mo­di­fi­ca­cio­nes y aún si­go con gran­des con­su­mos, ahí sí ten­go que mi­grar a las ener­gías re­no­va­bles. Pe­ro en esa ins­tan­cia pos­te­rior, no an­tes”.

Ulla ci­tó el ejem­plo de una mar­ca de agua mi­ne­ral que de­ci­dió mo­di­fi­car la com­po­si­ción de su bo­te­lla, con me­nos plás­ti­co, pa­ra que ex­trai­ga me­nos re­cur­sos na­tu­ra­les, re­duz­ca el cos­to lo­gís­ti­co al po­der trans­por­tar más uni­da­des en un mis­mo es­pa­cio y tam­bién achi­que el vo­lu­men de re­si­duos al ser más fle­xi­ble pa­ra po­der com­pac­tar­se.

Opor­tu­ni­dad

En es­te con­tex­to, la es­pe­cia­lis­ta re­cor­dó que un me­nor con­su­mo de ener­gía sig­ni­fi­ca aho­rro de di­ne­ro. “Pa­ra una em­pre­sa u or­ga­ni­za­ción, qui­zás cam­biar una má­qui­na sea me­nos one­ro­so que ins­ta­lar pa­ne­les fo­to­vol­tai­cos. Por eso es tan im­por­tan­te ha­cer es­te ti­po de es­tu­dios”, in­di­có.

Otro as­pec­to cla­ve que men­cio­nó Ulla es que aque­llos que ex­por­tan, fun­da­men­tal­men­te a Eu­ro­pa, de­be­rán inevi­ta­ble­men­te co­men­zar a rea­li­zar es­te ti­po de es­tu­dios de im­pac­to, por­que allí son ca­da vez más fuer­tes las de­man­das de los con­su­mi­do­res por co­no­cer de dón­de vie­nen sus pro­duc­tos y cuán­to afec­tan al am­bien­te, in­for­ma­ción que pre­ten­den in­clui­da den­tro del pro­pio pac­ka­ging de la mer­ca­de­ría.

(LA VOZ)

Im­pac­to. Ca­ro­li­na Ulla, es­pe­cia­lis­ta en am­bien­te de la Si­glo 21.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.