Los víncu­los la­bo­ra­les 4.0

La irrup­ción de ser­vi­cios de re­par­to pres­ta­dos a tra­vés de pla­ta­for­mas di­gi­ta­les plan­tea una nue­va re­la­ción de tra­ba­jo. Có­mo ope­ran esas apli­ca­cio­nes en Cór­do­ba.

Negocios - - Página Delantera - Flo­ren­cia Ri­poll fri­[email protected]­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Ar­gen­ti­na des­pun­ta en La­ti­noa­mé­ri­ca por ser, al mo­men­to, el país que más “uni­cor­nios” (em­pre­sas tec­no­ló­gi­cas va­lua­das por en­ci­ma de los mil mi­llo­nes de dó­la­res) su­po ge­ne­rar. Y aho­ra ha­ce pun­ta en otra ca­ra de la lla­ma­da nue­va eco­no­mía: el na­ci­mien­to del pri­mer sin­di­ca­to de tra­ba­ja­do­res de pla­ta­for­mas di­gi­ta­les.

Con la sim­bó­li­ca si­gla APP (Aso­cia­ción de Tra­ba­ja­do­res de Pla­ta­for- mas ), la en­ti­dad es­tá en cier­nes, pe­ro ya ini­cio su trá­mi­te de ins­crip­ción an­te el Mi­nis­te­rio de Tra­ba­jo, lo­gró el gui­ño de fi­gu­ras fuer­tes de las prin­ci­pa­les cen­tra­les obre­ras, co­mo Hu­go Yasky (CTA) o Héc­tor Daer (CGT) y su­ma ad­he­sio­nes en­tre su pú­bli­co me­ta: los tra­ba­ja­do­res de pla­ta­for­mas.

El ca­so es el emer­gen­te de un fe­nó­meno mu­cho más am­plio, una dis­cu­sión que se cal­dea en el mun­do –don­de de­to­nó fa­llos ju­di­cia­les y nor­ma­ti­vas– y que es­te año ga­nó im­pul­so en el país, Cór­do­ba in­clui­da, con el cre­ci­mien­to ex­po­nen­cial de las apli­ca­cio­nes ( app) de de­li­very.

La ca­ta­la­na Glo­vo, la co­lom­bia­na Rap­pi, la uru­gua­ya Pe­di­do­sYa y la lo­cal Ra­pi­boy son las ju­ga­do­ras más fuer­tes de es­te mer­ca­do no­vel que, con sus di­fe­ren­cias y si­mi­li­tu­des, su­ma clien­tes y en­ro­la re­par­ti­do­res de ma­ne­ra im­pa­ra­ble. En Cór­do­ba, ya su­pera hol­ga­da­men­te los dos mil.

Un ca­pí­tu­lo más de una ten­sión que en la ciu­dad irrum­pió, co­mo en mu­chos paí­ses, con Uber y su fric­ción con los ac­to­res del trans­por­te ur­bano. Pe­ro que aho­ra se ex­tien­de a es­te nue­vo ám­bi­to de ne­go­cios apa­lan­ca­dos por la tec­no­lo­gía y ha­ce eje en los nue­vos víncu­los la­bo­ral es: la re­la­ción“pla­ta­for­ma­tra­ba­ja­do­res ”.

El nú­cleo en dispu­ta: ¿hay re­la­ción de de­pen­den­cia en­tre los re­par­ti­do­res y esas apli­ca­cio­nes de de­li­very? ¿Son los pri­me­ros víc­ti­mas de una for­ma de tra­ba­jo pre­ca­rio que cre­ce de ma­ne­ra im­pa­ra­ble? En de­fi­ni­ti­va, ¿sir­ven los mar­cos nor­ma­ti­vos y las ins­ti­tu­cio­nes de la “vie­ja eco­no­mía” pa­ra re­gu­lar nue­vas re­la­cio­nes en mo­de­los dis­rup­ti­vos de ne­go­cios?

De­pen­den­cia o no

“La eco­no­mía de pla­ta­for­mas es am­plia y no en to­dos los ca­sos im­pli­ca re­la­ción de de­pen­den­cia. En otros, co­mo en las app de de­li­very, sí. Por­que hay ele­men­tos de su­bor­di­na­ción de los tra­ba­ja­do­res a las pla­ta­for­mas: ellas de­ci­den pre­cios y ta­ri­fas y apli­can san­cio­nes co­mo blo­queos o en­tre­ga de me­nos via­jes. Hay de­pen­den­cia eco­nó­mi­ca de los re­par­ti­do­res y, la ma­yo­ría de ellos, tra­ba­ja con re­gu­la­ri­dad y con­ti­nui­dad”, ase­gu­ra el abo­ga­do la­bo­ra­lis­ta Juan Ma­nuel Ot­ta­viano, ase­sor de APP, el sin­di­ca­to en pro­ce­so de cons­ti­tu­ción. “Lo pe­li­gro­so es que rea­li­zan el tra­ba­jo sin ac­ce­so a los de­re­chos mí­ni­mos: lí­mi­te a su jor­na­da la­bo­ral, ART, ro­pa de tra­ba­jo o co­ber­tu­ra mé­di­ca, por ci­tar al­gu­nos”, agre­ga.

Es­ta mi­ra­da es com­par­ti­da, por ejem­plo, por el mi­nis­tro de Tra­ba­jo de Cór­do­ba, Omar Se­reno, quien ha ca­li­fi­ca­do co­mo “no au­tó­no­mos” a los re­par­ti­do­res que ope­ran en for­ma re­gu­lar pa­ra una app.

Ot­ta­viano apun­ta que la le­gis­la­ción ar­gen­ti­na ya brin­da ele­men- tos pa­ra un po­si­ble en­cua­dre (jor­na­da va­ria­ble o re­du­ci­da, di­fe­ren­tes mo­dos de con­tra­ta­ción, et­cé­te­ra), pe­ro insiste en la ur­gen­cia de abrir es­pa­cios ins­ti­tu­cio­na­les pa­ra dis­cu­tir es­tos nue­vos pa­ra­dig­mas.

“Ar­gen­ti­na tie­ne ac­to­res de pe­so en la eco­no­mía de pla­ta­for mas y di­gi­tal, es una voz en la re­gión. Hay ideas nue­vas y em­pre­sa­rios dis­pues­tos a dis­cu­tir. Y des­de el sin­di­ca­lis­mo su­ce­de lo mis­mo. Só­lo fal­ta que el Es­ta­do ge­ne­re los ám­bi­tos pa­ra ese diá­lo­go ins­ti­tu­cio­nal, tal co­mo ya su­ce­dió en Uru­guay y mu­chos otros paí­ses”, agre­ga el abo­ga­do. “Acá el men­sa­je si­gue aco­ta­do a em­pren­de­du­ris­mo y me­ri­to­cra­cia, y eso es viejo. El mun­do ya pasó a otro es­ta­dio”.

Las pla­ta­for mas, por su par­te, ase­gu­ran te­ner vo­lun­tad de su­mar­se a la dis­cu­sión. Así lo re­mar­ca­ron an­te la con­sul­ta de La Voz y has­ta men­cio­na­ron, en un ca­so, la ne­ce­si­dad de “de­ba­tir un mar­co nor­ma­ti­vo” pa­ra la eco­no­mía co­la­bo­ra­ti­va.

En ese ma­pa, las pos­tu­ras an­te el víncu­lo con los re­par­ti­do­res di­fie­ren co­mo tam­bién los mo­de­los de fun­cio­na­mien­to (ver pá­gi­na 3). Glo­vo y Rap­pi –las más cues­tio­na­das por el sin­di­ca­lis­mo– nie­gan de plano la re­la­ción de de­pen­den­cia por­que ase­gu­ran ser un ne­xo en­tre tres par­tes o “clien­tes”: co­mer­cios, con­su­mi­do­res del ser­vi­cio de en­tre­ga y per­so­nas in­tere­sa­das en ven­der ese ser­vi­cio. Es­tos úl­ti­mos ope­ran co­mo mo­no­tri­bu­tis­tas.

Pe­di­do­sYa y la cor­do­be­sa Ra­pi­boy sí ad­mi­ten una par­te o el to­tal de re­par­ti­do­res co­mo em­plea­dos, con sa­la­rios y be­ne­fi­cios re­fe­ren­cia­dos en el con­ve­nio co­lec­ti­vo de co­mer­cio.

An­ti­gua pu­ja, re­no­va­da

“En la me­di­da en que un ne­go­cio cre­ce y ga­na vo­lu­men, y más con la his­to­ria ar­gen­ti­na, es na­tu­ral que ha­ya in­ten­tos de agru­pa­mien­to o sin­di­ca­li­za­ción; so­bre to­do si se per­ci­be que no se cui­da a par­te de los in­vo­lu­cra­dos”, se­ña­la Wal­ter Abri­go, di­rec­tor ge­ne­ral de In­cu­tex, la ace­le­ra­do­ra que apo­ya el desa­rro­llo de Ra­pi­boy y otras star­tups lo­ca­les.

“La se­cuen­cia más co­mún es que las nor­ma­ti­vas apa­rez­can a des­pués de los ne­go­cios dis­rup­ti­vos. Y mien­tras se dis­cu­ten, es im­por­tan­te adap­tar­se a los mar­cos vi­gen­tes aten­dien­do y cui­dan­do los in­tere­ses de to­dos los in­vo­lu­cra­dos”, agre­ga.

Co­mo ejem­plo ci­ta a los acuer­dos ce­le­bra­dos en su mo­men­to por la in­dus­tria au­to­mo­triz, que die­ron fle­xi­bi­li­dad al sec­tor. “Es­tos pro­ce­sos van mu­cho más rá­pi­do de lo que pen­sa­mos. En tres a ocho años, los le­gis­la­do­res se­rán los mi­llen­nials de hoy”, cie­rra.

(ILUS­TRA­CIÓN DE OS­CAR ROLDÁN)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.