Sin mar­gen pa­ra sa­car las­ma­nos del ti­món

La dis­pa­ra­da del dó­lar y la pro­fun­di­dad de la de­va­lua­ción no es­ta­ban en los pla­nes de na­die. Aho­ra caen las ven­tas, suben los cos­tos, las tasas si­guen al­tas y se vie­ne el me­dio agui­nal­do. Qué ha­cen las em­pre­sas en el tem­po­ral.

Negocios - - PÁGINA DELANTERA - Die­go Dá­vi­la dda­vi­la@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Me­dir la vi­si­ta a los ban­cos, pos­ter­gar pla­nes de ex­pan­sión, con­tro­lar el mo­vi­mien­to de mer­ca­de­rías y cuen­tas, au­men­tar las auditorías, no re­ga­lar mer­ca­do, no ade­lan­tar pa­gos y re­ne­go­ciar lo que se pue­da.

Es­tas son al­gu­nas tác­ti­cas de los em­pre­sa­rios cor­do­be­ses pa­ra evi­tar el nau­fra­gio en la tormenta desata­da por la cri­sis fi­nan­cie­ra.

Es que las Pyme que­da­ron en­ce­rra­das en un mar don­de caen las ven­tas, suben los cos­tos, se achi­can los pla­zos de pa­go y los pro­vee­do­res de in­su­mos con­di­cio­nan la en­tre­ga por­que la ines­ta­bi­li­dad del dó­lar im­pi­de fi­jar pre­cios.

Mien­tras tan­to, se vie­ne el agui­nal­do y no hay mar­gen ra­zo­na­ble pa­ra fi­nan­ciar­lo con des­cu­bier­to en el ban­co. Aun­que la sa­li­da de­pen­de más del pro­fe­sio­na­lis­mo que del tra­di­cio­nal “ol­fa­to”, to­dos reconocen que “no hay re­ce­ta que val­ga”.

Mi­rar to­do jun­to

Pa­ra So­le­dad Mi­la­jer, pre­si­den­te de la fa­bri­can­te de mue­bles Hau­se Mö­bel, es­te es el mo­men­to en que el em­pre­sa­rio “se sien­ta a mi­rar to­do jun­to”: las deu­das, los pa­gos, la co­bran­za y los clien­tes.

El pro­ble­ma es que la ines­ta­bi­li­dad del dó­lar di­fi­cul­ta de­fi­nir el cos­to de re­po­si­ción (lo que cues­ta te­ner la mer­ca­de­ría a fu­tu­ro).

“Hoy no se pue­den per­der ven­tas, pe­ro si to­más un tra­ba­jo no sa­bés si re­cu­pe­ras los in­su­mos. La cues­tión es sal­var los cos­tos fi­jos en el día a día”, ad­vier­te.

An­te es­to, re­sal­ta: “Al­gu­nos ade­lan­tan va­ca­cio­nes, sus­pen­den o re­ne­go­cian el agui­nal­do en dos o más pa­gos. Hay quie­nes suben lis­tas de pre­cios y sa­len a ven­der. Otros re­tra­san cre­ci­mien­to o re­ne­go­cian pa­gos a pro­vee­do­res. Ca­da em­pre­sa de­pen­de de la he­rra­mien­ta que tie­ne, al­gu­nos ac­túan con in­te­li­gen­cia y otros apues­tan al ta­te­tí”.

Va­rias fa­bri­can­tes de mue­bles ana­li­zan con­ver­tir­se en im­por­ta­do­res. “Al­gu­nas ven que el mer­ca­do es­tá abier­to y que de­ben apro­ve­char la ca­de­na de dis­tri­bu­ción; la idea es de­jar de fa­bri­car al­go y ar­mar un mix en­tre pro­duc­tos pro­pios e im­por­ta­dos, lo que im­pli­ca re­du­cir per­so­nal de pro­duc­ción. Otros apues­tan al va­lor agre­ga­do, pe­ro hay que ser va­lien­tes pa­ra ofre­cer al­go más ca­ro que el res­to del mer­ca­do”, ex­pli­ca.

Vi­vir el día a día

Las clí­ni­cas pri­va­das, que se ma­ne­jan con una ren­ta­bi­li­dad del seis al sie­te por cien­to, se en­fren­tan a un gran em­bu­do.

El Es­ta­do ha­bi­li­tó a las pre­pa­gas a au­men­tar 7,5 por cien­to sus cuo­tas a par­tir de ju­lio. Con ellas se sen­ta­rá a ne­go­ciar ho­no­ra­rios y ta­ri­fas fren­te a una de­va­lua­ción que ron­da el 50 por cien­to (sus in­su­mos, tec­no­lo­gías y re­pues­tos es­tán en dó­la­res) y a la paritaria que se vie­ne, en la cual los gre­mios pi­den au­men­tos del 20 al 22 por cien­to, más cláu­su­la ga­ti­llo y un bono de cin­co mil pesos.

Pe­ro las nue­vas ta­ri­fas de las aten­cio­nes que se ha­gan en ju­lio re­cién las co­bra­rán en 60 a 90 días.

“Lo úni­co que pue­den ha­cer las clí­ni­cas es vi­vir el día a día. Re­cor­tar gas­tos don­de se pue­de, su­pri­mir los re­em­pla­zos por en­fer­me­da­des y re­du­cir ca­pa­ci­ta­cio­nes. Tam­po­co se pue­de su­mar vo­lu­men de pa­cien­tes, por­que to­das es­tán a

full en es­te mo­men­to”, ex­pli­ca Gus­ta­vo Tra­ba­lli­ni, director ad­mi­nis­tra­ti­vo de Clí­ni­ca Uni­ver­si­ta­ria Rei­na Fa­bio­la.

Ma­ne­jar los tiem­pos

Cé­sar Mar­tí­nez, pre­si­den­te de la desa­rro­llis­ta Be­ta­nia, ad­vier­te que la cons­truc­ción pri­va­da es un ne­go­cio a cin­co años: uno a dos años pa­ra com­prar la tie­rra y tres pa­ra desa­rro­llar. Es­to per­mi­te ma­ne­jar los tiem­pos: cuan­do cae la ven­ta, ba­ja el rit­mo has­ta que la si­tua­ción se acla­re.

“Las obras en cons­truc­ción no se pue­den fre­nar. Be­ta­nia tie­ne cua­tro obras en mar­cha, así que pre­fe­ri­mos ba­jar pre­cios a to­car los pla­zos; lo im­por­tan­te es cum- plir con los com­pro­mi­sos. Se fre­na la com­pra de tie­rras y lo que es­tá en proyecto”. se­ña­la.

El prin­ci­pal in­su­mo pa­ra cons­truir es el ca­pi­tal. “El que tie­ne las cuen­tas sa­nea­das no acu­de a los ban­cos, se fi­nan­cia con la pre­ven­ta”, di­ce.

Efi­cien­cia con con­trol

El co­mer­cio sa­be que se achi­có el bol­si­llo del con­su­mi­dor. En­ton­ces, el que tie­ne más es­pal­da fi­nan­cie­ra an­da­rá me­jor y el que no, ten­drá pro­ble­mas pa­ra so­bre­vi­vir.

Por eso, pa­ra Héc­tor Fio­ra­ni, ti­tu­lar de Fio­ra­ni Free Shop, ca­da em­pre­sa de­be apos­tar “a ser muy efi­cien­te, man­te­ner el día a día muy con­tro­la­do, equi­li­brar los stock (de mer­ca­de­ría) y ase­gu­rar la ren­ta­bi­li­dad en to­dos los sec­to­res”.

El em­pre­sa­rio am­plia­rá y re­mo­de­la­rá sus lo­ca­les, aun en es­te con­tex­to, pa­ra evi­tar que los clien­tes se va­yan a las gran­des su­per­fi­cies.

La cla­ve es man­te­ner el plan­tel de em­plea­dos jus­to. “Pa­ra se­guir cre­cien­do, es­ta­mos in­vir­tien­do en la ven­ta en in­ter­net; se com­pró un soft­wa­re y se to­ma­ron em­plea­dos ter­ce­ri­za­dos en pues­tos es­pe­cí­fi­cos co­mo téc­ni­cos y com­mu­nity manager pa­ra aten­der las re­des so­cia­les”, men­cio­na.

AUN­QUE LA SA­LI­DA DE­PEN­DE MÁS DEL PRO­FE­SIO­NA­LIS­MO QUE DEL TRA­DI­CIO­NAL “OL­FA­TO” EM­PRE­SA­RIAL, TO­DOS RECONOCEN QUE “NO HAY RE­CE­TA QUE VAL­GA”.

(ILUSTRACIÓNDEOSCARROLDÁN)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.