Ge­ne­rar el cam­bio des­de den­tro

El in­tra­em­pren­de­dor es quien bus­ca op­cio­nes en el in­te­rior de su pro­pio en­torno pa­ra me­jo­rar la si­tua­ción del país y del mun­do.

Newsweek en Español - - INTERNACIO\NAL -

Es­te agen­te re­vi­sa con aten­ción lo que se ha­ce en la em­pre­sa y bus­ca op­cio­nes pa­ra que esas ac­cio­nes tras­cien­dan más allá de lo eco­nó­mi­co.

Es di­fí­cil que una per­so­na pue­da aban­do­nar su tra­ba­jo y su ca­sa y sa­lir a cam­biar el mun­do. De­fen­der las sel­vas, sal­var ani­ma­les, cons­truir ca­sas en co­mu­ni­da­des apar­ta­das, lle­var agua a zo­nas ári­das son la­bo­res im­por­tan­tes, pe­ro no es­tán al al­can­ce de to­das las per­so­nas. Pe­ro lo que sí es­tá al al­can­ce de to­dos es te­ner mo­ti­va­ción y con­ta­giar a los de­más las ga­nas de ha­cer un cam­bio.

El tér­mino in­tra­em­pren­de­dor es de­fi­ni­do por la or­ga­ni­za­ción in­ter­na­cio­nal de em­pren­di­mien­to As­ho­ka co­mo aque­llas per­so­nas que son agen­tes de cam­bio y cu­yas ideas o es­tra­te­gias po­drían cam­biar las re­glas del jue­go den­tro de cual­quier in­dus­tria pa­ra con­se­guir ma­yor va­lor agre­ga­do pa­ra la em­pre­sa y los gru­pos de in­te­rés.

Es de­cir, el in­tra­em­pren­de­dor es quien bus­ca op­cio­nes den­tro de su pro­pio en­torno pa­ra me­jo­rar la si­tua­ción del país y del mun­do. No es una ta­rea fá­cil, de­be te­ner ca­rac­te­rís­ti­cas muy es­pe­cí­fi­cas, pe­ro con la su­fi­cien­te te­na­ci­dad pue­de ha­cer cam­bios im­por­tan­tes no so­lo en con­di­cio­nes em­pre­sa­ria­les, sino en la vi­sión de ne­go­cio de las em­pre­sas.

De acuer­do con As­ho­ka, la ca­rac­te­rís­ti­ca más im­por­tan­te de un in­tra­em­pren­de­dor es el “es­ca­neo es­tra­té­gi­co”, es de­cir, se tra­ta de una per­so­na que re­vi­sa con aten­ción lo que se ha­ce en la em­pre­sa y bus­ca op­cio­nes pa­ra ha­cer que esas mis­mas ac­cio­nes tras­cien­dan más allá de lo eco­nó­mi­co.

Otra de sus ca­rac­te­rís­ti­cas im­por­tan­tes es la ca­pa­ci­dad de ma­te­ria­li­zar sus ideas. No bas­ta con ser una per­so­na crea­ti­va y pen­sar en gran­des pla­nes pa­ra cam­biar el mun­do, sino que es ne­ce­sa­rio saber co­mu­ni­car y con­ta­giar a los com­pa­ñe­ros pa­ra dar el pri­mer pa­so y te­ner muy cla­ro el ca­mino.

Por ejem­plo, en mu­chas em­pre­sas exis­ten pro­gra­mas de res­pon­sa­bi­li­dad so­cial, pe­ro la ma­yo­ría de las oca­sio­nes na­die tie­ne cla­ro có­mo se im­ple­men­tan. An­te tal si­tua­ción, el in­tra­em­pren­de­dor ge­ne­ra ejes es­tra­té­gi­cos y pro­gra­mas con nom­bre, mi­sión y pla­nes de tra­ba­jo de­fi­ni­dos en te­mas co­mo sus­ten­ta­bi­li­dad, ca­li­dad de vi­da y va­lo­res com­par­ti­dos. Pe­ro lo más im­por­tan­te es que a ca­da pro­gra­ma le po­ne me­tas, y eso sig­ni­fi­ca que to­dos sa­ben qué esperan con­se­guir y có­mo van en el ca­mino rum­bo a con­se­guir­lo.

Sin em­bar­go, una de las gran­des li­mi­tan­tes pa­ra los in­tra­em­pren­de­do­res son los man­dos su­pe­rio­res, pues el je­fe que di­ce “no” pue­de ser un gran des­in­cen­ti­vo. Ci­fras es­pe­cia­li­za­das arro­jan que 70 por cien­to de los em­pren­de­do­res exi­to­sos desa­rro­lla­ron sus ideas mien­tras tra­ba­ja­ban pa­ra al­guien más, pe­ro ter­mi­na­ron eje­cu­tán­do­las por su pro­pia cuen­ta. Eso es un fra­ca­so im­por­tan­te pa­ra cual­quier em­pre­sa por­que, lo que pue­de ser una idea com­par­ti­da, ter­mi­na sien­do mo­ti­vo de se­pa­ra­cio­nes.

Por su par­te, las em­pre­sas tie­nen tam­bién un de­ber im­por­tan­te de per­mi­tir esa crea­ti­vi­dad. Los equi­pos mul­ti­dis­ci­pli­na­rios son una ma­ne­ra de en­cau­zar el pen­sa­mien­to crea­ti­vo y las ideas no­ve­do­sas. Así, un equi­po don­de se pue­den ge­ne­rar ideas con un men­tor que los ayu­de a for­ta­le­cer­las y que, lle­ga­do el mo­men­to, la em­pre­sa les apues­te con pre­su­pues­to y ca­pa­ci­dad de im­ple­men­ta­ción, aun­que no fun­cio­ne al prin­ci­pio, re­sul­ta for­ta­le­ci­do en su mo­ti­va­ción pa­ra se­guir em­pren­dien­do. Y en eso ra­di­ca el po­der del in­tra­em­pren­de­dor. Al prin­ci­pio se­rán po­cas las or­ga­ni­za­cio­nes que adop­ta­rán com­ple­ta­men­te sus pro­pues­tas, pe­ro con que uno lo­gre cam­biar la vi­sión de vi­da de una so­la per­so­na al­re­de­dor de él, el es­fuer­zo ha­brá va­li­do la pe­na. Es un agen­te de cam­bio, y el cam­bio no tie­ne que ser ma­si­vo, una so­la per­so­na en efec­to pue­de cam­biar el mun­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.