Ar­gen­ti­na 2019, en un caos de ni­vel dos

Negocios - - En Profundidad - Da­niel Alon­so da­lon­[email protected]­voz­de­lin­te­rior.com.ar

Con ge­né­ti­ca ma­te­má­ti­ca, pri­me­ro con el fran­cés Hen­ri Poin­ca­ré y lue­go con el es­ta­dou­ni­den­se Ed­ward Lo­renz, la teo­ría del caos co­bró tal fa­ma que pron­to in­flu­yó en otras dis­ci­pli­nas, in­clu­so en la his­to­ria.

El is­rae­lí Yu­val Noah Ha­ra­ri ads­cri­be a los lí­mi­tes y a la in­su­fi­cien­cia del de­ter­mi­nis­mo pa­ra ex­pli­car la his­to­ria, por­que con­si­de­ra a es­ta úl­ti­ma co­mo caó­ti­ca, en es­pe­cial cuan­do se tran­si­ta el ca­mino que lle­va del “có­mo” al “por qué”.

En la mis­ma lí­nea de Lo­renz, cree que hay tan­tas fuer­zas en jue­go y sus in­ter­ac­cio­nes son tan com­ple­jas que cual­quier va­ria­ción en la in­ten­si­dad y en la ma­ne­ra en que in­ter­ac­túan esas fuer­zas pro­du­ce gran­des di­fe­ren­cias en los re­sul­ta­dos. Es el co­no­ci­do ejem­plo de los efec­tos del ale­teo de una ma­ri­po­sa.

Pe­ro hay gra­dos. El caos de ni­vel uno –ex­pli­ca Ha­ra­ri– es aquel que no reac­cio­na a las pre­dic­cio­nes que se es­bo­zan so­bre él. Por ca­so, el cli­ma, cu­ya ocu­rren­cia fi­nal es in­de­pen­dien­te de la pre­vi­sión, in­clu­so con los avan­ces tec­no­ló­gi­cos pa­ra ajus­tar al má­xi­mo po­si­ble los mo­de­los me­teo­ro­ló­gi­cos.

El caos de ni­vel dos, en cam­bio, es susceptible a las pre­vi­sio­nes que so­bre él se ha­cen. Los mer­ca­dos son un cla­ro ejem­plo. Si un al­go­rit­mo fi­nan­cie­ro an­ti­ci­pa­ra que el pre­cio de las ac­cio­nes de una em­pre­sa su­birá den­tro de un año, ese au­men­to se da­rá ca­si con se­gu­ri­dad al día si­guien­te, por­que mu­chos que­rrán in­ver­tir en esos pa­pe­les. Y vi­ce­ver­sa.

Du­ran­te 2018 la Ar­gen­ti­na su­frió los efec­tos de ese caos. Un año atrás, el pro­nós­ti­co eco­nó­mi­co era de cre­ci­mien­to (que­brar la mal­di­ción de los años pa­res), con

EL FU­TU­RO DE

LOS MER­CA­DOS ES SUSCEPTIBLE A LAS PRE­VI­SIO­NES QUE SE HA­CEN ELLOS. TAM­BIÉN LA PO­LÍ­TI­CA.

in­fla­ción de 15 por cien­to. En el me­dio apa­re­ció la se­quía (caos ni­vel uno), pe­ro lo peor es­ta­ba por ve­nir.

El ner­vio­so ale­teo de los te­ne­do­res de bo­nos de deu­da so­be­ra­na –con los que la ges­tión ac­tual fi­nan­ció el fa­lli­do in­ten­to de des­ac­ti­var de a po­co la bom­ba que de­jó el kirch­ne­ris­mo– fue su­fi­cien­te pa­ra fer­ti­li­zar la des­con­fian­za. El res­to es his­to­ria co­no­ci­da: el dó­lar se des­bo­có, el ries­go país se fue a las nu­bes y se su­fre la fa­se in­ten­sa de la re­ce­sión.

Tam­bién la po­lí­ti­ca es un sis­te­ma caó­ti­co de ni­vel dos. Ese ries­go país no es ino­cuo y re­fle­ja una do­ble in­cer­ti­dum­bre: a quién ele­gi­re­mos los ar­gen­ti­nos co­mo nue­vo pre­si­den­te y qué pa­sa­rá con el pa­go de la deu­da cuan­do se di­lu­ya el “es­cu­do pro­tec­tor” del Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal.

La fal­ta de cer­ti­dum­bre tam­bién es do­més­ti­ca. En el úl­ti­mo re­le­va­mien­to de ex­pec­ta­ti­vas, los agen­tes del mer­ca­do le di­je­ron al Ban­co Cen­tral que es­pe­ran una in­fla­ción de 28,7 por cien­to al cie­rre de 2019, otro año re­ce­si­vo y una muy len­ta ba­ja de las ta­sas de in­te­rés.

La cri­sis ba­rrió to­do y, co­mo en la co­ci­na mo­le­cu­lar, los as­pi­ran­tes a go­ber­nar só­lo son in­ten­sos en sus nú­cleos du­ros. Pe­ro tar­de o tem­prano ten­drán que sa­lir del cas­ca­rón. Por lo pron­to, con­su­men en­cues­tas y gu­rúes pa­ra de­co­di­fi­car las de­man­das de un elec­to­ra­do frag­men­ta­do y me­nos pro­cli­ve a con­do­nar las tor­pe­zas del pa­sa­do y los pa­sos en fal­so.

(LA VOZ/AR­CHI­VO)

Po­la­ri­za­ción. El pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri y la ex­pre­si­den­ta Cris­ti­na Fer­nán­dez.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.