¿Qué bus­ca la ban­ca éti­ca? El pen­sa­mien­to del ca­ta­lán Joan Me­lé.

La de­no­mi­na­da ban­ca éti­ca es­tá en au­ge en el mun­do desa­rro­lla­do. Quie­re des­em­bar­car en Amé­ri­ca la­ti­na. Qué pien­sa el ca­ta­lán Joan An­to­ni Me­lé, uno de sus prin­ci­pa­les pro­mo­to­res.

Negocios - - Página Delantera - Pau­la Mar­tí­nez pmar­ti­[email protected]­voz­de­lin­te­rior.com.ar

“Hay gen­te que, si su­pie­ra lo que el ban­co ha­ce con su di­ne­ro, no lo de­ja­ría allí. Cuán­do uno se pre­gun­ta por qué ocu­rren gue­rras o se des­tru­ye el pla­ne­ta, hay que mi­rar qué es­tá pa­san­do con el di­ne­ro”. Joan Me­lé, miem­bro del con­se­jo ase­sor del Trio­dos Bank y pre­si­den­te de la Fun­da­ción Di­ne­ro y Con­cien­cia ejem­pli­fi­ca con es­ta fra­se el es­pí­ri­tu de las lla­ma­das fi­nan­zas sus­ten­ta­bles o de la ban­ca éti­ca.

El ca­ta­lán es­tu­vo en Cór­do­ba pa­ra ex­pli­car de qué se tra­ta es­ta mo­vi­da que tie­ne va­rias dé­ca­das en Eu­ro­pa y que aho­ra quie­re des­em­bar­car en la Ar­gen­ti­na, de la mano de Fun­da­ción Avi­na.

La char­la fue or­ga­ni­za­da por los agen­tes de bol­sa Ar­gen­ti­na Valores, Becerra Bur­sá­til y No­vi­llo Sa­ra­via, jun­to con el Ins­ti­tu­to Ar­gen­tino de Eje­cu­ti­vo de Fi­nan­zas (Iaef) y la Fun­da­ción Cór­do­ba Me­jo­ra, lo cual es to­da una se­ñal de los nue­vos in­tere­ses que es­tán vien­do los ne­go­cios lo­ca­les.

El Trio­dos es un ban­co que na­ció a prin­ci­pios de la dé­ca­da de 1970 co­mo una fun­da­ción y en 1980 se trans­for­mó en una en­ti­dad ban­ca­ria ba­jo las nor­mas eu­ro­peas. Tie­ne su­cur­sa­les en Ho­lan­da, Bél­gi­ca, Reino Uni­do, Es­pa­ña (des­de 2004) y Ale­ma­nia.

“La ban­ca éti­ca tie­ne tres pi­la­res: pri­me­ro, de­fi­nir en qué ti­po de em­pre­sas in­vier­te, en cua­les no y por qué. El se­gun­do, la trans­pa­ren- cia, ex­pli­car a los de­po­si­tan­tes qué se ha­ce con su di­ne­ro has­ta el úl­ti­mo cen­ta­vo y, por úl­ti­mo, que la di­fe­ren­cia sa­la­rial en­tre di­rec­ti­vos y em­plea­dos no sea tan gran­de”, ex­pli­ca Me­lé.

Una de las cues­tio­nes que cri­ti­ca de sus dé­ca­das pre­vias a 2004, cuan­do tra­ba­ja­ba en ban­ca tra­di­cio­nal, es el des­vío de di­ne­ro pa­ra de­jar de fi­nan­ciar a la eco­no­mía real y en­fo­car­se en pro­duc­tos es­pe­cu­la­ti­vos.

Tam­bién cues­tio­na el au­ge de cré­di­tos al con­su­mo por so­bre los pro­duc­ti­vos. “Los ban­cos es­tán sobreendeudando a las fa­mi­lias con prés­ta­mos que no ne­ce­si­tan ni van a po­der pa­gar. Lo que de­be ha­cer la ban­ca es fo­men­tar la crea­ción de va­lor”, opi­na.

Con es­te en­fo­que, Trio­dos nun­ca de­jó de ser ren­ta­ble, in­clu­so des­pe­gó du­ran­te la cri­sis de 2008 y, se­gún Me­lé, tie­ne ma­yor índice de sol­ven­cia y mu­cha me­nor mo­ro­si­dad que el pro­me­dio del sis­te­ma es­pa­ñol. “La ren­ta­bi­li­dad me­dia en un pe­río­do lar­go de tiem­po es si­mi­lar a la ban­ca tra­di­cio­nal, pe­ro no­so­tros te­ne­mos muy ba­ja vo­la­ti­li­dad por­que las in­ver­sio­nes son más es­tu­dia­das”, di­ce.

Y agre­ga: “Ana­li­za­mos los prés­ta­mos y los pro­yec­tos co­mo cual­quier buen ban­que­ro. La di­fe­ren­cia es que no mi­ra­mos las ga­ran­tías na­da más, sino a las per­so­nas, los valores, lo que quie­re ha­cer y los nú­me­ros pa­ra ver si es via­ble. Eso nos per­mi­te evaluar si el ne­go­cio pue­de sos­te­ner­se y cre­cer”.

El ban­co fi­nan­cia em­pre­sas de tres sec­to­res: cul­tu­ral, so­cial y me­dioam­bien­tal, di­vi­di­dos en 110 sub­sec­to­res. “Cuan­do una em­pre­sa no cum­ple con nues­tros cri­te­rios no les ne­ga­mos el prés­ta­mo, sino que ve­mos có­mo po­de­mos ayu­dar­los pa­ra que los al­can­cen”, agre­ga.

Me­lé ase­gu­ra que el éxi­to del ban­co fue con­tra­tar per­so­nas ex­per­tas en ca­da sec­tor.

Des­em­bar­co lo­cal

En Ar­gen­ti­na, Me­lé es­tá tra­ba­jan­do con la Fun­da­ción Avi­na en pro­yec­tos de fi­nan­cia­mien­to (por aho­ra con fi­dei­co­mi­sos) y tam­bién es­tán em­pe­zan­do a con­ver­sar con ban­cos tra­di­cio­na­les que, ca­da vez más, se in­tere­san en ob­je­ti­vos sus­ten­ta­bles.

La idea es lle­gar a otros paí­ses de La­ti­noa­mé­ri­ca: ya es­tán avan­za­dos en Chi­le, Bra­sil y se­gui­rá Uru­guay, Co­lom­bia y Mé­xi­co. El fin no es un me­ga ban­co, sino “una red mun­dial de con­cien­cia”, con fo­co en edu­ca­ción, tra­ba­jo con em­pre­sas, fi­nan­cia­mien­to a com­pa­ñías res­pon­sa­bles y pro­mo­ción del con­su­mo cons­cien­te.

Tam­bién se reunie­ron con la Co­mi­sión Na­cio­nal de Valores y el Ban­co Cen­tral, aun­que Me­lé re­co­no­ce que que­da mu­cho tre­cho.

Pa­blo Va­glien­te, director de Ne­go­cios y Fi­nan­zas Sos­te­ni­bles de la Fun­da­ción Avi­na an­ti­ci­pó que, en el mar­co de la crea­ción de una ban­ca éti­ca en el país, se lanzará el fon­do Equi­li­brium pa­ra fi­nan­ciar la eco­no­mía so­cial, con cré­di­tos de en­tre cin­co mil y 100 mil dó­la­res. El mo­de­lo na­ció en Chi­le co­mo crowd­fun­ding (fi­nan­cia­mien­to co­lec­ti­vo) y ya es­tá fun­cio­nan­do allí.

LOS BAN­COS ES­TÁN SOBREENDEUDANDO A LAS FA­MI­LIAS CON PRÉS­TA­MOS QUE NO NE­CE­SI­TAN NI VAN A PO­DER PA­GAR.

NO MI­RA­MOS LAS GA­RAN­TÍAS NA­DA MÁS, SINO A LAS PER­SO­NAS, LOS VALORES, LO QUE QUIE­REN HA­CER Y LOS NÚ­ME­ROS.

(WWW.INNOVARSUSTENTABILIDAD.COM)

Eco­no­mía real. Me­lé la­men­ta que los ban­cos tra­di­cio­na­les se ha­yan en­fo­ca­do más en los pro­duc­tos es­pe­cu­la­ti­vos que en fi­nan­ciar a la eco­no­mía real.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.