Co­ti­zan­do la pó­li­za de se­gu­ro pa­ra 2019

Negocios - - Opinión - Jor­ge Vas­con­ce­los* * Vi­ce­pre­si­den­te del Ie­ral de Fun­da­ción Me­di­te­rrá­nea

Cuan­do se mez­clan los ries­gos in­ter­na­cio­na­les con las in­cer­ti­dum­bres de ori­gen lo­cal, sur­ge cla­ro que, pa­ra tran­si­tar 2019, la ho­ja de ru­ta de par­ti­da se­rá co­rre­gi­da más de una vez.

No hay “pi­lo­to au­to­má­ti­co” en el cur­so de los acon­te­ci­mien­tos de la eco­no­mía mun­dial, ni an­te­ce­den­tes vá­li­dos pa­ra un año elec­to­ral en la Ar­gen­ti­na en el que el ofi­cia­lis­mo lle­ga de­bi­li­ta­do por la eco­no­mía, pe­ro a su vez lo­gran­do man­te­ner la ini­cia­ti­va en al­gu­nos pun­tos re­le­van­tes de la agen­da po­lí­ti­ca, con un pe­ro­nis­mo efec­ti­va­men­te di­vi­di­do, no por cues­tio­nes per­so­na­les, sino por pro­yec­tos di­ver­gen­tes.

En el mun­do, 2018 ter­mi­na con una pers­pec­ti­va de “apre­tón mo­ne­ta­rio” me­nos in­ten­so que el que se te­mía, ya que la Re­ser­va Fe­de­ral de los Es­ta­dos Uni­dos anun­ció que apun­ta a ce­rrar el ci­clo al­cis­ta de las ta­sas de cor­to pla­zo cuan­do es­tas lle­guen a tres por cien­to, a me­dia­dos del nue­vo año que es­ta­mos por co­men­zar.

Sin em­bar­go, ese men­sa­je ha si­do in­su­fi­cien­te pa­ra tran­qui­li­zar a los mer­ca­dos. Sub­sis­te, co­mo te­lón de fon­do, la iné­di­ta pul­sea­da en­tre los Es­ta­dos Uni­dos y Chi­na, que en la su­per­fi­cie se ma­ni­fies­ta en dispu­tas co­mer­cia­les y fi­nan­cie­ras, pe­ro que re­co­no­ce una di­fe­ren­cia de fon­do y una bús­que­da de su­pre­ma­cía glo­bal, que no se sal­da­rá en po­co tiem­po.

En la con­quis­ta de aliados, Chi­na pa­re­ce ha­ber sa­ca­do ven­ta­jas con su pro­gra­ma de fi­nan­cia­mien­to de in­fra­es­truc­tu­ra, en mar­cha en un buen nú­me­ro de na­cio­nes emer­gen­tes, mu­chas de las cua­les tie­nen ade­más al mer­ca­do asiá­ti­co co­mo prin­ci­pal clien­te pa­ra sus ex­por­ta­cio­nes.

Es­ta­dos Uni­dos, en cam­bio, ope­ra en for­ma aco­ta­da con sus ins­tru­men­tos (Exim­bank y de­más) y tam­po­co se ha de­ci­di­do a ca­pi­ta­li­zar a ins­ti­tu­cio­nes co­mo el Ban­co Mun­dial, el Ban­co In­te­ra­me­ri­cano de Desa­rro­llo (BID) y el pro­pio Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI). En el plano fi­nan­cie­ro, la can­cha es­tá in­cli­na­da.

Sin em­bar­go, Chi­na es­tá le­jos de ser una po­ten­cia en tec­no­lo­gía de fron­te­ra. Sus ex­por­ta­cio­nes más so­fis­ti­ca­das (cir­cui­tos in­te­gra­dos, compu­tado­ras, se­mi­con­duc­to­res) son rea­li­za­das por mul­ti­na­cio­na­les ins­ta­la­das en su mer­ca­do, con po­ca par­ti­ci­pa­ción lo­cal.

De he­cho, por pa­ten­tes y ro­yal­ties, las com­pa­ñías es­ta­dou­ni­den­ses ob­tie­nen in­gre­sos por 130 mil mi­llo­nes de dó­la­res anua­les, mien­tras sus pa­res chi­nas no su­pe­ran los dos mil mi­llo­nes de dó­la­res al año.

Da­do el lar­go ca­mino por de­lan­te en ma­te­ria de in­no­va­ción, Bei­jing “de­be­ría” te­ner pa­cien­cia en la con­tien­da. Es muy tem­prano pa­ra pen­sar en un “des­em­bar­co de Nor­man­día”.

A su vez, a Was­hing­ton tam­po­co le con­vie­ne que las re­pre­sa­lias que pue­da su­frir afec­ten en for­ma sig­ni­fi­ca­ti­va a las es­tra­te­gias de glo­ba­li­za­ción de sus prin­ci­pa­les com­pa­ñías. Por en­de, en un ca­mino en el que sub­sis­ti­rán los en­con­tro­na­zos, exis­ten de to­dos mo­dos in­cen­ti­vos pa­ra evi­tar los ex­tre­mos y 2019 se­rá un gran test pa­ra com­pro­bar­lo.

Es­ta­dos Uni­dos y Chi­na ya tie­nen no­ti­cias de que es­ta gue­rra no es gra­tui­ta y co­mo prue­ba es­tán las caí­das bur­sá­ti­les y la brus­ca des­ace­le­ra­ción del co­mer­cio mun­dial, que arran­có 2018 creciendo a un rit­mo del cin­co por cien­to in­ter­anual pa­ra pa­sar al 2,5 por cien­to se­gún los úl­ti­mos da­tos.

El peor es­ce­na­rio ex­terno pa­ra la Ar­gen­ti­na en 2019 sur­gi­ría de la com­bi­na­ción de un re­cru­de­ci­mien­to de la gue­rra co­mer­cial, que de­ri­ve en ma­yor in­fla­ción y subas adi­cio­na­les de las ta­sas de in­te­rés en Es­ta­dos Uni­dos y caí­da de las im­por­ta­cio­nes de Chi­na, con efec­to ne­ga­ti­vo po­ten­cia­do so­bre el pre­cio de las com­mo­di­ties.

Pe­ro si la tre­gua abier­ta en el G-20 se pro­lon­ga so­bre ba­ses más fir­mes y la Re­ser­va Fe­de­ral ra­ti­fi­ca que no lle­va­rá la ta­sa más allá del tres por cien­to, en­ton­ces 2019 pue­de to­mar un rum­bo más ami­ga­ble. Sin evi­tar la vo­la­ti­li­dad de los mer­ca­dos y ries­gos de otra ín­do­le, co­mo los pro­ve­nien­tes de la cri­sis po­lí­ti­ca de Eu­ro­pa, el dó­lar po­dría de­pre­ciar­se fren­te al euro, lo cual es bue­na no­ti­cia pa­ra el pre­cio de las com­mo­di­ties, a la vez que Chi­na ten­dría más gra­dos de li­ber­tad pa­ra es­ti­mu­lar su mer­ca­do in­terno.

La re­gión

Mien­tras el mun­do ti­ra los da­dos, más cer­ca, en Bra­sil, arran­ca la ges­tión Jair Bol­so­na­ro, to­da­vía en­vuel­ta en po­lé­mi­cas. Lue­go de la pro­fun­da re­ce­sión de 2015/16, el pro­duc­to in­terno bru­to (PIB) del so­cio ma­yor del Mer­co­sur se re­cu­pe­ra a rit­mo mo­de­ra­do: 1,4 por cien­to es­te año y 2,4 por cien­to pre­vis­to pa­ra 2019. Sin em­bar­go, la eco­no­mía po­dría ace­le­rar has­ta tres por cien­to el año pró­xi­mo si el Con­gre­so aprue­ba una re­for­ma pre­vi­sio­nal con­sis­ten­te.

Ca­da de­ta­lle del es­ce­na­rio glo­bal se­rá re­le­van­te pa­ra una Ar­gen­ti­na que ce­rra­rá 2018 con una caí­da de 2,2 por cien­to del PIB (un pun­to a raíz de la se­quía) y con un ries­go país por en­ci­ma de los 800 pun­tos.

Pe­ro aun cuan­do la cri­sis ha ero­sio­na­do las ex­pec­ta­ti­vas, hay pe­cu­lia­ri­da­des que la di­fe­ren­cian en for­ma po­si­ti­va de epi­so­dios an­te­rio­res:

a) La go­ber­na­bi­li­dad no ha es­ta­do ame­na­za­da, ya que, den­tro del pe­ro­nis­mo, la frac­ción opues­ta a Uni­dad Ciu­da­da­na ha con­tri­bui­do en mo­men­tos cla­ve, co­mo el de la apro­ba­ción del Pre­su­pues­to 2019.

b) Las pro­vin­cias es­tán só­li­das des­de el pun­to de vis­ta fi­nan­cie­ro y, le­jos de es­tar pen­san­do en emi­tir “pa­ta­co­nes”, man­tie­nen sus pro­gra­mas de obra pú­bli­ca.

c) Las ex­por­ta­cio­nes es­tán res­pon­dien­do a la me­jo­ra del ti­po de cam­bio y es­te año, pe­se a la se­quía, au­men­ta­rán en tres mil mi­llo­nes de dó­la­res en com­pa­ra­ción con 2017

d) El FMI, en lu­gar de boi­co­tear el pro­gra­ma de go­bierno (co­mo ocu­rrió en 2001), ha da­do mues­tras de es­tar in­vo­lu­cra­do y no só­lo por el cré­di­to de 57 mil mi­llo­nes de dó­la­res.

De to­dos mo­dos, pe­se a los ras­gos po­si­ti­vos de­ta­lla­dos, los sec­to­res más de­pen­dien­tes del ni­vel de la ta­sa de in­te­rés y las em­pre­sas más en­deu­da­das son mo­ti­vo le­gí­ti­mo de preo­cu­pa­ción, aun­que siem­pre es más fá­cil re­sol­ver es­tos pro­ble­mas en una eco­no­mía que em­pie­za a sa­lir de la re­ce­sión.

Los ele­men­tos dis­tin­ti­vos de la cri­sis de 2018 qui­zá pue­dan mo­de­rar el cos­to de la pó­li­za del se­gu­ro pa­ra tran­si­tar 2019.

(ILUS­TRA­CIÓN DE ERIC ZAMPIERI)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.