El aco­ta­do mar­gen de ma­nio­bra fren­te a las con­di­cio­nes glo­ba­les

Negocios - - OPINIÓN - Ma­ri­na Dal Pog­get­to*

Cuan­do las co­sas afue­ra van bien y en­tran ca­pi­ta­les al país, no hay na­da que la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca pue­da ha­cer pa­ra que nos va­ya mal en el cor­to pla­zo.

Y cuan­do las co­sas afue­ra van mal y sa­len ca­pi­ta­les del país, tam­po­co hay na­da que la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca pue­da ha­cer pa­ra que nos va­ya bien en el cor­to pla­zo (léa­se que ha­bla­mos de cor­to pla­zo, ob­via­men­te la pra­xis de la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca tie­ne con­se­cuen­cias que ha­cen a la sus­ten­ta­bi­li­dad de los es­que­mas eco­nó­mi­cos).

Con esas fra­ses em­pe­za­ba un in­for­me que rea­li­za­mos a prin­ci­pios de 2007, cuan­do el go­bierno na­cio­nal se­guía for­zan­do el cor­to pla­zo en una eco­no­mía que ya ha­cía más de un año ha­bía re­cu­pe­ra­do los ni­ve­les pre­cri­sis con po­lí­ti­cas de in­gre­sos y de gas­to pú­bli­co, y ade­más in­ten­ta­ba man­te­ner un pe­so com­pe­ti­ti­vo mien­tras en­tra­ban ca­pi­ta­les (por la cuen­ta co­rrien­te y por la cuen­ta ca­pi­tal), lle­van­do a la Ar­gen­ti­na a un sal­to en la ta­sa de in­fla­ción por arri­ba del 20 por cien­to, que en de­fi­ni­ti­va tam­bién ter­mi­nó atra­san­do el ti­po de cam­bio real.

To­da­vía en­ton­ces, la eco­no­mía cre­cía a ta­sas del ocho por cien­to y os­ten­ta­ba su­pe­rá­vits gemelos que em­pe­za­ban a achi­car­se en un mun­do don­de el dó­lar se de­va­lua­ba rá­pi­do y subían los pre­cios de nues­tras ex­por­ta­cio­nes.

Y así po­dría ha­ber em­pe­za­do una no­ta en 2017, cuan­do ya con am­plios dé­fi­cits gemelos, Ar­gen­ti­na re­ci­bió un alu­vión de dó­la­res financieros por las co­lo­ca­cio­nes de deu­da de la Na­ción, las pro­vin­cias y las em­pre­sas, que per­mi­tió fi­nan­ciar un au­men­to en el con­su­mo y la in­ver­sión, con un sal­to brus­co en las im­por­ta­cio­nes (tu­ris­mo in­clui­do) y una du­pli­ca­ción del dé­fi­cit de cuen­ta co­rrien­te.

Es­te úl­ti­mo llegó a al­can­zar ca­si cin­co por cien­to del pro­duc­to in­terno bru­to (PIB), es de­cir, 31.000 mi­llo­nes de dó­la­res, mien­tras en si­mul­tá­neo las re­ser­vas del Ban­co Cen­tral (BCRA) subían 15.000 mi­llo­nes de dó­la­res.

La eco­no­mía cre­ció 2,9 por cien­to en 2017, con un sal­to en la de­man­da in­ter­na (con­su­mo e in­ver­sión) de más del cin­co por cien­to.

Aquel in­gre­so de ca­pi­ta­les fue fa­vo­re­ci­do por el le­van­ta­mien­to de to­das las res­tric­cio­nes al in­gre­so de ca­pi­ta­les es­pe­cu­la­ti­vos de cor­to pla­zo (se sa­có el en­ca­je y el pe­río­do de per­ma­nen­cia en el país), lo que au­men­tó el fon­deo a la eco­no­mía cuan­do el mun­do nos son­reía, atra­san­do el ti­po de cam­bio en un con­tex­to en el que el BCRA pre­ten­día arri­mar la in­fla­ción a una me­ta que no ha­bía te­ni­do en cuen­ta el sal­to en las ta­ri­fas, con ta­sas no­mi­na­les muy al­tas y un dó­lar que has­ta oc­tu­bre ha­bía subido só­lo 12 por cien­to.

El “mer­ca­do” en 2017 pe­día una so­la agen­da, la de la go­ber­na­bi­li­dad, en­ten­di­da co­mo el re­sul­ta­do de la elec­ción de me­dio tér­mino, mien­tras mi­ra­ba de cos­ta­do el de­te­rio­ro de los fun­da­men­tos.

Co­yun­tu­ra Hoy nos to­ca la se­gun­da par­te de la afir­ma­ción del ini­cio. La li­bre mo­vi­li­dad de ca­pi­ta­les que el año pa­sa­do nos fa­vo­re­cía, hoy nos jue­ga en con­tra y la ca­pa­ci­dad de in­ter­ven­ción del BCRA en el mer­ca­do cam­bia­rio que­dó muy li­mi­ta­da en el acuer­do con el FMI, lue­go de ha­ber “en­tre­ga­do” ca­si 14.000 mi­llo­nes de dó­la­res de las re­ser­vas des­de que arran­có la co­rri­da con­tra el pe­so.

Si bien la to­ma de ga­nan­cias se da en paí­ses emer­gen­tes en ge­ne­ral, la Ar­gen­ti­na por le­jos es la más afec­ta­da. El de­te­rio­ro de los fun­da­men­tos que en 2017 no im­por­ta­ba, de gol­pe em­pe­zó a es­can­da­li­zar en un con­tex­to en el que los ni­ve­les de deu­da ya no son tan ba­jos (los del Te­so­ro y los del BCRA) y el país no tie­ne un mer­ca­do de ca­pi­ta­les lo­cal.

Y si bien con el dó­lar a 29 pe­sos la fo­to de la com­pe­ti­ti­vi­dad es­tá me­jor (es ca­si 65 por cien­to más al­to que el de fi­nes de la con­ver­ti­bi­li­dad en tér­mi­nos reales), y me­jo­ró el ba­lan­ce del BCRA (por la li­cua­ción de las Le­bac), fal­ta la pe­lí­cu­la, en tér­mi­nos de in­fla­ción, pe­ro so­bre to­do res­pec­to a en qué ni­vel es­ta­bi­li­za­rá el equilibrio dó­lar-ta­sa de in­te­rés, en un mun­do don­de la di­vi­sa es­ta­dou­ni­den­se se apre­cia, Bra­sil de­jó de ayu­dar y nues­tros tér­mi­nos del in­ter­cam­bio se de­te­rio­ran (la so­ja va­le 320 dó­la­res por to­ne­la­da y el pe­tró­leo, 73 dó­la­res por ba­rril.)

La suba del dó­lar, cier­ta­men­te, ayu­da a aco­mo­dar el des­equi­li­brio ex­terno (no así el fis­cal, com­pro­me­ti­do en el acuer­do con el FMI), vía un des­plo­me en el con­su­mo y las im­por­ta­cio­nes, y en me­nor me­di­da, con un reaco­mo­da­mien­to de la ren­ta­bi­li­dad de los sec­to­res ex­por­ta­do­res.

To­da­vía hay po­cos da­tos, pe­ro la com­bi­na­ción de la co­rrec­ción cam­bia­ria con la suba en el cos­to del cré­di­to lo­cal, es­tá ge­ne­ran­do un enor­me desarme de stocks que mo­de­ra de­ci­sio­nes de pre­cios fren­te al sal­to en los cos­tos (mu­chos in­de­xa­dos al ti­po de cam­bio).

A la vez, pa­ra­li­za lí­neas de pro­duc­ción, fre­na des­pa­chos de im­por­ta­ción y ade­más, en un con­tex­to de ta­sas de in­te­rés muy al­tas –no pa­ra tra­tar de en­ca­jar la in­fla­ción en una me­ta muy res­tric­ti­va, sino pa­ra fre­nar la fu­ga de ca­pi­ta­les–, afec­ta la ca­de­na de pa­gos.

La res­tric­ción de li­qui­dez es la re­ce­ta que el BCRA es­tá usan­do pa­ra in­ten­tar po­ner un freno a la co­rri­da, pe­ro pre­ten­der mo­de­rar los efec­tos de es­ta res­tric­ción con po­lí­ti­cas cre­di­ti­cias di­ri­gi­das, vuelve a ge­ne­rar un pro­ble­ma de coor­di­na­ción de la po­lí­ti­ca.

Co­mo di­ji­mos al prin­ci­pio, con sa­li­da de ca­pi­ta­les, el mar­gen de ma­nio­bra de la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca se aco­ta, al mis­mo tiem­po el de­te­rio­ro de la eco­no­mía agra­va la sa­li­da de ca­pi­ta­les en un con­tex­to en el que el “mer­ca­do” em­pie­za a exi­gir dos agen­das con­tra­dic­to­rias, la del ajus­te y la de la go­ber­na­bi­li­dad.

La apues­ta del Go­bierno es a que la caí­da ha­ga pi­so en el úl­ti­mo tri­mes­tre del año y vuel­va el zig­zag de ca­ra a 2019. Ade­más de una bue­na co­se­cha, va a ha­cer fal­ta un cam­bio en las con­di­cio­nes glo­ba­les. De­pen­de­mos de la suer­te.

*Di­rec­to­ra eje­cu­ti­va de Eco Go Con­sul­to­res. En coau­to­ría con Juan Pao­lic­chi, ana­lis­ta en Eco Go.

LA COM­BI­NA­CIÓN DE LA SUBA DEL DÓ­LAR CON EL AU­MEN­TO EN EL COS­TO DEL CRÉ­DI­TO LO­CAL ES­TÁN GE­NE­RAN­DO UN DESARME DE “STOCKS”.

(ILUSTRACIÓNDEERICZAMPIERI)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.