“Las Py­me son idea­les pa­ra re­te­ner ta­len­to”

Inés Ber­ton es una de las prin­ci­pa­les “na­ri­ces” en el mun­do del té. Fi­bra em­pren­de­do­ra y crea­ti­vi­dad.

Negocios - - EMPRESAS - Flo­ren­cia Ripoll fri­poll@la­voz­de­lin­te­rior.com.ar

“Lle­vo tres Py­me ade­lan­te, co­noz­co la reali­dad”, acla­ra de arran­que Inés Ber­ton a quien pre­ten­da ima­gi­nar­la só­lo olien­do ho­jas de té en mo­do zen a los pies del Hi­ma­la­ya.

Si bien es así co­mo pa­sa par­te de su año –eli­ge las me­jo­res co­se­chas e in­gre­dien­tes en des­ti­nos exó­ti­cos–, es­ta em­pren­de­do­ra, pio­ne­ra en ha­ber re­sig­ni­fi­ca­do el con­su­mo de té en el país, li­dia con to­dos los ava­ta­res que im­pli­ca ser una em­pre­sa­ria Py­me en Ar­gen­ti­na.

Es por eso, y por su con­di­ción de “ca­so que ins­pi­ra”, que fue de­sig­na­da lí­der ( chair) del gru­po Py­me del Bu­si­ness 20, el fo­ro em­pre­sa­rio mundial que bus­ca mar­car agen­da al G-20 que es­te año de­li­be­ra aquí.

Due­ña de un don na­tu­ral co­mo el olfato ab­so­lu­to, Ber­ton su­po re­con­ver­tir­lo de pro­ble­ma –de chi­ca los aro­mas fuer­tes le da­ban mi­gra­ña– a so­lu­ción.

Des­cu­brió su ha­bi­li­dad mien­tras vi­vía en Nue­va York, tra­ba­jan­do en un lo­cal de té. Allí se for­mó du­ran­te ocho años con una maes­tra ja­po­ne­sa, quin­ta ge­ne­ra­ción de los blen­ders más im­por­tan­tes de ese país, quien se con­vir­tió en su men­to­ra.

De esa for­ma lo­gró su­bir al po­dio de na­riz in­ter­na­cio­nal y crear blends pa­ra un ar­co de “ce­le­bri­da­des” tan di­ver­so co­mo pa­ra ir del Dalai La­ma al mú­si­co Lou

LAGENTE NO SÓ­LO ES­PE­RA DI­NE­RO DE UN EM­PLEO, TAM­BIÉN FLE­XI­BI­LI­DAD, EQUI­LI­BRIO EN­TRE VI­DA PERSONALY TRA­BA­JO, Y SU­MAR­SE AUN PRO­YEC­TO EN EL QUE CREA.

Reed. En 2002, ha­cien­do pun­ta lo­cal en la mo­vi­da del té, lan­zó su mar­ca pre­mium Tea­lo­sophy, re­fe­ren­te en ese seg­men­to y pre­sen­te en los ho­te­les y res­tau­ran­tes de ma­yor ca­te­go­ría.

Ba­jo su res­pon­sa­bi­li­dad, crea blends a pe­di­do de com­pa­ñías de to­do el mun­do. A la vez, jun­to con el em­pre­sa­rio Gui­ller­mo Ca­sa­rot­ti, par­ti­ci­pa en dos mar­cas in­dus­tria­les con pre­sen­cia en 20 paí­ses.

Y to­do eso, in­yec­tan­do crea­ti­vi­dad a un com­mo­dity: el té es el se­gun­do pro­duc­to más be­bi­do en el mun­do lue­go del agua y en Ar­gen­ti­na es una ca­te­go­ría com­pra­da por el 88 por cien­to de los ho­ga­res en un año, só­lo su­pe­ra­da por la yer­ba (97 por cien­to), se­gún da­tos de la con­sul­to­ra Kan­tar World­pa­nel.

In­yec­ción

Pa­ra Ber­ton, la crea­ti­vi­dad no es un lu­jo pa­ra las Py­me, sino “la in­yec­ción más gran­de” que es­tas em­pre­sas dan a la eco­no­mía. “Ge­ne­ran el 70 por cien­to del em­pleo y tie­nen mu­chas he­rra­mien­tas pa­ra atraer hoy al ta­len­to, por­que la gen­te bus­ca tra­ba­jar en em­pre­sas épi­cas, en em­pre­sas que ten­gan un pro­pó­si­to. Esa es la ins­pi­ra­ción. En Tea­lo­sophy lo ha­ce­mos, in­vi­ta­mos a la gen­te a com­par­tir nues­tro sue­ño. Por eso se ha­bla hoy de un sa­la­rio emo­cio­nal”. –¿Sa­la­rio emo­cio­nal? –Sí, un con­cep­to im­por­tan­tí­si­mo. La gen­te no só­lo es­pe­ra di­ne­ro de un em­pleo, bus­ca tam­bién fle­xi­bi­li­dad, equi­li­brio en­tre vi­da per­so­nal y tra­ba­jo, y su­mar­se a un pro­yec­to en el que crea. Po­der se­guir apren­dien­do den­tro de él. Eso que se lla­ma ups­ki­lling (po­ten­ciar las ha­bi­li­da­des) es pro­mo­vi­do en to­do el mun­do. Las Py­me de­ben se­guir for­man­do siem­pre a su gen­te, por­que al sal­to de so­bre­vi­vien­te a pro­ta­go­nis­ta, a una em­pre­sa só­lo se lo da su equi­po.

–Lo­grar esa for­ma­ción en una Py­me es un desafío do­ble, por­que an­te la fal­ta de re­cur­sos de im­po­ne la mul­ti­fun­cio­na­li­dad, ¿o no?

–Sí, es así, es un desafío; pe­ro po­si­ble. Ha­cer fo­co es vi­tal pa­ra cre­cer. En mi ex­pe­rien­cia con Tea­lo­sophy, por ejem­plo, fue vi­tal mu­dar nues­tra plan­ta a un par­que in­dus­trial. An­tes de eso es­tá­ba­mos so­los y te­nía­mos que re­sol­ver to­do, in­clui­da una ga­ma de ta­reas que no eran las que le agre­ga­ban va­lor a nues­tro me­tier. Con­so­li­dar un con­tai­ner, por ejem­plo.

–El nue­vo en­torno ayu­dó a re­sol­ver esos pro­ble­mas.

–Al mu­dar­nos al par­que re­sol­vi­mos mu­cho de eso y pu­di­mos con­cen­trar­nos en lo que me­jor ha­ce­mos: crear car­tas de té en ho­te­les y res­tau­ran­tes, di­se­ñar pro­duc­tos. En lo per­so­nal, in­clu­so, ahora es­toy avan­zan­do en eso: en pro­fe­sio­na­li­zar el ma­na­ge­ment en lo­gís­ti­ca y otras áreas pa­ra po­der fo­ca­li­zar­me en lo crea­ti­vo, que es lo mío. Es la previa a dar un al­to de cre­ci­mien­to in­ter­na­cio­nal.

–Y en lo per­so­nal, ¿te­nés téc­ni­cas pa­ra es­ti­mu­lar la crea­ti­vi­dad o el fo­co en tu tra­ba­jo?

–Soy muy dis­ci­pli­na­da, por­que la crea­ti­vi­dad no es al­go que ven­ga del más allá. Una de mis fra­ses de ca­be­ce­ra es: La vi­sión, sin eje­cu­ción, es alu­ci­na­ción. Ten­go mi rutina or­ga­ni­za­da y arran­co con la par­te crea­ti­va de mi tra­ba­jo a la ma­ña­na, que es mi me­jor mo­men­to. Tam­bién prac­ti­co dis­ci­pli­nas que me ayu­dan. Ha­ce cin­co años que ha­go ar­co y fle­cha, con eso tra­ba­jo el te­ma de ha­cer fo­co. Es im­pre­sio­nan­te co­mo me ayu­dó. Re­co­mien­do un li­bro, Zen en el ar­te del ti­ro con ar­co (Eu­gen He­rri­gel), fue muy útil pa­ra en­se­ñar­me a de­le­gar tam­bién.

(JO­SÉ HER­NÁN­DEZ)

En­tre­na. Ber­ton prac­ti­ca ar­co y fle­cha pa­ra me­jo­rar su fo­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.