Pre­cios re­la­ti­vos or­de­na­dos, el desaf ío de 2019

Negocios - - Negocios + Opinión - Jor­ge Vas­con­ce­los* * Vi­ce­pre­si­den­te del Ie­ral de la Fun­da­ción Me­di­te­rrá­nea

El anun­cio de fin de 2015 de lle­var la in­fla­ción a un dí­gi­to en el úl­ti­mo año de la ges­tión de Cam­bie­mos se ha re­ve­la­do co­mo ex­tre­ma­da­men­te vo­lun­ta­ris­ta. Sin em­bar­go, es clave que en 2019 los pre­cios re­la­ti­vos no vuel­van a des­or­de­nar­se, pa­ra que en el pró­xi­mo pe­río­do pre­si­den­cial aque­lla me­ta pa­se a ser rea­lis­ta.

Así, la tran­si­ción de los pró­xi­mos 12 me­ses ser­vi­rá pa­ra tes­tear la fac­ti­bi­li­dad de un ver­da­de­ro plan de es­ta­bi­li­za­ción de 2020 en ade­lan­te, pa­ra lo que es cru­cial que los prin­ci­pa­les pre­cios de la eco­no­mía os­ci­len en un an­da­ri­vel más aco­ta­do que el ob­ser­va­do en los úl­ti­mos tres años, cuan­do su­frie­ron fuer­tes fluc­tua­cio­nes y po­ca sin­cro­nía, co­mo el ti­po de cam­bio, los sa­la­rios, las ta­ri­fas y tam­bién la ta­sa de in­te­rés.

En 2018, el dó­lar re­cu­pe­ró te­rreno y las ta­ri­fas que­da­ron me­nos ale­ja­das de los va­lo­res de equi­li­brio, en es­pe­cial en com­bus­ti­bles. Si los pre­cios re­la­ti­vos ter­mi­nan de or­de­nar­se, ha­brá se­ña­les más ní­ti­das pa­ra la in­ver­sión y, al mis­mo tiem­po, estará al al­can­ce del pró­xi­mo go­bierno apli­car un plan de es­ta­bi­li­za­ción y desin­de­xar la eco­no­mía, tal co­mo hi­zo Bra­sil en 1994, cuan­do lan­zó el plan Real.

Los pro­nós­ti­cos de in­fla­ción pa­ra 2019 os­ci­lan en­tre 25 y 30 por cien­to (di­ciem­bre a di­ciem­bre) y, pa­ra que es­to se cum­pla, lo re­le­van­te es que los prin­ci­pa­les pre­cios no ex­pe­ri­men­ten va­ria­cio­nes de­ma­sia­do ale­ja­das del pro­me­dio.

Des­de fin de 2015 has­ta el pre­sen­te, una ca­rac­te­rís­ti­ca sa­lien­te de la ma­cro ar­gen­ti­na ha si­do la gran dis­pa­ri­dad en las fluc­tua­cio­nes de las prin­ci­pa­les va­ria­bles no­mi­na­les, un fe­nó­meno atri­bui­ble a la he­ren­cia de un ti­po de cam­bio ofi­cial y de ta­ri­fas de ser­vi­cios pú­bli­cos muy atra­sa­dos (in­fla­ción re­pri­mi­da), pe­ro tam­bién al fra­ca­so de los in­ten­tos de es­ta­bi­li­za­ción en­ca­ra­dos por la ac­tual ges­tión.

En 2016, por ejem­plo, las ta­ri­fas de ser­vi­cios pú­bli­cos subie­ron 135,9 por cien­to, la co­ti­za­ción del dó­lar lo hi­zo en 62,4 por cien­to, los sa­la­rios pri­va­dos for­ma­les, 31,4 por cien­to, y los pre­cios de la ca­nas­ta de con­su­mo de una fa­mi­lia ti­po au­men­ta­ron 39,5 por cien­to (sin con­tar ta­ri­fas).

Por la fal­ta de es­ta­dís­ti­cas del In­dec pa­ra esa pri­me­ra par­te de la ges­tión, se uti­li­zan los da­tos de la ciu­dad de Bue­nos Ai­res, con oc­tu­bre de 2015 co­mo mes ba­se (el sub­con­jun­to de ítems con pre­cios re­gu­la­dos in­clu­ye las va­ria­cio­nes en gas, en elec­tri­ci­dad, en trans­por­te y en agua).

Fren­te a ese bru­tal reaco­mo­da­mien­to de pre­cios, no pue­de de­cir­se que el cos­to del di­ne­ro ha­ya si­do un pro­ble­ma se­rio pa­ra las em­pre­sas, ya que la ta­sa de in­te­rés pro­me­dio del pe­río­do os­ci­ló en torno al 30 por cien­to anual.

Muy di­fe­ren­te fue 2017, cuan­do el dó­lar su­bió ape­nas 15 por cien­to, ca­si la mi­tad de la va­ria­ción de los sa­la­rios ese año. Por tra­bas le­ga­les, la re­com­po­si­ción ta­ri­fa­ria tam­bién fue de­mo­ra­da y la ta­sa de in­te­rés, si bien co­men­zó a su­bir, no fre­nó el boom de cré­di­tos al sec­tor pri­va­do, lo que ace­le­ró la re­mon­ta­da del ni­vel de ac­ti­vi­dad.

Pe­ro 2018 pa­só a mos­trar un pa­trón más pa­re­ci­do al de 2016, aun­que es­ta vez el ran­king de va­ria­cio­nes fue li­de­ra­do por el ti­po de cam­bio (114,7 por cien­to), con ta­ri­fas en se­gun­do lu­gar (77,6), 40 por cien­to pa­ra la in­fla­ción “res­to” y sa­la­rios con 26,9 por cien­to. La ta­sa de in­te­rés es muy di­fe­ren­te se­gún se to­me el pro­me­dio del año o los úl­ti­mos da­tos.

Por ser un año elec­to­ral, pa­ra 2019 se agi­tan ries­gos en am­bos ex­tre­mos: por un la­do, que el Go­bierno atra­se el ti­po de cam­bio pa­ra su­bir sa­la­rios en dó­la­res, y, por el otro, que la in­cer­ti­dum­bre lle­ve al re­fu­gio de la di­vi­sa y que su pre­cio va­ya a la par­te su­pe­rior de la ban­da de in­ter­ven­ción definida por el Ban­co Cen­tral.

Es tem­prano pa­ra es­pe­cu­lar con el se­gun­do de los ries­gos, por­que las en­cues­tas que va­len son las de abril/ma­yo. Mien­tras tan­to, el déficit del sec­tor ex­terno se re­du­ce en for­ma drás­ti­ca, lo que ayu­da a qui­tar pre­sión so­bre el mer­ca­do cam­bia­rio.

Y res­pec­to de una po­lí­ti­ca que bus­que an­clar el dó­lar, co­mo en 2017, pues no se pue­de abu­sar del ins­tru­men­to de la ta­sa de in­te­rés y, ade­más, el ries­go país ele­va­do no es con­gruen­te con una ten­den­cia de apre­cia­ción del pe­so. De he­cho, has­ta mar­zo, se fi­jó en dos por cien­to la pau­ta men­sual de ac­tua­li­za­ción pa­ra las zo­nas de in­ter­ven­ción cam­bia­ria, un sen­de­ro ra­zo­na­ble.

En otro plano, ¿pue­de el Go­bierno con­ge­lar de nue­vo las ta­ri­fas, lo que ten­dría un “efec­to re­sor­te” pa­ra 2020?

Hay res­tric­cio­nes fis­ca­les pa­ra man­te­ner los sub­si­dios y, del la­do de la ofer­ta, la ac­tua­li­za­ción de los pre­cios de com­bus­ti­bles y ser­vi­cios pú­bli­cos vie­ne dan­do resultados, ya que la in­ver­sión en esos sec­to­res se re­cu­pe­ra, más allá del boom de Va­ca Muer­ta.

Es cier­to que es­te fac­tor po­dría agre­gar en­tre 3,5 y cua­tro pun­tos a la in­fla­ción de 2019, pe­ro tam­bién lo es que, del la­do de los tra­ba­ja­do­res, ha­bría ma­yor ca­pa­ci­dad de ab­sor­ción, por reaper­tu­ra de al­gu­nas pa­ri­ta­rias, el bono de fin de año y cier­ta re­com­po­si­ción sa­la­rial tras las pér­di­das de 2018.

La po­lí­ti­ca de re­pri­mir pre­cios (ta­ri­fas, dó­lar) pa­ra mejorar la dis­tri­bu­ción del in­gre­so ha pro­ba­do te­ner efec­tos só­lo tem­po­ra­les y a un cos­to enor­me, ale­jan­do la in­ver­sión y de­jan­do al Es­ta­do co­mo úni­ca fuen­te de em­pleo, sin los re­cur­sos ge­nui­nos.

La dis­tri­bu­ción del in­gre­so es más po­ten­te y du­ra­de­ra por otros me­dios (em­pleos de ca­li­dad, edu­ca­ción, gas­to pú­bli­co bien fo­ca­li­za­do) y, al mis­mo tiem­po, la re­cu­pe­ra­ción de un set de pre­cios re­la­ti­vos con­sis­ten­te con el mer­ca­do mun­dial es un me­ca­nis­mo po­de­ro­so pa­ra alen­tar in­ver­sio­nes.

Si, ade­más, se sub­ra­ya que es­ta es una con­di­ción ne­ce­sa­ria pa­ra que el pró­xi­mo go­bierno pue­da en­ca­rar un ver­da­de­ro plan de es­ta­bi­li­za­ción, se en­cuen­tran ra­zo­nes de pe­so pa­ra apos­tar por es­te es­ce­na­rio.

LOS PRO­NÓS­TI­COS DE IN­FLA­CIÓN PA­RA 2019 OS­CI­LAN EN­TRE 25 Y 30 POR CIEN­TO, CON LAS PUN­TAS DE DI­CIEM­BRE A DI­CIEM­BRE.

(ILUS­TRA­CIÓN DE ERIC ZAMPIERI)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.