Newsweek en Español

“El cy­ber­punk es la ver­tien­te más exis­ten­cia­lis­ta de la cien­cia fic­ción”

Ge­rar­do Ho­ra­cio Por­ca­yo, el re­co­no­ci­do im­pul­sor de la cien­cia fic­ción en las le­tras me­xi­ca­nas, es­tre­na Plas­ma ex­prés, una no­ve­la cu­yo prin­ci­pal per­so­na­je es la su­rrea­lis­ta Ciu­dad de Mé­xi­co.

- Por Joel Agui­rre A. Entertainment · Writing · Arts · Literature · Mexico City · Mexico · Blade Runner · William S. Burroughs · Sayyid · style (manner of address) · Americas · André Breton · Julio Cortázar · Primordial

EN 1993,

con la pu­bli­ca­ción de La pri­me­ra ca­lle de la so­le­dad, Ge­rar­do Ho­ra­cio Por­ca­yo inau­gu­ró y se con­vir­tió en La­ti­noa­mé­ri­ca en el prin­ci­pal im­pul­sor del cy­ber­punk, ese gé­ne­ro li­te­ra­rio que cuen­ta his­to­rias ur­ba­nas sa­zo­na­das con to­ques de no­ve­la po­li­cia­ca os­cu­ra y tec­no­lo­gía ci­ber­né­ti­ca.

Aho­ra, a ca­si 25 años de la pu­bli­ca­ción de aque­lla obra in­sig­ne de la cien­cia fic­ción me­xi­ca­na, Por­ca­yo pre­sen­ta Plas­ma ex­prés, una no­ve­la cu­yos per­so­na­jes vi­ta­les, los vri­co­la­cas, emer­gen de las tri­bus gó­ti­cas de la Ciu­dad de Mé­xi­co. Ave­za­dos en las cien­cias ci­ber­né­ti­cas y compu­tacio­na­les, con­ver­ti­dos en ex­per­tí­si­mos hac­kers, es­tos gó­ti­cos se so­me­ten a ope­ra­cio­nes qui­rúr­gi­cas, se mo­di­fi­can el es­tó­ma­go, se po­nen col­mi­llos re­trác­ti­les fal­sos y se trans­for­man en vam­pi­ros.

Pu­bli­ca­da por la ca­sa edi­to­rial Des­tino, Plas­ma ex­prés arran­ca con el ase­si­na­to en un ri­tual de una mu­jer ar­gen­ti­na en el pa­ra­di­sia­co bos­que de Cha­pul­te­pec. En sus in­ves­ti­ga­cio­nes, los agen­tes de po­li­cía des­cu­bren que el ho­mi­ci­dio fue tras­mi­ti­do en vi­vo vía in­ter­net. Las prue­bas y evi­den­cias ins­pec­cio­na­das apun­tan di­rec­ta­men­te a los vri­co­la­cas, aque­llos seu­do­vam­pi­ros que, a tra­vés de ata­ques ci­ber­né­ti­cos, in­ten­tan reivin­di­car su es­pe­cie y ha­cer reali­dad su sue­ño de con­ver­tir­se en la pe­sa­di­lla de aque­llos que los han re­cha­za­do co­mo ra­za cuan­do aún no han es­ta­ble­ci­do su iden­ti­dad.

“Es una no­ve­la de cien­cia fic­ción y th­ri­ller, es lo que se co­no­ce co­mo cy­ber­punk”, con­sig­na el au­tor en en­tre­vis­ta con es­te me­dio. “An­tes, ten­go la ne­ce­si­dad de men­cio­nar que Bla­de Run­ner [1982, pe­lí­cu­la] fue la fun­da­do­ra de la es­té­ti­ca cy­ber­punk, es de­cir, to­dos los de­ri­va­dos, las no­ve­las, par­tes de las ci­tas del ci­ne o los ani­mes tie­nen su ori­gen es­té­ti­co en Bla­de Run­ner”.

Ade­más, con­fir­ma, su obra tam­bién es una ofren­da a ese mons­truo de las le­tras que fue Wi­lliam Bu­rroughs: “Es un ho­me­na­je al se­ñor Bu­rroughs. No­va Ex­press es una de sus no­ve­las de cien­cia fic­ción más aplau­di­das por­que en to­do mo­men­to ha­bla de las adic­cio­nes a la tec­no­lo­gía. En mi obra to­dos los per­so­na­jes son adic­tos a la tec­no­lo­gía de una u otra ma­ne­ra, y en el tí­tu­lo pu­se ‘plas­ma’ de­bi­do a que los vri­co­la­cas co­men san­gre, por eso la no­ve­la se lla­ma Plas­ma ex­prés”.

Ge­rar­do Ho­ra­cio Por­ca­yo es de Cuer­na­va­ca, ciu­dad mo­re­len­se en la que na­ció en 1966. Lin­güis­ta y maes­tro en le­tras ibe­roa­me­ri­ca­nas, sus no­ve­las y li­bros de cuen­tos com­pren­den una do­ce­na de tí­tu­los que le han me­re­ci­do igual nú­me­ro de re­co­no­ci­mien­tos, en­tre los que des­ta­can los pre­mios Axón Elec­tró­ni­co Pri­mor­dial de Cien­cia Fic­ción, el Na­cio­nal Pue­bla de Cuen­to de Cien­cia Fic­ción y el Si­zi­gias. —¿Qué po­de­mos agre­gar a la de­fi­ni­ción del cy­ber­punk, Ge­rar­do? —Hay mu­chas ma­ne­ras de de­fi­nir­lo. En reali­dad, to­da co­rrien­te li­te­ra­ria tie­ne cier­tos ras­gos dis­tin­ti­vos. En es­te ca­so, pa­ra mi gus­to, el cy­ber­punk es la ver­tien­te más exis­ten­cia­lis­ta de la cien­cia fic­ción. Es la pri­me­ra cien­cia fic­ción que no se va por los sue­ños es­ca­pis­tas ni pro­te­ge a los pro­ta­go­nis­tas pa­ra lle­gar a un fi­nal fe­liz, utó­pi­co, o don­de ha­ya una es­pe­ran­za de que en el fu­tu­ro ha­brá un desa­rro­llo ma­yor. De he­cho, esa es una de las ca­rac­te­rís­ti­cas por las que mu­chos cien­cia­fic­cio­ne­ros reac­cio­na­ron en con­tra del cy­ber­punk, por­que son pro­yec­cio­nes al fu­tu­ro gri­ses, no son ale­gres. —Ade­más, en­glo­ba la te­má­ti­ca ur­ba­na y tec­no­ló­gi­ca. —Siem­pre se tra­ta de his­to­rias ur­ba­nas, his­to­rias con un to­que de no­ve­la po­li­cia­ca os­cu­ra, de th­ri­ller, más que de no­ve­la de de­duc­cio­nes. Eso per­mi­te ir abrien­do el ca­mino a los per­so­na­jes y a la tra­ma, es la acción mis­ma, es­ta­mos ha­blan­do de ca­sos en

don­de no hay un so­lo ase­sino o una so­la per­so­na, es un cú­mu­lo de gen­te in­tere­sa­da que va de­to­nan­do por sus di­fe­ren­tes in­tere­ses, va abrien­do puer­tas que desem­bo­can ha­cia el fi­nal. Y lo si­guien­te es que desa­rro­lla una te­má­ti­ca de mu­chos efec­tos es­pe­cia­les, ar­mas e im­plan­tes qui­rúr­gi­cos. Esas son las ca­rac­te­rís­ti­cas es­té­ti­cas. Y la ca­rac­te­rís­ti­ca fi­lo­só­fi­ca es la par­te exis­ten­cia­lis­ta.

—Tú eres el fun­da­dor del cy­ber­punk en Amé­ri­ca Latina. ¿Sien­tes car­gar con al­gún com­pro­mi­so?

—Eso tie­ne que ver con có­mo uno in­ter­pre­ta su reali­dad. Mi ma­ne­ra de ha­blar de la ciu­dad en aquel tiem­po, 1993, cuan­do pu­bli­qué La pri­me­ra ca­lle de la so­le­dad, era la úni­ca en que yo po­día ex­pre­sar­me so­bre la vio­len­cia. En esa no­ve­la me preo­cu­pa­ba mu­cho la pro­li­fe­ra­ción de gru­pos de re­li­gio­nes nue­vas en Mé­xi­co; re­cuer­do mu­chos pue­bli­tos de Mo­re­los, que es un es­ta­do po­bre, y me preo­cu­pa­ba que hu­bie­ra una pro­li­fe­ra­ción enor­me de los cul­tos re­li­gio­sos que fun­da­ban nue­vas ca­pi­llas y la gen­te muy po­bre acu­día allí a re­zar por­que la Igle­sia ca­tó­li­ca no fun­cio­na­ba más. En­ton­ces, en reac­ción a eso y a la vio­len­cia es­cri­bí esa no­ve­la, que fue la úni­ca, du­ran­te mu­cho tiem­po, de cien­cia fic­ción, de cy­ber­punk, y por eso se me con­si­de­ra el im­pul­sor. No obs­tan­te, to­da no­ve­la se tie­ne que de­fen­der por sí mis­ma; mu­chas ve­ces los mo­vi­mien­tos li­te­ra­rios res­pon­den a un im­pul­so co­mer­cial y aquí no fue así por­que en (la edi­to­ra) Tie­rra Aden­tro no ha­bía un co­mer­cial.

—¿Có­mo se cons­tru­ye una no­ve­la de cien­cia fic­ción so­bre la Ciu­dad de Mé­xi­co en don­de la reali­dad su­pera a es­te gé­ne­ro?

—La Ciu­dad de Mé­xi­co, Mé­xi­co mis­mo, es irreal, lo di­jo [André] Bre­ton ha­ce mu­cho tiem­po. Es una ciu­dad que no acep­ta ama­rres ni de­fi­ni­cio­nes y que se re­ve­la to­do el tiem­po. Eso es lo in­tere­san­te, por eso en la no­ve­la uno de los per­so­na­jes es la Ciu­dad de Mé­xi­co mis­ma. La ciu­dad se es­tá hun­dien­do ba­jo los se­gun­dos pi­sos, el Cen­tro His­tó­ri­co es­tá inun­da­do en las cloa­cas y en la pe­ri­fe­ria cre­ce una nue­va for­ma de re­la­cio­nar­se. La ciu­dad es un es­ce­na­rio in­ter­ac­tuan­te que po­si­bi­li­ta el sur­gi­mien­to de nue­vas tri­bus ur­ba­nas y de una eco­no­mía evi­den­te­men­te in­for­mal, y ese ti­po de co­sas son en las que po­ne la mi­ra­da el cy­ber­punk. ¿Por qué cien­cia fic­ción? Al­go que tie­ne la cien­cia fic­ción es que hi­per­tro­fia los pro­ble­mas, los ha­ce más vi­si­bles. Y ese es el ob­je­ti­vo. —¿Por eso crees que el lector de­be­ría leer cien­cia fic­ción? —Al­go pri­mor­dial, se­gún de­cía Angélica Go­ro­dis­cher, una au­to­ra ar­gen­ti­na, es que la cien­cia fic­ción te ha­ce pen­sar, y eso ya en sí mis­mo es fun­da­men­tal. Ju­lio Cor­tá­zar ha­bla­ba de la li­te­ra­tu­ra en la que el lector se in­clu­ye, tie­ne que ser co­par­tí­ci­pe de la his­to­ria, y de­cía que las no­ve­las no te­nían que ser esas co­sas que no plan­tean ma­yor di­fi­cul­tad que la de es­ti­rar­se y bos­te­zar, sino que, pa­ra ser una bue­na no­ve­la, tie­ne que im­pli­car­te, ga­nar­te y, en al­gún plano, ayu­dar­te a cons­truir la no­ve­la. Y en Plas­ma ex­prés, por ejem­plo, hay un na­rra­dor mul­ti­me­dia y no­tas pe­rio­dís­ti­cas que sur­gen y se­pa­ran los ca­pí­tu­los, pe­ro que dan la pau­ta pa­ra que el lector re­cons­tru­ya el mun­do o au­to­cons­tru­ya la no­ve­la. Esa es mi pro­pues­ta.

 ??  ??
 ??  ??

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina