Jo­sé Ma­ría Ber­nar­di, en la co­lum­na del le­ga­do fa­mi­liar.

La caí­da de la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca pa­sa de lar­go en es­ta in­dus­tria de Bell Vi­lle que le to­có li­de­rar, co­mo un man­da­to de ori­gen, a par­tir de los ’90. Se­cre­tos de un pro­duc­to que tie­ne sus vuel­tas.

Negocios - - Página Delantera - Wal­ter Gian­no­ni wgian­no­[email protected]­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Sur­gi­da del pro­pio im­pul­so de los ha­bi­tan­tes del lu­gar 45 años atrás, Más­til SA es una de las po­cas em­pre­sas del país que pro­du­cen pos­tes en hor­mi­gón pa­ra el ser­vi­cio eléc­tri­co. Por su tec­no­lo­gía cen­trí­fu­ga, es ele­gi­da pa­ra gran­des desafíos, aun­que tam­bién atien­de a la ba­se del mer­ca­do en los ten­di­dos de ba­ja ten­sión.

Jo­sé Ma­ría Ber­nar­di, miem­bro de una fa­mi­lia de lar­ga tra­yec­to­ria in­dus­trial en Bell Vi­lle, mo­to­ri­zó el desa­rro­llo co­mo un le­ga­do fa­mi­liar don­de ya co­mien­za a co­lar­se la ter­ce­ra ge­ne­ra­ción.

“En 1973 ha­bía una ne­ce­si­dad si­mi­lar a la que hoy exis­te en el país: no se ge­ne­ra­ban nue­vas fuen­tes de tra­ba­jo. En Bell Vi­lle eso se sen­tía mu­cho. Mi pa­dre, Car­los Ber­nar­di, se jun­tó con otros em­pren­de­do­res del pue­blo pa­ra fa­bri­car al­go. No se sa­bía qué... que­so, pos­tes. El te­ma era pro­du­cir al­go”, des­cri­be mien­tras se­ña­la un cua­dro.

–¿Su pa­dre?

–Él que­ría elec­tri­fi­car los cam­pos, lle­var el ser­vi­cio a la zo­na ru­ral. En Cór­do­ba ha­bía una so­la fá­bri­ca ita­lia­na de pos­tes don­de hoy es­tá el Or­feo Su­per­do­mo. Fue­ron a com­prar y les di­je­ron que de­mo­ra­ban seis me­ses pa­ra la en­tre­ga.

–¡Me­dio año esperando! Ahí no­más ha­lla­ron el pro­duc­to.

–Se jun­tó con un in­ge­nie­ro que le di­jo que ha­cer pos­tes era fá­cil y a la vez se su­mó gen­te del pue­blo. 40 ve­ci­nos pu­sie­ron pla­ta pa­ra ar­mar aque­lla fá­bri­ca. In­clu­si­ve la en­fer­me­ra que iba a mi ca­sa pa­ra aten­der a mis vie­jos tam­bién apor­tó pa­ra la em­pre­sa.

–La con­cien­cia del pro­gre­so.

–Mi vie­jo les di­jo que por 20 años no iban a ver el re­torno del apor­te. Su­ce­die­ron des­pués tan­tas co­sas, pa­só un tor­na­do, se ne­ce­si­ta­ban más fon­dos. La com­pe­ten­cia siempre ti­ra­ba aba­jo los pre­cios de las me­di­das de los pos­tes que se ha­cían acá. Fue una lucha lar­ga. En 1991, la otra em­pre­sa de la fa­mi­lia, Mai­ne­ro, es­ta­ba ex­pan­dién­do­se, así que a mí, que era el más chico, me pu­sie­ron al fren­te de la fá­bri­ca de pos­tes.

–Co­men­zó su pro­pia his­to­ria.

–Tam­bién tu­ve que ha­cer cam­bios gran­des. La sa­cá­ba­mos a flo­te o la fun­día­mos. Los so­cios que que­da­ban hi­cie­ron un nue­vo apor­te y re­es­truc­tu­ra­mos to­do. Ne­ce­si­tá­ba­mos pa­sar de la pro­duc­ción ca­si ar­te­sa­nal a al­go más in­dus­trial. Una vez no nos que­rían re­ci­bir la mer­ca­de­ría, por­que era de­fec­tuo­sa, tu­ve que arro­di­llar­me ante el clien­te pa­ra de­cir­le: “Si no la lle­va, me fun­do” (ríe).

–Ima­gino.

–Cuan­do en­tré en 1973, ha­bía 74 per­so­nas y se pro­du­cían 300 to­ne­la­das men­sua­les. Hoy te­ne­mos 110 per­so­nas y producimos, co­mo mí­ni­mo, tres mil to­ne­la­das. En el mer­ca­do na­cio­nal que­dan cua­tro in­dus­trias de es­te ta­ma­ño y lue­go otro gru­po de em­pren­di­mien­tos más chi­cos. Tra­ba­ja­mos con nor­mas ISO e Iram, con tra­za­bi­li­dad pa­ra to­dos los pro­duc­tos. Es un pos­te pre­ten­sa­do cen­tri­fu­ga­do, no vi­bra­do. Es otra tec­no­lo­gía.

–¿El clien­te siempre pro­vie­ne del sec­tor pú­bli­co?

–En las obras chi­cas, los clien­tes son las coope­ra­ti­vas eléc­tri­cas, lo me­jor que te­ne­mos en el país. En lí­nea me­dia de 33 ki­lo­vol­tios es­tán las coope­ra­ti­vas jun­to con las pro­vin­cias. Y en al­ta ten­sión, 132 ki­lo­vol­tios, ya son clien­tes pro­vin­cia­les o na­cio­na­les, con li­ci­ta­cio­nes. Un te­ma muy im­por­tan­te es que, co­mo es­tán vi­nien­do ca­pi­ta­les ex­ter­nos al ru­bro ener­gé­ti­co, les in­tere­san los pro­duc­tos he­chos con nor­mas téc­ni­cas de ca­li­dad y de cier­ta tra­yec­to­ria.

ES­TÁN VI­NIEN­DO A IN­VER­TIR CA­PI­TA­LES EX­TRAN­JE­ROS EN EL RU­BRO ENER­GÉ­TI­CO Y PI­DEN PRO­DUC­TOS CON NOR­MAS DE CA­LI­DAD.

–Aho­ra, me pa­re­ce que en es­te ru­bro a ve­ces es más cos­to­so el tras­la­do que el pos­te.

–Sí, sí, hay obras que es­ta­mos ha­cien­do en el sur don­de el fle­te su­pera el va­lor del pos­te. Los bi­tre­nes son una muy bue­na no­ti­cia. Pe­ro el pro­duc­to exi­ge mu­cha ca­li­dad y en eso se equi­vo­can por ahí al­gu­nos, que lo ven co­mo al­go sen­ci­llo de ha­cer. No es igual que la fór­mu­la del hor­mi­gón de una obra en ca­sa.

–Esos de­ta­lles me gus­ta co­no­cer­los. ¿En qué se di­fe­ren­cian?

–Por ejem­plo, la are­na siempre de­be ser del mis­mo diá­me­tro, la pie­dra de­be es­tar lim­pia, la for­mu­la­ción del ce­men­to es de­ter­mi­na­da. Pa­ra eso hay que te­ner la­bo­ra­to­rio. Se han pues­to in­dus­trias de es­to en dis­tin­tas pro­vin­cias, pe­ro, sin esas pre­cau­cio­nes que lle­van in­ver­sión, al po­co tiem­po se par­ten los pro­duc­tos.

–Di­ga­mos, des­de afue­ra pa­re­ce fá­cil, pe­ro hay que ha­cer­los.

–A no­so­tros nos ha pa­sa­do. He­mos que­ri­do fa­bri­car pos­tes en obra­do­res en el sur del país y no fue po­si­ble. El hor­mi­gón de­be ha­cer­se de 16 a 20 gra­dos de tem­pe­ra­tu­ra en in­vierno y ve­rano. Si es­tá pa­sa­do de frío, se cris­ta­li­za, y si es­tá pa­sa­do de ca­lor, por­que la pie­dra es­tá a la in­tem­pe­rie con 40 gra­dos, se ace­le­ra de­ma­sia­do.

–Otro pun­to: acá en Bell Vi­lle no hay ma­te­ria pri­ma cer­ca.

–Es­tá to­da en torno de los 200 ki­ló­me­tros. El ce­men­to lo com­pra­mos en Ca­ta­mar­ca, he­mos in­ves­ti­ga­do mu­cho, y es el me­jor al que po­de­mos ac­ce­der. Hol­cim en Ma­la­gue­ño me­jo­ró bas­tan­te. La are­na la te­ne­mos a 60 ki­ló­me­tros y la pie­dra es de Em­bal­se. El hie­rro, de Acin­dar.

–¿Có­mo im­pac­tó la de­va­lua­ción en los pre­cios?

–Más que na­da en el hie­rro y en el com­bus­ti­ble. El dó­lar su­bió cien­to por cien­to y no­so­tros au­men­ta­mos un 30.

–¿Son ca­ros o ba­ra­tos com­pa­ra­dos con el res­to?

–En el ini­cio, po­de­mos pa­re­cer más ca­ros, pe­ro cuan­do el clien­te mi­de el cum­pli­mien­to de pla­zos, ca­li­dad, can­ti­dad, las ven­ta­jas son mu­chas. Si una em­pre­sa tie­ne una obra con 50 per­so­nas en la ca­lle y yo co­mo pro­vee­dor le ha­go una ma­la pa­sa­da con la en­tre­ga, pier­de mu­cho di­ne­ro, más con es­tos cos­tos fi­nan­cie­ros.

–La in­fra­es­truc­tu­ra ener­gé­ti­ca es­tá en pleno au­ge. ¿Se no­ta eso en su mos­tra­dor?

–Es im­pre­sio­nan­te. Du­ran­te 30 años no le ven­di­mos un so­lo pos­te a Ede­nor y Ede­sur, aho­ra nos de­man­dan tres mil por año. En otra épo­ca po­nían más­ti­les de ma­de­ra que eran más ba­ra­tos. El re­cam­bio im­pli­ca un al­to cos­to de man­te­ni­mien­to y eso lo es­tán ha­cien­do aho­ra.

–He vis­to por la ca­lle pos­tes sin­té­ti­cos, plás­ti­cos.

–Los es­ta­mos ha­cien­do aho­ra, pa­ra re­em­pla­zo de la ma­de­ra en la zo­na ur­ba­na en te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes. El año pró­xi­mo estará a la ven­ta, con nor­mas de ca­li­dad.

–¿Y en qué otras áreas pue­den me­ter pro­duc­tos?

–Desa­rro­lla­mos un sis­te­ma de vi­vien­da con la es­truc­tu­ra y el te­cho de hor­mi­gón y con pa­re­des de ma­te­rial en se­co. Y, ade­más, pro­duc­tos pa­ra la ga­na­de­ría, que los te­nía­mos aban­do­na­dos, pe­ro aho­ra co­bra­ron un nue­vo au­ge.

–Hay in­dus­tria­les que es­tán desahu­cia­dos por la caí­da de ven­tas y la fal­ta de pers­pec­ti­vas. ¿Có­mo la ve?

–La par­te ma­la ya se cum­plió. El mun­do nos va a ir lle­van­do. Chi­na au­men­ta año por año la de­man­da de car­ne y ali­men­tos. Si no se la producimos, van a ve­nir ellos a que­rer ha­cer­lo’. Yo res­pe­to a to­dos los sec­to­res in­dus­tria­les, pe­ro com­pe­ti­ti­vos so­mos en la pro­duc­ción de ali­men­tos. Hay que ba­jar el gas­to pú­bli­co y re­du­cir la car­ga im­po­si­ti­va. ¿Có­mo pue­de ser que to­do el ob­je­ti­vo de vi­da de una per­so­na sea en­con­trar em­pleo en el Es­ta­do? Y al mis­mo tiem­po fal­tan in­ge­nie­ros. Ne­ce­si­ta­mos cam­biar la men­ta­li­dad.

– Pe­ro tam­bién es cier­to que el ac­tual Go­bierno se com­pli­có de­ma­sia­do con la eco­no­mía. ¿Per­dió tiem­po?

–Jus­ta­men­te, los ca­pi­ta­les ex­ter­nos des­con­fían del fu­tu­ro po­lí­ti­co. Si

su­pié­ra­mos que co­rri­gien­do al­gu­nas co­sas es­ta ges­tión se pue­de que­dar cua­tro años más, hay una es­pe­ran­za. Tu­vo que sa­lir a bus­car di­ne­ro a una ta­sa me­nor y con­si­guió un fuer­te res­pal­do de Es­ta­dos Uni­dos, que no es na­da ma­lo den­tro de la con­tin­gen­cia. Yo con mi em­pre­sa siempre bus­ca­ría la ta­sa más ba­ja.

(LA VOZ)

Pa­sión in­dus­trial. Jo­sé Ma­ría Ber­nar­di, “el más chico de la fa­mi­lia”, di­ce, hi­zo cre­cer una em­pre­sa re­fe­ren­cial en su ru­bro en to­da la Ar­gen­ti­na.

(LA VOZ)

Se va la ter­ce­ra. Con Ma­riano, Ma­ría Jo­sé y Juan Ig­na­cio, la nue­va ge­ne­ra­ción de la fa­mi­lia en la fá­bri­ca de Bell Vi­lle.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.