La cri­sis den­tro de la cri­sis

Negocios - - OPINIÓN - Da­niel Alon­so Al mar­gen da­lon­so@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Le ha to­ca­do al ma­cris­mo el an­ti­pá­ti­co ci­clo de co­rre­gir las dis­tor­sio­nes de la demagogia. Eso lo su­po in­clu­so an­tes de de­ci­dir­se por com­pe­tir en las ur­nas. Pe­ro a la co­me­zón del tra­je del ajus­te hay que vi­vir­la. Y des­pués con­tar­la.

En la po­lí­ti­ca ver­ná­cu­la, la es­pe­ran­za de vi­da pa­ra quie­nes tie­nen que sa­car­le el chu­pe­te a un ado­les­cen­te siem­pre co­ti­zó en ba­ja. El pro­ble­ma ahora es que la pa­le­ta de los gri­ses se ha achi­ca­do de ma­ne­ra dra­má­ti­ca. Fue­ron los mer­ca­dos los que se en­car­ga­ron de bo­rrar­le ca­si to­das las to­na­li­da­des al gra­dua­lis­mo.

El pun­to de quie­bre fue un re­ga­lo in­de­sea­do de fra­gi­li­dad que ca­che­teó al Go­bierno, re­vi­vió a la opo­si­ción pe­ro­nis­ta, pu­so en es­ta­do de asam­blea per­ma­nen­te al sin­di­ca­lis­mo y abrió con­tra­dic­cio­nes en el seno del ofi­cia­lis­mo. Es la cri­sis den­tro de la cri­sis.

El ma­cris­mo de­mo­ra en tra­zar los ca­mi­nos por don­de tran­si­ta­rá el ajus­te por­que no ter­mi­na de de­ci­dir si a la ca­ra­va­na la en­ca­be­za­rá so­lo o con los go­ber­na­do­res de PJ a los que lla­ma “ra­cio­na­les”. El tiem­po co­rre.

Mien­tras, hay una ge­ne­ra­li­za­da in­cer­ti­dum­bre que re­cla­ma, en gri­tos aho­ga­dos, de­fi­ni­cio­nes con­cre­tas. El te­mor al pa­so en fal­so es enor­me. Prue­ba de ello son las idas y vuel­tas dis­cur­si­vas so­bre me­di­das que se ana­li­zan, pe­ro que no es­tán en es­tu­dio, que se pon­drían en mar­cha, pe­ro que se descartan, co­mo pa­só con las re­ten­cio­nes so­je­ras o con los im­pues­tos al tu­ris­mo. Un dis­la­te co­mu­ni­ca­ti­vo que se pa­ga ca­ro.

En su úl­ti­mo re­por­te, el Ins­ti­tu­to de Fi­nan­zas In­ter­na­cio­na­les cal­cu­ló que en­tre abril y ma­yo – cuan­do em­pe­zó la sa­li­da de fon­dos– el flu­jo de ca­pi­ta­les ha­cia la Ar­gen­ti­na tu­vo un re­sul­ta­do ne­to ne­ga­ti­vo de 7.000 mi­llo­nes de dó­la­res.

Eso sig­ni­fi­ca que hu­ye­ron de ac­ti­vos ar­gen­ti­nos la mi­tad de lo que ha­bía en­tra­do en el pri­mer tri­mes­tre. La fal­ta de dó­la­res en la eco­no­mía si­gue sien­do el kar­ma que nos acom­pa­ña des­de ha­ce mu­chos años.

Co­mo los bi­lle­tes ver­des son po­cos y ca­ros, la ta­sa de in­te­rés pa­ra que los in­ver­so­res eli­jan pa­pe­les de la de­va­lua­da mo­ne­da lo­cal es un in­fierno que quema al sec­tor pro­duc­ti­vo y lle­va li­tros de san­gre al tu­mor in­fla­cio­na­rio.

Tras el can­je de Letes en dó­la­res por Le­bac, la con­sul­to­ra Pro­fi­cio con­si­de­ró que lo más im­por­tan­te de la li­ci­ta­ción fue que “el Go­bierno y el Ban­co Cen­tral pu­die­ron con­cluir, res­pec­to de la ta­sa (ron­dó el 60 por cien­to en el mer­ca­do se­cun­da­rio), que la ‘co­di­cia’ por man­te­ner Le­bac en pe­sos es más fuer­te que la ‘pul­sión’ por do­la­ri­zar­se, aun a ta­sas del 5,5 por cien­to”.

Hay un le­ve ali­cien­te: el me­nú de he­rra­mien­tas de la más pu­ra or­to­do­xia ha sa­ca­do pe­sos de cir­cu­la­ción e hi­zo des­cen­der el cre­ci­mien­to de la ba­se mo­ne­ta­ria. Es una amar­ga medicina con fuer­tes efec­tos co­la­te­ra­les que só­lo se re­co­mien­da por po­co tiem­po. ¿Cuán­to? Na­die lo sa­be aún y ese es un ver­da­de­ro pro­ble­ma con con­se­cuen­cias re­ce­si­vas.

La inexis­ten­cia de se­ña­les que mar­quen un ali­vio en el cor­to pla­zo es la que ha lle­va­do al mi­nis­tro de Pro­duc­ción, Dan­te Si­ca, a ir de reunión en reunión tra­tan­do de te­jer una red de con­ten­ción pa­ra las pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas.

El pre Co­lo­quio de la Unión In­dus­trial de Córdoba (UIC) que se rea­li­zó el jue­ves pa­sa­do en Vi­lla Ma­ría fue una des­car­na­da ca­ja de re­so­nan­cia del des­con­cier­to que pre­do­mi­na.

El mi­nis­tro de In­dus­tria pro­vin­cial, Ro­ber­to Ava­lle, con­tó allí que hay sec­to­res que “em­pie­zan a no­tar di­fi­cul­ta­des”, co­mo cal­za­do e in­du­men­ta­ria (no es ca­sual que sean los que via­jan en el úl­ti­mo va­gón del re­ma­peo pro­duc­ti­vo).

Lo mis­mo en la ma­de­ra. La ti­tu­lar de la cá­ma­ra de ese sec­tor, So­le­dad Mi­la­jer, ad­vier­te de que hay una caí­da del 30 por cien­to en las ven­tas y de que ya hay em­pre­sas del ru­bro que han te­ni­do que achi­car sus plan­te­les de tra­ba­jo.

AHORA HAN SUR­GI­DO CON­TRA­DIC­CIO­NES EN EL NÚ­CLEO DU­RO DEL OFI­CIA­LIS­MO, QUE DE­MO­RA EN TRAZARLOS CA­MI­NOS DE LA JUS­TE.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.