La se­gun­da muer­te del gra­dua­lis­mo

Negocios - - OPINIÓNS - Da­niel Alon­so da­lon­so@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

La ges­tión de ex­pec­ta­ti­vas tie­ne, por lo me­nos, tres gran­des ame­na­zas: el ta­ma­ño de la bre­cha en­tre lo real y lo es­pe­ra­do, el pla­zo pa­ra achi­car­la y lle­gar a lo desea­do, y la com­pa­ra­ción en­tre lo bus­ca­do y lo que fi­nal­men­te se ha lo­gra­do.

Pa­ra el Go­bierno, el ma­ne­jo de esas va­ria­bles se ha ale­ja­do de sus de­dos de ma­ne­ra ca­si dra­má­ti­ca, des­pués de pa­sar to­do lo que va de su man­da­to tra­tan­do de aco­mo­dar el pre­sen­te con la pro­me­sa de un fu­tu­ro me­jor.

El pun­to de in­fle­xión de lo que ocu­rrió en­tre fi­nes de abril y prin­ci­pios de ma­yo, cuan­do los mer­ca­dos mos­tra­ron los dien­tes con los que lue­go des­ga­rra­ron la car­ne de nues­tra mo­ne­da, des­ar­mó el pre­sen­te y, por en­de, des­di­bu­jó el fu­tu­ro.

El gra­dua­lis­mo, en su ver­sión más pu­ra, ofren­da­ba un do­ble sa­cri­fi­cio es­ca­lo­na­do: ir achi­can­do el dé­fi­cit de las cuen­tas pú­bli­cas y, a la vez, re­du­cir la in­so­por­ta­ble pre­sión im­po­si­ti­va.

Am­bas co­sas eran y son desea­bles. Pe­ro, en los he­chos, apa­re­cen co­mo con­tra­dic­to­rias.

Ya se sa­be: el acuer­do fir­ma­do y se­lla­do con el Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI) nos obli­ga a cum­plir una exi­gen­te se­rie de me­tas fis­ca­les que im­pli­can ace­le­rar el ajus­te.

Pe­ro las du­das si­guen tan vi­vas co­mo en el arranque. Los mer­ca­dos no com­pran bue­nas in­ten­cio­nes y, por en­de, no es­tán se­gu­ros de la via­bi­li­dad po­lí­ti­ca y con­ti­núan cas­ti­gan­do la au­sen­cia de una ruta pre­ci­sa y de­ta­lla­da pa­ra lo­grar ese com­pro­mi­so.

El Go­bierno, que ya le vio la co­la al dia­blo, ad­mi­te aho­ra ba­jo cuerda que vol­ve­rá a re­ca­li­brar pa­ra no caer en de­fault fren­te a la car­ta sus­cri­ta con el FMI.

Una se­gun­da muer­te pa­ra el gra­dua­lis­mo, só­lo que no son las me­tas fis­ca­les ni las de in­fla­ción. Es­ta vez su­fri­rá el bolsillo de los con­tri­bu­yen­tes, ya que se­ría el turno del cro­no­gra­ma de la re­ba­ja de im­pues­tos, al que se le co­la­ría “un año de gra­cia” pa­ra ase­gu­rar re­cur­sos y, de pa­so, ofre­cer una pren­da de cam­bio, vía In­gre­sos Bru­tos, pa­ra su­je­tar las ma­nos in­quie­tas de los go­ber­na­do­res.

En ri­gor, al­go de eso ya ha­bía des­li­za­do el mi­nis­tro de Ha­cien­da, Ni­co­lás Du­jov­ne, el día des­pués de la sa­li­da de Fe­de­ri­co Stur­ze­neg­ger del Ban­co Cen­tral.

“Pre­ten­de­mos man­te­ner inal­te­ra­dos to­dos los cro­no­gra­mas de re­duc­ción de im­pues­tos apro­ba­dos en la re­for­ma tributaria y del es­que­ma de re­ten­cio­nes”, di­jo, pe­ro la puer­ta que­dó abier­ta cuan­do agre­gó: “Por su­pues­to que si en al­gún mo­men­to per­ci­bié­se­mos que te­ne­mos di­fi­cul­ta­des con la me­ta, po­dría­mos mo­di­fi­car al­gún cro­no­gra­ma”.

Uno de los pri­me­ros sec­to­res que to­mó no­ta fue el agro, an­te la cre­cien­te po­si­bi­li­dad de re­tra­sar el es­que­ma de re­cor­te de las re­ten­cio­nes so­je­ras. En la se­ma­na que em­pie­za se ve­rían pis­tas fir­mes so­bre ese te­ma.

Es­tan­ca­mien­to

Mien­tras tan­to, co­mien­zan a apa­re­cer los pri­me­ros da­tos ne­ga­ti­vos, tan­to en in­for­mes pú­bli­cos co­mo pri­va­dos. De he­cho, si hu­bie­ra in­di­ca­do­res en tiem­po real, es­ta­rían mos­tran­do los es­ca­lo­nes por los que es­tá ca­yen­do el ni­vel de ac­ti­vi­dad.

La ma­yo­ría de las con­sul­to­ras da por des­con­ta­dos dos tri­mes­tres con­se­cu­ti­vos en ba­ja y la pre­gun­ta es qué fuer­za le que­da­rá a la eco­no­mía pa­ra in­ten­tar una mue­ca al­go más sim­pá­ti­ca al cierre de año. Hay va­rios que, si pu­die­ran, ya fir­ma­rían el em­pa­te del es­tan­ca­mien­to.

De­trás del fá­rra­go, al Go­bierno no pa­re­cen que­dar­le de­ma­sia­das op­cio­nes que dar tiem­po al tiem­po y tra­tar de cu­rar las he­ri­das en una sa­la de ur­gen­cias que, se su­po­ne, só­lo aten­de­rá a los más vul­ne­ra­bles.

El te­ma es cuán­tos, una in­cóg­ni­ta que se irá de­ve­lan­do a me­di­da que el im­pac­to de la de­va­lua­ción y del ajus­te fis­cal de­rra­me en una to­ta­li­dad cu­ya pro­fun­di­dad aún no es­tá del to­do cla­ra.

ES­TA VEZ SU­FRI­RÁ EL BOLSILLO DE­LOS CON­TRI­BU­YEN­TES, YA QUE­SE ATRAS ARÍA EL CRO­NO­GRA­MA DE LA RE BA­JA DE IM­PUES­TOS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.